#TEMP
miércoles. 10.08.2022

Visitar la isla de Rodas es una de las gratas sorpresas que nos dará esta tierra mediterránea, con su mar azul, la simpatía de sus gentes y todo el entorno histórico que lo circunda. Pasear por sus calles, sus típicos bares y callejuelas nos da una gran tranquilidad.

¿Me acompañan a descubrir Rodas?


  1. LAS MURALLAS DE RODAS
  2. Palacio del Gran Maestre
  3. Lindos
  4. Los castillos de Rodas
  5. Antiguo sitio de Kamiros
  6. Manantiales de Kallithea
  7. Tsambika Monastery

LAS MURALLAS DE RODAS

Las fortificaciones de la ciudad de Rhodes consisten en una muralla defensiva alrededor de la vieja ciudad compuesta sobre todo de una fortificación a la moderna que se compone de un terraplén alineado con la piedra de las murallas, el foso, el counterscarp y el spalto. 

La parte de la fortificación que domina el puerto está constituida por un simple muro almenado, mientras que en los muelles se colocan Torres y fuertes de Defensa. Fueron construidos por los Caballeros Hospitalarios de San Juan ampliando las murallas bizantinas preexistentes desde el año 1309, cuando tomaron posesión de la isla después de tres años de acciones militares para conquistar la isla. 

Al igual que la mayoría de las murallas defensivas se hicieron con la técnica de mampostería a saco que permite tener una gran masa capaz de resistir el cañón y paredes exteriores lisas para evitar la escalada.

El Palacio de los Grandes Maestros de los Caballeros de Rodas, en la ciudad medieval
El Palacio de los Grandes Maestros de los Caballeros de Rodas, en la ciudad medieval

Debido a su posición geográfica como puerta de entrada al mar Egeo, Rodas siempre tuvo una posición ventajosa en las rutas comerciales entre el este y el oeste y fue un importante puerto de escala gracias a sus puertos bien protegidos. 

En tiempos helenísticos, a finales del siglo IV a.C., la ciudad de Rodas ya estaba equipada con murallas defensivas que fueron capaces de soportar en 305 a. C. el asedio de Demetrio el Poliorcete, rey de Macedonia. Filón de Bizancio, autor del Tratado “Paraskeuastica” sobre las obras de defensa, se quedó en Rodas en el siglo III a. C. y tuvo palabras de admiración por sus muros. 

El terremoto del año 226 a.C. causó graves daños a las fortificaciones, pero fueron reconstruidas rápidamente. Los bizantinos construyeron una fortaleza en la parte más alta de la ciudad. 

Con la llegada de los Caballeros Hospitalarios, la ciudad comercial, rica pero un poco 'en declive, vio un renacimiento económico gracias a la contribución de la riqueza de la Orden y la herencia de los bienes de los Templarios, cedido a los Hospitalarios después de la abolición de la Orden Templaria, en el año 1312, por Decreto del Rey de Francia, Felipe el Hermoso. 

Debido a esto, la amenaza de los otomanos de la vecina Turquía, donde su costa está a solo 18 km, y es claramente visible desde la ciudad, hubo una actualización continua de las fortificaciones, tanto para incluir los nuevos asentamientos al sur del núcleo histórico de los bizantinos tanto desde el punto de ajuste a las nuevas técnicas de defensa militar después de la llegada de la artillería. 

Los Caballeros de San Juan habían adquirido una gran experiencia en la construcción de fuertes y fortificaciones en los casi tres siglos en Tierra Santa, sin embargo, el modelo de referencia para la construcción de las murallas fueron las murallas teodosianas de Constantinopla, que habían demostrado una gran capacidad para soportar asedios a lo largo de los siglos. 

La expansión de las murallas fue llevada a cabo por el Gran Maestro, Antonio Fluvian de Riviere, que permitió a la ciudad medieval de Rodas alcanzar la extensión actual de unas 42 hectáreas. La terminación de las murallas se completó entre los años 1457 y 1465. Las fortificaciones bizantinas fueron demolidas dejando solo las del antiguo fuerte conocido en la época de los caballeros como “Collachio” en pie. 

