#TEMP
viernes 27/5/22

La crónica del fútbol: el Madrid, imparable, se da un festín

JOSÉ LUIS EGIDO
Quince minutos de juego y 2-0 a favor. Treinta minutos y 3-0. Un Madrid arrollador, jugando como un bloque (eso que antes hacía el Valencia) y corriendo a una velocidad sideral se encargó de un débil Racing convertido en un simple invitado a la fiesta para hacerle un buen entrenamiento al líder...
NUEVATRIBUNA.ES - 25.10.2010

...Esa es la impresión que dio un equipo que no tuvo opción a pesar de jugar con cinco defensas lo que no evitó convertirse en un coladero por cuyos agujeros caían los goles sin misericordia. Hasta cuatro metió Cristiano Ronaldo del que ya nadie recuerda su ansiedad después de convertirse en Pichichi destacado. Parece que Mourinho ha encontrado la horma. Si en otros partidos destacaba Özil, en este el peso del juego lo llevó Di María, extraordinario y pleno de potencia y calidad. Se hartó de jugar y dar pases de gol. Ah, se me olvidaba: Casillas recibió un gol por culpa de Diop. Noticia.

Sin Xabi es menos Barça

Dos horas antes de la fiesta madridista había jugado el Barça reservando a Xavi. Aunque ganó el partido con dos goles de Messi, no es el mismo Barça aunque es un equipo de tanta calidad, de tantos recursos que cuando no es uno es otro. En este caso le tocó resolver a un Messi polivalente moviéndose por cualquier parte del campo ante otra defensa de cinco que le preparó el Zaragoza. A cuatro de ellos se los llevó Villa, él solito, para darle el pase de gol a un desmarcado Messi. Y con el 1-0 se atascó el Barça , como siempre, aunque dominara el partido, lo que está convirtiéndose en una costumbre que pone un nudo en el gaznate de los aficionados culés cual si de la parroquia atlética se tratara. El Barça, domina, manda, toca y toca con Villa empeñado en romper los postes. Pero no remata la faena y así obliga a buscar comparaciones con el Madrid que, ahora mismo, me parece superior. Los aficionados empiezan a relamerse los labios ante la perspectiva del próximo enfrentamiento de los dos grandes. Mención aparte para el señorío de la afición zaragocista cuando aplaudió puesta en pie el cambio de Iniesta.

Mientras los dos grandes van funcionando cada uno a su estilo, el Valencia hizo aguas en su propia casa naufragando ante un magnífico Mallorca que en veintiocho minutos le había metido un 0-2. En la crónica anterior me preguntaba si el Madrid aguantaría el ritmo endiablado que le pone a su juego. De momento sí aguanta. Todo lo contrario que el Valencia que falto de esa potencia y una mala alineación de su entrenador, con Banega fuera de sitio, perdió merecidamente por 1-2.

En la lucha por los puestos europeos suben Español, muy fuerte en casa, mientras que en Sevilla los locales, que iban ganando 3-0, las pasaron canutas para ganar a los leones de Bilbao. Ambos equipos hicieron un partido de fútbol-fútbol a cuyo espectáculo se sumó el árbitro, para no ser menos, pitando dos penaltis a favor del Sevilla y un tercero a favor del Bilbao. Con tres goles en contra ¡quién dijo miedo! Allí apareció el gigante Llorente para marcar dos goles en tres minutos y capitanear a los leones para lanzarse a la yugular de los andaluces. El árbitro cortó su empuje con el segundo penalti para que Canouté hiciera el cuarto. En los instantes finales Gabilondo marcó el tercero del Atletic para demostrar que los leones no se rinden.

El Villarreal segundo, delante del Barça

Y para polémica arbitral la de Ramírez Domínguez en el Madrigal. Minuto dos, penalti a Simao no pitado. Tres minutos después gol anulado a Agüero por inexistente fuera de juego. Quique manifestó después del partido que si la situación hubiera sido al revés el Villarreal ya ganaría 2-0, como acabó el partido. El colegiado se hartó de perdonar faltas al Villarreal, no pitó otros dos penaltis a favor del Atleti y para poner la guinda expulsó a su entrenador en el descanso lo que acabó de romper la moral atlética. Claro, al final todo el mundo dice que el Villarreal jugó mejor. Solo faltaría…Quienes entienden de fútbol saben de sobra que esa actitud del árbitro basta para tumbar a un equipo como el Atléti de frágil moral. Y a quienes dicen que siempre el Atleti se está quejando de lo mismo les pregunto ¿es que acaso recuerdan un solo partido con el árbitro tan escandalosamente a favor de los colchoneros? Schuster, cuando jugaba en el Atleti, declaró una vez lo difícil que era jugar en ese equipo. Que en el Barça y Madrid no tenían problemas con los árbitros. Dentro de lo malo, los atléticos se pueden consolar que cuando pase el partido del Madrid habrán jugado con todos los fuertes fuera, salvo el Barça, lo que puede significar una segunda vuelta más cómoda. Por encima de tanta polémica hay que celebrar para el fútbol español la vuelta de Cazorla y el juego preciosista de sus compadres Cani, Rossi y Nilmar.

Para terminar, hay que alegrarse de la recuperación de Miguel García del Salamanca que salvó la vida gracias a los médicos y al desfibrilador. Desde Puerta en el Sevilla algo no funciona bien en el fútbol español. O falla la preparación, o fallan los controles o fallan otras cosas. Lo dejo aquí. Señoras, señores, amen la vida, amen el fútbol.

José Luis Egido

La crónica del fútbol: el Madrid, imparable, se da un festín
Comentarios