martes 14.07.2020
homenaje en la Filmoteca Nacional de España

Jano, un cartelista de cine

Un aspecto de la muestra “Firmado Jano. Carteles de cine”
Un aspecto de la muestra “Firmado Jano. Carteles de cine”

En estas pasadas navidades, paseando por un Madrid cercano a los cero grados el termómetro tuvo una subida de temperatura al encontrarnos, casi sin queriendo, con una atractiva exposición de la que no había oído hablar. Estaba dedicada a Jano y sus carteles de cine.

Cuando éramos pequeños nos llamaban mucho la atención los carteles que publicitaban las películas en los cines. Si uno se fijaba bien podía ver la firma del autor de ese llamativo reclamo de colores. Detrás de esos afiches había toda una historia artística que pasaba por lo general desapercibida. Con el tiempo y la experiencia, tomas conciencia del valor de esa labor entre la pintura, la caricatura y la publicidad. Por eso fue una agradable sorpresa ver que en el Palacio de Perales se dedicaba una retrospectiva a uno de los grandes de la cartelería cinematográfica.

En fechas en que casi todo está cerrado, una puerta entreabierta invitaba al menos a curiosear. Así que le pregunté al vigilante que ocupaba la garita interior si se podía entrar y si el acceso era gratuito. Después de bromear con que no lo dijera muy alto, no fuera a ser que a alguien se le ocurriera cobrar por la entrada, nos dispusimos a disfrutar y a recordar. Fue como introducirnos en un túnel del tiempo, el hecho me hizo retroceder a aquellas épocas de las sesiones dobles en los cines de barrio de la infancia y la adolescencia.

1

Fachada de la Filmoteca Nacional con el cartel de la exposición dedicada a Jano

El Montecarlo, en la calle Embajadores; el América, en el paseo de las Delicias; el Candilejas, en la plaza Luca de Tena; el Infante, en el paseo de santa María de la Cabeza; el París, el Excelsior, el Río y el Venecia en el barrio del puente de Vallecas, desde el inicio de la avenida de la Albufera hasta la calle Pedro Laborde; el Salaberry, el Florida o el cinema España, en la calle General Ricardos, o el Odeón y el Pavón cercanos al Rastro, cines de barrio donde pasábamos los domingos invitados por abuelas, tíos o padres que te daban la propina para que les dejaras tranquilos en aquellas tardes en las que las personas “mayores” preferían conversar con la familia, jugar cartas, pasear del brazo por los parques o escuchar sufriendo los lances del fútbol en el Carrusel Deportivo.

Cines de sesión continua, pase doble, en los que con una sola entrada podías ver dos películas más el infalible No-Do e incluso repetir si te habías perdido algo por estar bromeando con los amigos o intentando conseguir un beso de la chica que te gustaba. El olor de las pipas de girasol y el ruido al pisar sus cáscaras; la luz de la linterna del acomodador vigilando por el buen orden y la compostura; el incansable chistar para pedir silencio, o el “visite nuestro bar” en los descansos entre una proyección y otra. En esas fechas nosotros íbamos al CINE, con mayúsculas, aunque fueran películas antiguas o que habían pasado sin pena ni gloria por los cines de estreno a los que no era tan fácil acudir. Allá comprobábamos qué de lo que nos prometían los carteles se veía en la pantalla. Y muchos de ellos estaban firmados por Jano.

Así que sin haberlo planeado disfrutamos de la exposición “Firmado Jano. Carteles de cine”, en la que se presentan algunos de los mejores afiches que el artista realizó para películas nacionales como “Atraco a las tres”, “Muerte de un ciclista” o “Bienvenido mr. Marshall” o internacionales como “Los cuatrocientos golpes” o “Centauros del desierto”.

Francisco Fernández-Zarza Pérez, alias Jano, uno de los cartelistas más destacados del panorama español, recibe un homenaje en la sede de la Filmoteca Nacional de España. Hasta donde sé, es el segundo que se le realiza, después del que en 2014 le dedicó la fundación Artistas Intérpretes Sociedad de Gestión (AISGE) en su sede madrileña. Por desgracia él no ha disfrutado de ninguno, este año se cumplen veinticinco de su fallecimiento.

2

Dos carteles realizados por Jano para la película “Bienvenido mr. Marshall”

De los veinte carteles de aquella exposición a los más de cien documentos, entre pósteres, notas, programas de mano y distintos productos publicitarios, que se exhiben en la sede administrativa de la Filmoteca Nacional de la calle Magdalena número 10 de Madrid desde el 14 de diciembre de 2017 y que estará abierta hasta el 18 de marzo de 2018.

El crítico Diego Galán afirmó en 2006, cuando se presentó el libro “Las estrellas del cine español vistas por Jano”, que “Los carteles de Jano eran tan provocadores y apetecibles que en ocasiones estaban por encima de la propia película”.

Dicen que el mayor elogio que recibió fue cuando en una Feria del Libro de Madrid, el escritor Terenci Moix, declarado cinéfilo, le comentó sobre la cantidad de malas películas que había visto por culpa de sus carteles.

El cartel promotor de la muestra que ahora se exhibe está basado en el que el propio Jano realizó para la película “Tuset street”, dirigida en 1968 por Luis Marquina e interpretada por Sara Montiel.

A veces, cuando las cosas son imprevistas es mayor el regusto de verlas. Quien esté o pase por Madrid que aproveche a disfrutar de esta exposición. No le llevará mucho tiempo y le hará recuperar una parte importante del ya pasado y de su memoria de cine. También pueden bucear por internet y conocer al autor y sus obras.

Jano, un cartelista de cine
Comentarios