El sultán de Egipto intentó sin éxito en el año 1440, tomar la ciudad sitiándola durante cuarenta días. Rodas fue sitiada por las tropas de Muhammad II en el año 1480, pero el poderoso ejército del conquistador de Constantinopla fue rechazado por el valor de los Caballeros y las excelentes fortificaciones, a pesar de la enorme superioridad numérica del ejército sitiador. 

Un violento terremoto golpeó la isla en el año 1481, causando graves daños a las casas y paredes y causando alrededor de 30. 000 muertos. Un nuevo asedio otomano no sería sostenible, por lo que los Caballeros pusieron a disposición sus grandes recursos financieros completando en poco tiempo no solo la reconstrucción de los principales palacios de la ciudad de Rodas, sino también las fortificaciones. 

Los Grandes Maestros Pierre d''Aubusson, Emery d’Amboise, Fabrizio Del Carretto y Philippe De Villiers de L'Isle-Adam adaptaron las paredes al uso del cañón llamando a Rodas a los mejores arquitectos militares italianos.

Los dos últimos estuvieron presentes en la isla durante el asedio del año 1522. El Bastión de Italia en el que los otomanos habían abierto una brecha, fue reconstruido equipándolo con una poderosa arandela para el fuego inverso en la sección de las paredes adyacentes. Este bastión tomó el nombre de “Bastión de carro”.

Cerrada la puerta de San Jorge se erigió el bastión pentagonal del mismo nombre en el lado oeste para cubrir la puerta de Amboise. Gracias al hecho de que los conquistadores, los otomanos no rompieron las paredes, y reparados y mantenidos en mantenimiento durante los casi cuatro siglos de su dominación de las fortificaciones de Rodas se congelaron en el año 1522 haciendo de la ciudad medieval de Rodas, la única ciudad europea que conserva la transición entre las antiguas murallas y las “fortificaciones modernas”. 

Las fortificaciones, que aún rodean la ciudad vieja, convirtiéndola en un área separada de la actual ciudad moderna, fueron objeto de restauración durante la administración italiana de la isla y actualmente están bajo estudio, restauración y mantenimiento.

Hay once puertas de acceso al casco antiguo. Algunas son antiguas, otras son modernas. La antigua puerta de San Jorge fue cerrada por el Gran Maestro D'Aubusson, después del asedio del año 1480 y se convirtió en un bastión.

La puerta de Amboise es una gran puerta dominada por el Palacio del Gran Maestre. Está equipado con un triple muro defensivo con caminos de guardia, dos torreones redondos y acceso cubierto. Los restos de antiguas puertas de madera tachonadas están en el sitio. 

Se completó en el año 1512. Hay un relieve de Ángel y los escudos de armas del Gran Maestro, Emery d'Amboise, en la puerta exterior. El bastión pentagonal de San Jorge cubría con sus cañones el acceso a la Porte d''Amboise. 

La puerta de San Atanasio fue construida entre los años 1441 y 1442. Es conocida hoy por los lugareños como porta di San Francesco, por el hecho de que la Iglesia de San Francesco Di Asís, construida por los italianos está fuera de la puerta. 

La Torre Redonda de Santa María que controlaba el acceso a la puerta fue construida en el año 1441 por el Gran Maestro, Jean de Lastic. Según la tradición turca, las tropas conquistadoras de Solimán entraron por esta puerta y, según la tradición, la puerta fue cerrada por orden del propio sultán, que quería evitar que cualquier otro conquistador pasara después de él, probablemente la puerta había sido amurallada por los propios hospitalarios por razones de seguridad. 

Fue reabierto por los italianos en el año 1922 con motivo del decimocuarto aniversario de la captura de Rodas por los otomanos. La puerta de San Juan es comúnmente conocida como Puerta Koshkinou o puerta Kokkini, que significa rojo.

Según la tradición, en el sitio del año 1522, hubo tantos muertos, que cayeron delante de esta puerta que mancharon las piedras de rojo. La fortificación exterior de La Porte di San Giovanni fue construida por el Gran Maestro D''Aubusson para proteger las fortificaciones anteriores construidas por los Grandes Maestros fluviales, Jacques de Milly y Pietro Raimondo Zacosta. 

