<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
sábado. 01.10.2022
LIBROS | TRINIDAD SIMóN MACíAS

Juego Limpio

Sabina Spielrein entre Jung y Freud y los tiempos actuales. 

juego-limpio-250

El libro trata la figura de Sabina Spielrein, que fue una de las primeras mujeres psicoanalistas. Quizá a algunos les venga a la memoria el personaje femenino de la película “Un método peligroso” de Cronenberg, que no es una película sobre ella, aunque ahí esté referenciada.

Sabina Spielrein nace en 1885 y muere en 1942, en la ciudad rusa de Rostov del Don. Durante diecinueve años estuvo en Europa, siendo paciente del importante hospital de Burghölzli, en Suiza, en 1904. Su encuentro psicoterapéutico con Jung, que como el mismo Jung dejó escrito en informe a Freud, puso en práctica con ella “el método de Freud”, marcó su trayectoria. Spielrein estudiará psiquiatría y se hará psicoanalista freudiana. La relación de Jung y Freud está atravesada de principio a fin por la figura de Spielrein. Juego Limpio se ocupa de este triángulo de pasiones y pensamientos.

El libro pone de relieve el lugar pionero de Spielrein en la construcción de conceptos de la ciencia que estaba surgiendo, el psicoanálisis. Así, su tesis El contenido psicológico de un caso de esquizofrenia, fue la primera de psiquiatría escrita por una mujer y aceptada por una Universidad de Medicina.  Fue la primera que contiene la palabra esquizofrenia y que está inscrita distinguidamente en el ámbito del psicoanálisis. Si la tesis fue publicada en 1911, para el 1912, Spielrein produjo un trabajo teórico totalmente novedoso: La destrucción como causa del devenir, es decir, Spielrein piensa que en el corazón de la vida, anida también, un “instinto de destrucción”, lo que Freud va a llamar años después pulsión de muerte. Este libro actualiza el concepto de Spielrein, poniéndole a trabajar para dar cuenta de las formas actuales de destrucción, como es el caso, de la tendencia cada  vez mayor en nuestro presente a un mercado sin ley.

Spielrein vagó por Europa buscando refugio durante la Gran Guerra y sin permiso de residencia ni de trabajo, siguió pensando y teorizando, y a la altura de 1920 presenta un trabajo totalmente nuevo sobre el lenguaje infantil,  sobre las primeras palabras articuladas por el niño. Conceptualiza el nacimiento del sujeto a la palabra imbricado al cuerpo de la madre y a su amorosa donación de la palabra. Pensamiento que pisa territorios no hollados anteriormente. El hambre y la miseria, le hicieron tomar la decisión de volver a su país, Rusia, ya entonces la URSS, donde participó con entusiasmo, como tantas otras mujeres y hombres de su tiempo, en las nuevas posibilidades abiertas en la educación y  la psicoterapia donde el psicoanálisis es acogido hasta el grado de crearse un Instituto Estatal de Psicoanálisis, donde S. Spielrein trabajó con niños en experiencias psicoterapéuticas y educativas nunca antes  puestas en práctica. El freudismo, como se nombró la entrada de Freud en Rusia, trató en un esforzado trabajo intelectual casar con un solo hilo marxismo, psicoanálisis y reflexología, conoció un efímero esplendor en los inicios de la revolución rusa. Este libro contiene un resumen referenciado del prólogo que escribieron Vygostki y Luria para la traducción al ruso, publicada en 1928, del libro de Freud Más allá del principio del placer. Spielrein se adelantó a Freud en la concepción de una pulsión de muerte latiendo al pulso de la pulsión de vida, en silencio muchas veces, con estruendo otras. El lazo civilizatorio queda quebrado en la vida que lo sostiene cuando el estruendo del latido destructivo rompe el sentimiento social, como sucede actualmente, donde no solo actúan las guerras, el hambre, las enfermedades, sino  que el modelo de mercado planetario es una selva, un mercado sin regulación, sin ley. Sin ley no hay sentimiento, tampoco social.  Los modos recientes de destrucción y muerte de la civilización, los conoció Sabina Spielrein: el estalinismo y el nazismo, a manos del cual mueren ella y sus hijas.

El libro propone reflexiones sobre la destrucción en nuestro tiempo y pretende hacer justicia histórica y poética con Sabina Spielrein. 

Juego Limpio