Martes 25.06.2019
ENTREVISTA | NOCTURNA SE CREó EN 2009, EN PLENA CRISIS

Irina C. Salabert, editora de Nocturna: "No concibo la literatura sin librerías"

Damos continuidad a la serie de entrevistas con editores independientes en tiempos de crisis, una suerte de héroes contemporáneos. En esta ocasión, entrevistamos a Irina C. Salabert, editora de Nocturna Ediciones.

Irina C. Salabert
Irina C. Salabert

Irina C. Salabert es una madrileña nacida en 1990 que, además de editora, es traductora de inglés. En 2009, junto al crítico literario y profesor Luis de la Peña, creó Nocturna Ediciones, un proyecto que, al cabo de cuatro años, es una realidad tangible. En la entrevista nos habla de sus colecciones, de su experiencia editorial, de la crisis y de sus efectos en el mundo de los pequeños editores, y, como no podía ser de otro modo en una joven editora, del futuro.

NT: ¿Cómo nace la editorial y con qué objetivos?

Irina C. Salabert: Nace en 2009 con el objetivo de aunar dos aspectos fundamentales en todo proyecto editorial: lo literario y lo comercial, y hacerlo dirigiéndose a un público tanto adulto como juvenil.

NT: ¿Con qué colecciones cuenta?

ICS: Tenemos tres líneas: de un lado, la colección "Noches Blancas", dedicada a la narrativa a partir del siglo XIX, tanto extranjera como española. Aquí hemos publicado a autores de la talla de Charles Dickens (de su novela La tienda de antigüedades hicimos una edición íntegra con las ilustraciones originales), Alexandre Dumas hijo (La dama de las camelias, con láminas a color y prefacio de Maurois) y Eduard von Keyserling (de él tenemos más de cinco novelas, todas muy lampedusianas), además de otros más actuales, como Julien Gracq (dos nouvelles suyas sobre la espera: El rey Cophetua y La península), Hanna Krall (de la que fuera guionista de Kieślowski hemos publicado Rey de corazones, novela que versa sobre una búsqueda en el contexto de la Shoah) o Bulbul Sharma (cuentos divertidísimos protagonizados por mujeres de la India: Mis santas tías), por citar a algunos. De otro, "Literatura Mágica", dedicada a la narrativa juvenil. Destacaríamos a James Dashner (su serie El corredor del laberinto, traducida a más de veinte idiomas, se lleva a la gran pantalla en 2014), Ilsa J. Bick (la exitosa trilogía Cenizas), Polly Shulman (en cuya novela, El legado de los Grimm, DreamWorks se está basando para una película de animación), Diana Wynne Jones (entre nuestros títulos: La casa de los mil pasillos, ambientado en el mundo de El castillo ambulante) y A.C.H. Smith (su novela Dentro del laberinto sonará a quienes hayan visto la película de Jim Henson con Jennifer Connelly y David Bowie como protagonistas). Y, por último, "Vidas Contadas", integrada por textos biográficos de toda índole: memorias (las de Kiki de Montparnasse, relativas al París de los años veinte, y las del japonólogo Donald Keene), cartas y diarios (Lewis Carroll).

NT: ¿Tenéis una "política de autor" o eso queda para las grandes editoriales?

ICS: Nuestro catálogo reúne más autores extranjeros que españoles; pero sí, procuramos conservar a aquellos en los que más creemos. Sin embargo, con frecuencia ocurre que un autor tuyo tiene éxito y su siguiente novela se la lleva una grande porque puede pagar más. Esto a nosotros ya nos ha pasado con un escritor de libros juveniles.

NT: ¿De qué títulos se siente la editorial especialmente "orgullosa"? ¿Ha contado con algún "éxito de ventas"?

ICS: Personalmente, casi diría que siempre me siento más orgullosa de los libros que vamos a publicar que de los que hemos sacado ya, porque es después de contratarlos cuando más posibilidades nos ofrecen (¿qué tipo de edición podemos hacer, con qué traductor, qué cubierta, y si añadimos…?) y cuando pienso que no estamos haciendo un mal trabajo. Hemos vendido bastante bien La tienda de antigüedades, de Dickens, sobre todo debido a que su publicación coincidiese con el bicentenario del autor, ya que eso provocó que apareciese en medios de toda índole. En la actualidad estamos preparando la cuarta edición. Asimismo, nos está yendo muy bien con la trilogía juvenil El corredor del laberinto, de James Dashner. Aunque las ventas aceleradas de estos últimos meses (hemos reimpreso recientemente y dentro de nada tendremos que volver a hacerlo) se deben, claramente, a la película, con esta serie ha habido mucho boca a boca desde el principio porque es adictiva y original, no otro clon más de un superventas, como sucede a menudo en la literatura juvenil actual.

NT: El fondo de Nocturna está nutrido de escritores de distintas nacionalidades y tradiciones, con cierta preferencia por algunos clásicos del siglo XX. Esa diversidad ¿se sustenta en una cierta "línea editorial" o tiene mucho de azarosa?

ICS: Me gustaría pensar que responde a una línea editorial. Hemos rechazado algunos libros que nos gustaban, pero que no considerábamos que encajaran con el resto.

NT: ¿Cómo ves el panorama editorial con la crisis como telón de fondo?

