#TEMP
martes. 16.08.2022

capella1

Mi primera invitación es ver la Capella dos Ossos en Évora (Portugal).

¡Por favor!  La mano, y agárrese fuerte


La Capela dos Ossos

El temor a la muerte y el miedo al olvido son conceptos que han atormentado al ser humano desde el inicio de los tiempos. Lo efímero, lo frágil de nuestra existencia, son los pilares fundamentales de la Capilla de los huesos de Évora, como lo son los miles de huesos que descansan eternamente en este lugar.

La Capela dos Ossos (Capilla de los Huesos) es una fascinante capilla con un secreto bastante macabro. Uno de los lugares más visitados de Evora, esta fantasmagórica atracción turista no es para las personas de corazón sensible. Esta pequeña y discreta capilla es en realidad el lugar de descanso final de cientos de cadáveres, todos ellos exhumados de los cementerios de la ciudad durante el siglo XVI. Está situada en las proximidades de la Iglesia de San Francisco.​

La entrada principal de la Capilla de los Huesos da la bienvenida a los visitantes con una visionaria inscripción en portugués, cuya traducción es:

“Nosotros, los huesos que aquí estamos, por los vuestros esperamos.”

Al entrar en el interior de la capilla, los visitantes pueden sentir un escalofrío bajando por su espalda al darse cuenta de que hay huesos humanos incorporados a cada aspecto del interior de la capilla.

capella2

Hay miles de huesos y calaveras incrustados en las paredes de la capilla

Hay nada menos de cinco mil huesos inseparablemente incorporados al cemento del suelo al techo. Estos huesos provienen de los cementerios de las iglesias situadas en los alrededores. Algunos de los cráneos tienen dibujados grafitis sobre ellos. Además, dos cadáveres disecados, uno de ellos perteneciente a un niño, permanecen colgados de unas cadenas.

Pueden verse calaveras alineadas en el techo y las paredes, observando a los visitantes a cada paso que dan. La Capilla de los Huesos es una experiencia a la vez hechizante e increíblemente truculenta.

La Capela dos Ossos fue construida en el siglo XVI por un monje franciscano quien, bajo el espíritu de la Contrarreforma de la región, quería llevar a sus hermanos hacia la contemplación y transmitir un mensaje sobre el carácter efímero y transitorio de la vida.

capella3

“…Por los vuestros esperamos”. ¡¡Escalofriante!!

A pesar de su apariencia, la Capilla de los Huesos fue construida por pura necesidad, y es algo más que una simple curiosidad religiosa. Durante el siglo XVI, los cementerios de Évora estaban superpoblados, por lo que se exhumaron los huesos con el objetivo de hacer sitio para poder enterrar nuevos cadáveres.

capella4Los huesos se incorporaron respetuosamente al cemento y se alojaron en este lugar para ser venerados. La exhumación era algo habitual y aceptado por las creencias existentes durante el periodo y seguían la ideología propia de la Contrarreforma de que los cuerpos estarían más cerca de Dios.

La capilla tiene 18,7 metros de largo por 11 de ancho. La luz que entra lo hace a través de tres pequeñas aberturas situadas en el lado izquierdo de la misma. Sus paredes y sus ocho columnas están “decoradas” de largos huesos y cráneos cuidadosamente ordenados y sujetos mediante cemento. El techo está hecho de ladrillo blanco decorado con diferentes motivos.

La Capilla de los Huesos es relativamente pequeña, por lo que no se debe parar más de quince minutos en el interior. A pesar de ello, merece definitivamente la pena el precio de la entrada, ya que es una de las visiones más curiosas que podrá contemplar en Portugal.

La Capilla de los Huesos forma parte de la Igreja de Sao Francisco, un vasto complejo que está situado entre el Jardim Publico y la Praça de Giraldo.

La Igreja de Sao Francisco es una iglesia difícil de pasar por alto, ya que hace poco que se ha completado un proyecto exhaustivo de limpieza y restauración que la ha convertido en un edificio magnífico de un blanco brillante. La Capilla de los Huesos está situada a la derecha de la entrada principal de la iglesia.

capella5

Los huesos revisten cada una de las paredes de la Capela dos Ossos

Dentro de la Capela dos Ossos, un viejo poema sobre la necesidad de reflexionar sobre la propia existencia cuelga de un viejo marco de madera en uno de los pilares. Se le atribuye al padre. António da Ascenção Teles, párroco de la aldea de São Pedro (donde se erigió la iglesia de San Francisco con su Capela dos Ossos) de 1845 a 1848.

¿A dónde vas en un viaje tan apurado?
Detente... no continúes;
No tienes mayor preocupación
que ésta: aquello en lo que enfocas tu vista.

Recuerda cuántos han pasado de este mundo,
reflexiona sobre tu final similar,
hay una buena razón para reflexionar
si todos hicieran lo mismo.

Medita, estás tan influenciado por el destino,
entre las muchas preocupaciones del mundo,
tan poco reflexionas sobre la muerte;

Si por casualidad echas un vistazo a este lugar,
deténte... por el bien de tu viaje,
mientras más pares, más lejos estarás de tu viaje.

capella6

La “Igreja de Sao Francisco” es fácil de encontrar: ¡Es la gran iglesia blanca que hay en lo alto de la cuesta!

La Capela dos Ossos en Évora
Comentarios