Las tropas italianas entraron en la ciudad desde esta puerta en el año 1912. Un marco hoy vacío, contenía una placa conmemorativa del evento. La puerta de Acandia fue abierta en el año 1935 por la administración italiana en la parte de la fortificación al noreste del bastión del carro para conectar el puerto comercial con la zona sureste de Rodas más allá de la ciudad medieval. 

Para la ocasión se trazó la nueva vía del Carretto que conecta Porta Acandia con Porta della Vergine. La puerta de Santa Catalina, también conocida como la puerta de Los Molinos, permitía el paso de la zona comercial de la ciudad a los molinos de grano en el muelle del puerto.

La puerta de la Virgen es una puerta moderna prevista en el plan de desarrollo de la ciudad de Rodas de la administración italiana para facilitar el tráfico de vehículos, pero no fue abierta hasta el año 1955 por la administración griega. Toma su nombre de la Iglesia de la Madonna Del Borgo nombre asignado a la zona de la ciudad habitada por la burguesía. 

La Porta Marina era el principal acceso a la ciudad desde el puerto. Sus torres defensivas tienen una tarea más de representación que de Defensa, dado el pequeño espacio entre el cuerpo de agua y el puerto ningún ejército sería capaz de lanzar un ataque en este lado de las murallas. 

f11 copia

Los bombardeos aliados destruyeron la parte superior de la torre norte en la II Guerra Mundial. Fue restaurado por la administración griega junto con la Porta di San Paolo en el año 1951. La puerta de Arnaldo es una pequeña puerta doble que da acceso al hospital de San Juan, ahora el Museo Arqueológico de Rodas. 

Según las referencias de un documento, que data del año 1391, esta puerta fue utilizada tradicionalmente por los Caballeros Hospitalarios novicios de Rodas para entrar en la ciudad. La puerta daba acceso directo al antiguo Hospital de los caballeros, hoy Museo Arqueológico. 

Los novicios fueron llamados Filii Arnaldi en honor del Gran Maestre, Arnaldo Zamperetti de Cornedo, que fue uno de los fundadores de la Orden de los Caballeros Hospitalarios en el año 1120 d. C. Los Caballeros trasladaron su poder de Jerusalén a Chipre, luego a Rodas, durante dos siglos, y finalmente a Malta. 

La puerta del Arsenal fue construida en el siglo XIV por el Gran Maestre, Juan Fernández de Heredia, como lo demuestra el escudo de armas sobre ella. La administración otomana derribó las dos torres laterales para ampliar la carretera de acceso al puerto de Kolona en el año 1908. 

Hoy en día, gracias a la conexión directa con el puerto de la libertad, también permite el tránsito rápido de vehículos entre el puerto de Kolona y la nueva ciudad por la Puerta de San Pablo. Construida a mediados del siglo XV, permitía el acceso tanto a la ciudad fortificada como al puerto de Kolona. 

La Porta di San Paolo fue casi completamente destruida durante la II Guerra Mundial y fue reconstruida junto con la Porta marina en el año 1951. La Puerta de la Libertad fue abierta por los italianos en el año 1924, que le asignaron el nombre de sentirse Libertadores de la isla de los turcos. 

Es la principal puerta de entrada al puerto de Kolona y conecta los puertos de Kolona y Mandraki. A pesar de ser moderno está construido respetando los cánones arquitectónicos de las puertas medievales. El camino a través de él continúa a través de la puerta del Arsenal.

El bastión pentagonal de San Jorge es uno de los ejemplos de la transformación de una puerta en Bastión, a través de modificaciones posteriores que tuvieron lugar hasta el asedio final del año 1522. Con la adición del poderoso terraplén de España, el Bastión de San Giorgio representa el arquetipo de la posterior Fortaleza Bastión.

Conocida hoy como Torre Nayak fue construida entre los años 1396 y 1421 en el muelle al este del puerto de San Pablo, que cierra el puerto comercial por el Gran Maestre, Philibert de Naillac, antes del desarrollo del cañón. 

