lunes. 04.03.2024

El origen de esta civilización se centra alrededor del año 2600 antes de nuestra era en el sureste de México, la cual creció en los siguientes tres milenios hasta convertirse en una de las más importantes de Mesoamérica. Construyeron templos en forma de pirámides y desarrollaron sistemas astronómicos y de calendario muy precisos.

Su principio es más complejo de lo que las actuales teorías sostienen, afirman los investigadores. Se cree que la legendaria ciudad maya de Ceibal es al menos 200 años más antigua que la de La Venta, el punto olmeca más cercano a ella, y las similitudes entre Ceibal y La Venta, como pirámides escalonadas, hacen pensar que los mayas fueron influenciados por los olmecas. 

Hay dos grupos de opinión en lo que se refiere a los comienzos de esta milenaria civilización,  los que afirman que se desarrolló de manera independiente, y los que dicen que fueron influenciados por la civilización olmeca.

Sin embargo, hay investigadores que afirman que la ciudad maya de Ceibal es al menos 200 años más antigua que La Venta, el punto olmeca más cercano a ella, lo que sugiere que estos inicios no están del todo claros.

Se cree que la legendaria ciudad maya de Ceibal es al menos 200 años más antigua que la de La Venta, el punto olmeca más cercano a ella

En aquellos días no había un sentido claro de unidad cultural, sino grupos diferentes que interactuaban de manera más compleja como los olmecas y otros grupos de las cuales los más importantes, fueron los Mayas del Bajío.

Las similitudes entre Ceibal y La Venta entre las que se incluyen pirámides escalonadas y rituales ceremoniales han llevado a que muchos piensen que los mayas fueron influenciados fuertemente por los olmecas. Sin embargo, las excavaciones en la ciudad de Ceibal durante siete años, encontraron la evidencia de que el complejo piramidal central de la ciudad no fue diseñado en un inicio de la manera en la que se conoce ahora. La estructura fue originada como una plataforma que fue renovándose con el paso de los años con losas nuevas colocadas encima de las más viejas, lo que ayudó a crear esa estructura escalonada.

Estos descubrimientos, además de replantear el origen de la civilización maya, también sugieren que su evolución pudo haberse desarrollado por medio del contacto con muchos otros grupos de culturas prehispánicas antiguas.

Antes de que los mayas se establecieran en algunas regiones de América Central, existían pueblos originarios, como los otomíes y otoncas, que ocuparon el territorio en migraciones anteriores. 

Antes de que los mayas se establecieran en algunas regiones de América Central, existían pueblos originarios, como los otomíes y otoncas

Templo de Kukulkán, Chichén Itzá
Templo de Kukulkán, Chichén Itzá

Este, suele ser considerado como el origen de los mayas, aunque aún hoy en día existen debates al respecto de la naturaleza del origen de esta cultura. La producción del maíz y la influencia de los olmecas, fueron muy importantes para su desarrollo. De ahí que se basaran en estos aspectos y en adelantos tecnológicos de las culturas que les habían precedido. 

El área ocupada por los mayas puede ser dividida en dos regiones. La de las tierras altas, área cubierta hoy por El Salvador y Guatemala, estaba orientada hacia el Pacífico, y a pesar de tener buenas condiciones naturales, no tuvo mucha importancia para la construcción de la civilización maya. 

Es común dividir el proceso de construcción de la civilización maya en una primera fase (317-987) y una segunda (987-1697). En esta última fase, se presentó el abandono de un buen número de ciudades por razones hasta ahora desconocidas. La primera fase se habría iniciado en el 317 d. C., y tomando como referencia el objeto más antiguo maya encontrado hasta hoy, se sabe que esta civilización ya existía antes de 317, pero no se dispone aún de información precisa respecto a dicho período, por lo que el pasado y origen certero de los mayas es, aun hoy en día, un tanto confuso.

El incierto origen de la cultura maya