JD Cubillo, pintor de la tierra

cubillo3

cubillo

J. D. Cubillo, expone en la sala del Colegio de Médicos de A Coruña ( C/ Riego de Agua, 29, 1º) treinta cuadros bajo el título “Colores de la tierra”, en la que recoge la obra pictórica realizada en los últimos tres años. La exposición estará abierta hasta el día 26 de marzo.

Jesús Cubillo, que llegó a Galicia desde Salamanca hace medio siglo, es ya un gallego de adopción; ejerció su profesión de médico psiquiatra hasta la jubilación en 2011, mientras desarrollaba una gran pasión por la pintura, oficio al que dedica ahora la mayor parte de sus días.

Se inició en la pintura desde joven, participó en exposiciones colectivas y ya en el año 1981 hizo una individual en A Coruña; pero hace diez años dio comienzo a un proyecto muy interesante iniciado con una exposición en Portas Ártabras bajo el título “Naturalezas muertas, construcciones y paisajes”, con 30 cuadros figurativos en los que había materiales de laboratorio, matraces, crisoles, edificios industriales y minas abandonadas. En 2012 hizo otra exposición con temática similar, y en 2015 presentó una colección de cuadros que representaron una evolución muy importante en su obra. Con “Los colores del hierro” dejaba atrás la pintura figurativa y se introdujo en el terreno del abstracto, haciendo énfasis en el color y en la textura, con el empleo de colores ocres y con la utilización de materiales “no artísticos”: maderas, hierros, alambres, tornillos, monedas viejas.

cubillo1

En la presente exposición Cubillo da un paso más en su evolución como creador. En la última década el pintor inicia una trayectoria marcada por dos coordenadas: la transición de la pintura figurativa hacia lo abstracto y poético (los cuadros tienen títulos: Campos minados, Universos paralelos, Tierras altas, La fuerza de las mareas, Tarde violeta de tormenta...), y también por el salto del óleo y el acrílico hasta realizar obras a medio camino entre la pintura y la escultura: sus cuadros fueron adquiriendo relieve con la utilización de materiales recogidos en sus paseos por la calle, por los montes y en las frecuentes visitas a minas antiguas. El artista recoge materiales de desecho y los devuelve a la vida transformados en arte.

Si en la anterior exposición predominaban los colores ocres y terrosos, en esta ocasión utiliza colores más vivos, que aportan luz a algunos de los cuadros. Cubillo está construyendo una lenta trayectoria artística, muy sólida y coherente. Hay una busqueda permanente de la austeridad. Y hay también un cierto carácter lúdico en esta obra reciente; imagino al autor frente al cuadro seleccionando alambres y maderas como quien construye un puzle. A pesar de la gran evolución realizada el artista posee un mundo propio y presenta una obra muy reconocible en cualquiera de sus etapas.

cubillo2