Tenía planta cuadrada como muchas torres medievales y alcanzó los 46 m de altura. Fue el punto final de la muralla de la ciudad con el puerto y fue utilizado como una torre de vigilancia. 

Fue gravemente dañado por los terremotos en el siglo XIX y se convirtió en peligroso, por lo que fue demolido por la administración otomana. También conocida como la Torre de Francia o Torre de San Ángel, fue una de las dos torres de protección del puerto comercial. 

Fue construido en el muelle natural al este del puerto por el Gran Maestre, D''Aubusson, que colocó en él, el escudo de armas de Francia. Originalmente había trece molinos en el muelle. Hoy solo queda uno, El Mandracchio. Es decir, el puerto militar estaba protegido por una torre construida, entre los años 1464 y 1467, por el Gran Maestre, Zacosta, al final del muelle natural. 

Después del asedio de Rodas en el año 1480, el Gran Maestre, D''Aubusson, añadió un bastión alrededor de la torre, transformándola en una fortaleza que protegía el mar. Este terraplén, al igual que los otros dos, fue construido después del asedio del año 1480 en medio del foso. 

Impedía que los cañones dispararan libremente sobre las paredes y en caso de invasión del foso se podía llegar a él a través de pasajes subterráneos que podían ser volados rápidamente en caso de retirada. 

Los otomanos intentaron socavar los terraplenes cavando túneles bajo el foso en el año 1522. El terraplén de España se encuentra en el suroeste de las murallas junto a la Porta si Sant''Attanasio y fue confiado a los Caballeros de la lengua de España. 

Situado en el lado sur de las murallas entre las puertas de San Atanasio y San Juan, el terraplén de Inglaterra fue confiado a los Caballeros de la lengua de Inglaterra. El terraplén de Italia, situado justo al norte del Bastión de Italia y confiado a los Caballeros de la lengua de Italia y fue parcialmente demolido por la administración italiana para abrir la puerta de Acandia.

Palacio del Gran Maestre

Este palacio fue construido en el siglo XIV por los caballeros de Rodas. Una explosión de munición que destruyó la fortaleza a mitad del siglo XIX. Lo que podemos contemplar hoy es una reconstrucción realizada por los italianos, que convirtieron esta construcción en residencia vacacional de Víctor Manuel III y de Mussolini.

Es un edificio principalmente defensivo, que se encuentra situado en la parte alta de la ciudad. Su planta baja estaba destinada a despensa, cuadras, cocinas y algunas estancias que en caso de necesidad la gente se podía refugiar en ellas.

En la planta superior se situaba la zona residencial con los aposentos del Gran Maestre, la Sala de Reuniones del Consejo. Actualmente, nos encontramos con dos museos en su interior. El primero dedicado a Rodas medieval y el segundo a los periodos anteriores a su fundación.

Todo el palacio está organizado en torno a un gran patio central, en el que podemos ver distintas estatuas que lo decoran. Hay una imponente escalera que nos permite llegar a la planta noble donde contemplaremos algunos muebles y obras de arte renacentista.

Es importante que observemos el suelo donde veremos bellísimos mosaicos romanos, helénicos y bizantinos traídos desde la isla de Kos, durante la restauración, que se hizo a finales del siglo XIX e inicios del siglo XX.

La Calle de los Caballeros

Es la calle medieval mejor conservada de Europa. Se ubicaban las ocho posadas en las que se alojaban los caballeros según pertenecieran a una de las ocho naciones que integraban la Orden de San Juan.

La calle tiene una longitud de 200 metros y un ancho de seis metros y toda ella es un monumento medieval. Comienza en una vieja iglesia en ruinas y finaliza en el Palacio del Gran Maestre.

A ambos lados de la calle encontraremos las llamadas casas de los caballeros de la Orden, que eran antiguas posadas y lugares de reunión. Al igual que la Orden, las casas se organizaban en ocho lenguas o naciones: Provenza, Auvernia, Francia, Italia, Aragón que incluía también a Navarra, Castilla que incluía también a Portugal, Alemania e Inglaterra.

