HISTORIA

Jeanne-Françoise Deroin, socialista y feminista

Jeanne-Françoise Deroin es una mujer poco conocida del público en general, a pesar de constituir una figura pionera en la lucha de los derechos de la mujer en el siglo XIX.

Captura de pantalla 2015-08-28 a las 12.03.25

@Montagut5 | Jeanne-Françoise Deroin es una mujer poco conocida del público en general, a pesar de constituir una figura pionera en la lucha del socialismo y, sobre todo de los derechos de la mujer en el siglo XIX. Intentemos acercarnos a ella en este artículo.

DeROIN-10Jeanne-Françoise Deroin nació el 31 de diciembre de 1805 en París, en pleno auge del Imperio Napoleónico. Al parecer, fue costurera. Sus preocupaciones socialistas le hicieron acercarse al saint-simonismo, aunque pasó a interesarse más por las ideas de Fourier. En 1847 participó en la Unión Comunista de Marx y Engels. Al estallar la Revolución de 1848 participó en primera línea. Y en ese momento se destacó por la lucha a favor del sufragio femenino. En 1849 se presentó a las elecciones para la Asamblea sabiendo que no podía hacerlo. La Constitución de la Segunda República reconocía el sufragio universal pero no el voto femenino ni que las mujeres pudieran ser diputadas. Y aquí intervino Proudhon porque criticó esta acción de Deroin por su condición sexual. Una mujer legisladora tendría  tan poco sentido como un hombre nodriza. Deroin no se amilanó ante esta observación y retó a Proudhon que le informara cuál era el órgano necesario para ejercer como legislador. Curiosamente, nuestra protagonista no se encontraba muy lejos de las ideas del mutualismo de Proudhon.

Deroin fundó dos periódicos, “La Politique des Femmes” y “L’Opinion des Femmes”. En colaboración con Pauline Roland creó “El Club de Emancipación de las Mujeres”. Por su activismo fue encarcelada junto con Roland. Ambas mujeres fueron acusadas de atentar contra el orden público. La pena fue de seis meses de cárcel.

Cuando Luis Napoleón dio el golpe que le permitiría convertirse en Napoleón III, Deroin se marchó a Inglaterra. Allí siguió su lucha a favor de los derechos de la mujer. Murió en Londres el 2 de abril de 1894, después de una larga e intensa vida.