domingo 26/9/21
OLIMPIADAS TOKIO 2020

Raven Saunders cruza los brazos a favor de todas las personas oprimidas

Tras recibir la medalla de plata en lanzamiento de peso

Raven Sanders  cruzó los brazos en forma de cruz al recoger la medalla de plata en lanzamiento de peso. El oro fue para la china Lijiao Gong con 20,58 metros.

El Comité Olímpico Internacional permite a los deportistas opinar sobre cuestiones políticas o sociales al dirigirse a los medios de comunicación, antes y después de la competición o en las redes sociales. En cambio no aprobó poder hacerlo en el podio durante la entrega de medallas.

El recuerdo del gesto de los atletas negros norteamericanos Tommie Smith y Jhon Carlos reivindicando el Black Power en México 1968 sigue estando en la retina de la humanidad.

Cuando subieron al podio, fueron a buscar más que medallas, fueron a buscar su reivindicación racial. Subieron al podio descalzos, como para graficar la pobreza y condiciones en que vivían los afroamericanos en su país. Luego alzaron su puño enfundado en un guante negro, y bajaron la cabeza mientras sonaban las notas del himno de los Estados Unidos. Con este gesto hicieron ostensible su protesta, por la tensión racial que se vivía en su país.

El australiano Peter Norman, que había ganado la medalla de plata y que también se encontraba en el podio, los secundó con un adhesivo negro reivindicativo, pegado en su pecho, a la altura del corazón.

Saunders está muy comprometida en la defensa de los derechos de la comunidad LGTBI. Indicó que quiere representar a las personas de todo el mundo que están luchando y no tienen la plataforma para hablar por sí mismas.

 "Al final del día, lo importante es gritar a toda mi gente negra, a toda mi comunidad LGBTI, a toda mi gente que se ocupa de la salud mental. Eso es más grande que nosotros y que los poderes fácticos. Entendemos que hay tantas personas que nos admiran, que buscan ver si decimos algo o si hablamos por ellos" ha manifestado.

Saunders ha sido la sensación del Estadio Olímpico. Su imagen, con el pelo verde y morado, y las mascarillas inspiradas en Hulk o Joker ha dado la vuelta al mundo.

Tercera fue Valerie Adams (19,62), 36 años, la mujer que más ha lanzado en los últimos 20 años. La neozelandesa completó la colección de metales olímpicos tras haber ganado en Londres y haber logrado la plata en Río. Como Fraser-Pryce, a la que también le une la condición de madre, la noche anterior. A punto estuvo la portuguesa Auriol Dongmo de dejarle fuera del podio. Tiró 19,55.

Raven Saunders cruza los brazos a favor de todas las personas oprimidas