El Museo Arqueológico de Rodas 

Se encuentra en el Hospital medieval de los Caballeros. Allí encontrarás muchos objetos antiguos encontrados en Rodas y otras islas del Dodecaneso.

El museo se encuentra en el edificio de época medieval de la Orden de Caballeros Hospitalarios que se construyó en el siglo XV. En el año 1914, durante el periodo de ocupación italiana de la isla, se organizó la primera exposición del museo arqueológico. El edificio del museo sufrió bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial y tuvo que ser rehabilitado después de la guerra.

Este museo contiene una colección de objetos procedentes de las excavaciones de la isla que permiten exponer toda su historia, así como de algunas otras islas del Dodecaneso como Kárpatos y Nísiros.

Con respecto a las obras escultóricas, destacan dos kuros y un perirranterio de Cámiros de la época arcaica. Del periodo clásico, las obras más destacadas son una estela funeraria del siglo V a. C. procedente también de Cámiros y otra, denominada estela de Caliarista, del siglo IV a. C. 

Del periodo helenístico sobresalen dos estatuas de Afrodita, una de ellas, de dimensiones pequeñas, es una reelaboración hecha en el siglo I a. C. de una tipología original de Doidalsas, que representa a la diosa agachada, bañándose y una cabeza de Helios. De la época romana destaca un retrato de Menandro.

Otra parte del museo alberga los hallazgos procedentes de las necrópolis de las antiguas Cámiros y Yáliso, que consisten en recipientes de cerámica, figurillas y otros objetos pequeños de periodos comprendidos entre los siglos IX y IV a. C. Una de las jarras más singulares, de finales del siglo VI a. C., contiene la representación de una escena erótica durante la celebración de un banquete.

Entre los objetos más singulares también se encuentran tres lupas de cristal de roca que han sido fechadas en torno a los siglos VII-VI a. C., halladas en Yáliso, que podrían haberse usado para trabajos de orfebrería o grabado de sellos.

Otra sección del museo alberga algunos objetos de la civilización micénica y un tesoro de monedas de Rodas del periodo helenístico. Por otra parte, se exhiben también objetos pertenecientes a la medieval Orden de Caballeros Hospitalarios.

En el patio hay un león con una cabeza de toro a sus pies del periodo helenístico así como suelos de mosaico procedentes de Arkasa, en la isla de Kárpatos.

La Torre del Reloj Roloi

Muy cerca del Palacio del Gran Maestre de Rodas, encontramos un campanario, que es una pequeña torre a la que se puede subir para disfrutar de una panorámica de la ciudad de Rodas.

Puerto de Mandraki

Después de visitar el casco antiguo de Rodas, puedes salir fuera de las murallas para visitar Mandraki, la ciudad moderna. En el puerto, podrás ver los tres molinos de Rodas, así como el lugar donde se construyó el famoso Coloso de Rodas. Esta estatua de treinta metros de altura del dios sol Helios fue completamente destruida por un terremoto en el año 226 a.C.

Fue reemplazada por dos pequeñas estatuas que representan a un ciervo, el símbolo de Rodas, construidas sobre dos pilares a la entrada del puerto. Claramente no es tan espectacular como el Coloso, que era considerado como una de las siete maravillas antiguas del mundo.

Encontraremos muchos monumentos hermosos construidos durante la ocupación italiana de Rodas: el Banco de Grecia, el Palacio Arzobispal, el Ayuntamiento y el Teatro Nacional de Rodas. También hay un casino y muchas tiendas de ropa de marcas internacionales

En la ciudad moderna de Rodas, también descubrirás los vestigios de la Acrópolis de Rodas, situada a dos km de la ciudad medieval, en las laderas del Monte Smith. Allí podrás ver los restos del Estadio, el Teatro y el Templo Pythian de Apolo. Este sitio arqueológico es bastante pequeño.

Lindos

Situado a 50 kilómetros al sur de la ciudad de Rodas. Es un importante sitio arqueológico. Te sorprenderán las bonitas casas blancas construidas en la ladera de la colina y su Acrópolis con vistas al pueblo y al mar.

