lunes 18/10/21
El descontento de un sector editorial

Las islas desafortunadas

Pepo Paz Saz, escritor, editor y responsable de Bartleby Editores, pone voz a una queja que ha estado circulando en algunos sectores de los titulares de casetas por la ubicación de una doble línea de expositores en el centro del recinto. 

 

Feria del Libro
La Feria del Libro de Madrid 2021

Opinión | PEPO PAZ SAZ

Contrastar el discurso oficial, siempre. Esa es una de las disciplinas del editor. Cuestionar. Cuestionarse. Después de catorce extenuantes jornadas podemos afirmar —sin temor a crear polémica— que la iniciativa de la organización de “crear” espacio en las islas centrales ha resultado un fiasco considerable de afluencia y, por ende, de ventas. Un daño difícil de encajar por las pequeñas editoriales independientes que deberán asumir costes de contratación de personal extra, horas perdidas y frustración a raudales. Costes adicionales para unas cuentas de resultados ya de por sí maltrechas tras muchos y largos meses de pandemia. No lo olvidemos: las casetas no son gratis. Atenderlas, tampoco.

Cartel de la 80º Edición de la Feria Libro de Madrid 2021Es seguro que la decisión se tomó con el loable ánimo de buscar acomodo a cuantos más mejor en un recinto ferial acotado por las restricciones anti pandemia. Atolones en pos de una “cultura segura”, estas islas fueron ideadas y diseñadas meses atrás, posiblemente cuando salíamos de la segunda ola y la población estaba empezando a recibir el maná salvador de la vacunación. Con el año 2019 en blanco, se retrasó el encuentro libresco de junio a septiembre pero, al parecer, nadie pensó que por estas fechas los estadios de fútbol podrían acoger aforos multitudinarios, las terrazas estarían a reventar, el ocio nocturno volvería a su amniótica realidad… y los paseantes, siguiendo el impulso de la teoría de los lineales y su memoria adquirida, continuarán buscando libros y sueños entre las casetas ubicadas a su diestra. O lo que es lo mismo: convirtiendo en invisibles a las editoriales, autores y entidades públicas hacinadas en su destierro central de las islas desafortunadas.

En las islas desafortunadas nos sentimos solos y un pelín descontentos.

Este fin de semana concluirá la 80ª edición de la Feria del Libro de Madrid y volveremos a escuchar el cacareado mensaje de que las cifras de ventas y de afluencia habrán crecido un tanto por ciento por encima de las de 2019 y bla, bla, bla. Acá, en las islas desafortunadas, nos sentimos por el contrario solos y un pelín descontentos. Alzar los hombros con resignación no vale ya como respuesta. La organización de la Feria debería sentarse a reflexionar con los expositores para encontrar soluciones que abarquen la diversidad del ecosistema del libro más allá de las cifras grandilocuentes y el relumbrón. Ochenta años de historia nos contemplan.


pEPOPAZa

PEPO PAZ SAZ. Escritor y editor. Dirige el sello Bartleby Editores.

Las islas desafortunadas