ICS: Cambiante, desalentador, caótico, aunque sin duda podría ser peor. Podríamos tener el 21% de IVA.

NT: ¿Estamos ante una crisis de lectores o ante una crisis de poder adquisitivo de los lectores?

ICS: España siempre ha sido un país crítico en materia de lectores y educación. Ahora, claro, padece una crisis de poder adquisitivo.

NT: ¿La librería sigue siendo un instrumento imprescindible en el circuito editor-lector o es inevitable rendirse al dominio de las grandes superficies?

ICS: No concibo la literatura sin librerías; no obstante, atravesamos un momento muy difícil tanto para las independientes como para las grandes superficies y cadenas (¿acaso no podría pasarles lo que a Borders en Estados Unidos?) y puede que al final la clave esté en reinventarse. Muchas ya lo están haciendo: convirtiéndose en librerías-café o bar, espacios de tertulia, reservando zonas para presentaciones y/o exposiciones, ejerciendo una muy buena comunicación en sus redes sociales para acceder mejor a los lectores…

"Si bien otros años, el Gobierno destinó más de 25 millones de euros a las bibliotecas públicas, este año el presupuesto ha sido de cero".

NT: ¿Y las bibliotecas públicas? ¿Tenéis acceso a ellas?

ICS: A través de nuestra distribuidora y de algunas librerías que venden directamente a las bibliotecas públicas. Es importante recordar que, si bien otros años el Gobierno destinó más de 25 millones de euros a las bibliotecas públicas, este año el presupuesto ha sido de cero. Esto, lógicamente, repercute en la adquisición de nuevos títulos.

NT: ¿En qué medida está afrontando la editorial el "horizonte digital"? ¿Tu editorial se ha lanzado a la edición de e-book?

ICS: Siempre contratamos los derechos digitales de las obras que publicamos y tenemos todos nuestros títulos digitalizados, pero aún no hemos comercializado ninguno. Cuando lo hagamos, esperamos que sea con el mejor formato posible y a un precio que ronde los cinco euros.

NT: ¿Consideras necesaria una política de ayudas y subvenciones de las Administraciones? ¿Cuál es vuestra experiencia?

ICS: Sí, por supuesto: al igual que hay ayudas para productos básicos como el aceite de oliva, debe haberlas para un sector tan vulnerable como es el del libro. Lamentablemente, las subvenciones han bajado muchísimo en cuestión de dos años y nosotros nunca las tenemos en cuenta a la hora de decidir si editar un libro; las pedimos, claro, y si las conceden, siempre se reducen los riesgos al publicarlo. Las ayudas a traducciones que dan otros países para nosotros sí son fundamentales, pues de otro modo hay idiomas de los que difícilmente podríamos traducir obras extensas.

En el LIBER de hace un par de años, recuerdo que una traductora del noruego comentó que en Noruega hay una ayuda a la edición que consiste en que, por cada título publicado, el Gobierno compra 2.000 ejemplares para bibliotecas. Este tipo de iniciativas son envidiables.

NT: ¿Están determinando los grandes grupos editoriales la omnipresencia del best-seller, de los libros  pensados para grandes públicos, en librerías y grandes almacenes y ocupando con ellos el espacio de la buena literatura?

ICS: No. Los grandes grupos también comercializan buenos libros, así como malos las pequeñas editoriales. Sí es verdad que ahora mismo hay más preocupación que nunca por encontrar un best-seller que ayude a salir del paso; eso es comprensible, claro, aunque también puede ir en detrimento de buenas propuestas, hacer que se queden sólo en eso por ser arriesgadas.

NT: ¿Cómo pueden "defenderse" de esa política las pequeñas editoriales independientes? ¿Puede ser una vía el asociacionismo, la negociación colectiva con librerías?

ICS: Puede ser. El modelo Contexto (Contexto de Editores), sin ir más lejos, ha funcionado muy bien porque se ha hecho con inteligencia.

"Nuestro objetivo principal es resistir la crisis a través de un fondo editorial y unas cuantas novedades muy seleccionadas".

NT: ¿Con qué perspectivas y con qué objetivos estáis trabajando a corto y medio plazo?

ICS: Nuestro objetivo principal es resistir la crisis a través de un fondo editorial y, de momento, unas cuantas novedades muy seleccionadas. Seguimos arriesgando, pero medimos más los gastos y la posibilidad de beneficios con la intención de que ninguna novedad se convierta en un lastre para el resto del catálogo.

NT: ¿Con qué novedades afrontáis la nueva temporada literaria tras el verano? 

ICS: Hemos publicado La sinfonía del lobo, de Marius Daniel Popescu, novela escrita en segunda persona y ambientada mayoritariamente en la Rumanía de Ceaucescu. El autor, que con ella ganó el premio Robert Walser, estuvo en España este otoño para presentarla. A finales de noviembre publicaremos la nouvelle En un rincón tranquilo, de Keyserling, protagonizada por un niño que es testigo de cómo la guerra (la Primera Guerra Mundial) desmorona todo a su alrededor. Y para después tenemos preparados libros juveniles y, en Noches Blancas, una novela fabulosa que nos ha entusiasmado: El corazón de la piedra, de José M.ª García López, en la senda de Marguerite Yourcenar y Robert Graves.

Entrar en la web de Nocturna Ediciones.

Comentarios