Al pasear por sus callejuelas pavimentadas, podrás disfrutar de numerosos souvenirs y tiendas de ropa, así como de numerosos cafés y restaurantes. La Acrópolis es el principal punto de interés de Lindos. Puedes caminar o montarte en un burro, pero no te lo recomiendo, ya que a menudo abusan de los animales.

Construida sobre una enorme roca, a 116 metros sobre el nivel del mar, la Acrópolis de Lindos está rodeada de murallas fortificadas construidas por los Caballeros de Rodas. En la Edad Media, fue uno de los muchos bastiones de la isla.

Dentro de las murallas, descubrirás los restos de un antiguo teatro y los últimos vestigios del Templo de Atenea, construido sobre la Acrópolis. Sólo quedan unas pocas columnas. Desde allí, disfrutarás de una impresionante vista del Mar Egeo y del pueblo de Lindos.

Los castillos de Rodas

Cuando visites Rodas, también deberías descubrir los numerosos castillos de la isla. La mayoría de estos castillos fueron construidos en el siglo XV por los Caballeros de San Juan y se utilizaron como puestos de observación:

El castillo de Kritinia está situado cerca del pueblo del mismo nombre, adéntrate en el interior de la muralla. Desde allí, podrás disfrutar de una gran vista sobre el mar.

El Castillo de Monolithos se encuentra a cinco kilómetros del pueblo de Siana. Fue erigido en la cima de una colina de 236 metros de altura por los Grandes Maestros en el año 1476. Es un gran mirador, con una vista panorámica de la bahía, la isla Chalki y las montañas. También hay una pequeña iglesia y un bonito arco de piedra. 

Castillo de Feraklos, un castillo medieval situado cerca del pueblo de Charaki y justo al lado de la playa de Agathi. Esta enorme fortaleza fue erigida en la cima de una colina, con vistas a las bahías de Agathi y Malonas. 

El Castillo de los Arcángeles, construido por los Caballeros sobre las ruinas de un antiguo castillo bizantino.

El castillo de Asklipio, construido por los bizantinos. La vista de las colinas y del pueblo es muy bonita también.

Antiguo sitio de Kamiros

Si estás interesado en la historia antigua de Rodas debes visitar el antiguo sitio de Kamiros. Este sitio arqueológico se encuentra a unos 35 km al suroeste de la ciudad de Rodas.

Se construyó en tres niveles siguiendo el sistema de cuadrículas hipodérmicas: 

- En la cima de la colina, se encuentra el Templo de Atenea y la Acrópolis.

- El nivel medio era la parte principal de la ciudad, con las casas de los habitantes.

- En el nivel más bajo, puedes descubrir otro templo y la fuente dórica.

El sitio arqueológico de Kamiros, en Rodas
El sitio arqueológico de Kamiros, en Rodas

Manantiales de Kallithea

Los manantiales están situados al este de la isla, a nueve km de la ciudad de Rodas. Inaugurados en el año 1929, los manantiales eran famosos por las propiedades curativas y terapéuticas del agua de manantial de Kallithea.Posteriormente, los manantiales fueron dejados en estado de decadencia durante muchos años para finalmente reabrirse en el año 2007.

Podrás visitar los edificios, descubrir los hermosos suelos de mosaico y admirar una magnífica vista al mar. Hay una pequeña playa con tumbonas, sombrillas y un restaurante. Es una de las playas privadas más famosas de Rodas. Es un lugar de muchas exposiciones de arte y conciertos y ha sido empleada como sede de filmaciones.

Tsambika Monastery

Es una pequeña iglesia bizantina construida en la cima de la montaña. Hay que subir más de 300 escalones para llegar. Tendrás una magnífica vista de la playa de Tsambika y de la mayor parte de Rodas. 

La iglesia está dedicada a la Virgen María. Según la tradición las mujeres que no pueden quedar embarazadas se subían aquí descalzas para rezar a la Virgen María. Si se quedaban embarazadas, tenían que llamar a sus bebés Tsambikos para un niño y Tsampikas para una niña.

La isla de Rodas, una maravilla mediterránea