sábado 27/11/21
fportada
Astarté

La prostitución se ha practicado en toda la cultura antigua y moderna. Ha sido descrita como “la profesión más antigua del mundo” y, a pesar de los constantes intentos de regulación, continúa casi sin cambios.

La prostitución es la práctica de mantener relaciones sexuales con otras personas a cambio de dinero u otros beneficios económicos. Es ejercida mayoritariamente por mujeres, mientras que los clientes son mayoritariamente hombres. También existe, en menor medida, la prostitución masculina, donde los clientes también son generalmente varones.

El término prostitución proviene del latín prostitutio, que tiene el mismo significado que el actual y que a su vez proviene de otro término latino, prostituere, que significa literalmente exhibir para la venta.

Prostitución y biblia

f24La Biblia también hace una referencia en el Génesis, 38, donde Tamar se hace pasar por prostituta en una carretera y es contratada por Judá, aunque en esta alegoría no lo hace por otro motivo que el quedar embarazada de éste.

La prostitución era un lugar común en el antiguo Israel. Hay varias referencias a la prostitución en la Biblia hebrea. La historia bíblica de Judá y Tamar (Génesis 38: 14-26) proporciona una descripción de la prostitución practicada en ese período de tiempo.

En esta historia, la prostituta espera al lado de una carretera el paso de los viajeros. Se cubre la cara para identificarse como una prostituta. En lugar de que le paguen en dinero, pide un cabrito. Esto habría sido el equivalente a un alto precio, lo que demuestra que solo el rico propietario de numerosos rebaños podría haber pagado un solo encuentro sexual.


El mundo de los eunucos


Según este sistema, si el viajero no lleva su ganado con él, debe entregarle los objetos de valor a la mujer como depósito hasta que se le entregue un cabrito. La mujer de la historia no era una prostituta legítima, pero en realidad era la nuera viuda de Judá, que trató de engañarlo para que la impregnara.

f23El Código de Hammurabi

Sin embargo, dado que logró hacerse pasar por una prostituta, se puede suponer que su conducta representa con precisión el comportamiento de una prostituta en la sociedad durante ese período de tiempo.

En una historia bíblica posterior, encontrada en el Libro de Josué, una prostituta en Jericó llamada Rahab ayudó a los espías israelitas brindándoles información sobre la situación sociocultural y militar actual. Rahab estaba bien informada en estos asuntos debido a su popularidad con los nobles de alto rango.

Los espías israelitas, a cambio de esta información, prometieron salvarla a ella y a su familia durante la invasión militar planeada, solo si mantenía en secreto los detalles de su contacto con ellos.

Dejaría un letrero en su residencia que indicaba a los soldados que avanzaban que no atacarían a las personas que estaban dentro. Cuando el pueblo de Israel conquistó Canaán, ella se convirtió al judaísmo y se casó con un miembro prominente del pueblo.

En el Libro de Apocalipsis, la ramera de Babilonia se llama “Babilonia la Grande, la madre de las prostitutas y las abominaciones de la tierra”. Sin embargo, la palabra “puta” también podría traducirse como “Idolatress”.

La primera prostituta babilónica estaba en un lugar llamado Hinchinopolises, que surgió de la familia de Hinchin. En ese momento, Hinchinapolis era el centro de atracción para todos los viajeros que descansaban en compañía de las mujeres de la familia, que perfeccionaban el arte de la satisfacción.

Algunos pergaminos antiguos podrían decirnos que el significado de Hinchin proviene del hebreo Hinam, que significa libre, porque los hombres de la familia se ofrecerían gratis.


Harenes masculinos y femeninos


LA PROSTITUCIÓN EN LA EDAD ANTIGUA

f22El Antiguo Oriente Próximo era el hogar de muchos santuarios, templos o “casas del cielo”, que estaban dedicadas a varias deidades. Estos santuarios y templos fueron documentados por el historiador griego Heródoto, donde la prostitución sagrada era una práctica común.

Desde que existen registros históricos encontramos la prostitución como un oficio y su origen se remonta al siglo XVIII a.C. en la antigua Mesopotamia, donde ya existían ciertas “leyes” que protegían a las mujeres que realizaban este trabajo. El Código de Hammurabi, ya regulaba los derechos de herencia de todas las prostitutas. Como vemos, en la antigua Mesopotamia se reconocía la necesidad de proteger los derechos de propiedad de las prostitutas. En el Código de Hammurabi se hallan apartados que regulan los derechos particulares de las hieródulas.

Por su parte, los antiguos historiadores Heródoto y Tucídides documentan la existencia en Babilonia de la obligación para todas las mujeres, al menos una vez en su vida, de acudir al Templo de Ishtar para practicar sexo con un extranjero como muestra de hospitalidad, a cambio de un pago simbólico.

Registros sumerios, que datan del año 2.400 a. C., son la primera mención registrada de la prostitución como ocupación. Estos describen un burdel del templo operado por sacerdotes sumerios en la ciudad de Uruk. Este kakum o templo estaba dedicado a la diosa Ishtar y era el hogar de tres grados de mujeres:

  1. Al primer grado de mujeres solo se les permitía realizar rituales sexuales en el templo.
  2. El segundo grupo tenía acceso a los terrenos y atendía a los visitantes, y la tercera y más baja clase vivía en los terrenos del templo.
  3. La tercera clase también era libre de encontrar clientes en las calles.

En la región de Canaán, una parte significativa de las prostitutas del templo eran hombres. Esto también se practicó ampliamente en la isla de Cerdeña y en algunas de las culturas fenicias, generalmente en honor de la diosa Ashtart.

Los fenicios y griegos de la Edad del Bronce también la practicaban en honor a Astarté, la diosa de la fertilidad y la madre naturaleza. Incluso en Israel se realizaba, aunque estaba prohibida por la ley judía.

Fenicia tenía una situación compleja, ya que atendía a las creencias religiosas de esa civilización mediterránea. Según la tradición, solían realizarse ciertas ceremonias en honor a la diosa de la fecundidad, donde las mujeres se golpeaban a sí mismas y luego ofrecían sus cabellos a la diosa.

Quien no quería perderla, debía acudir a un lugar reservado, donde sólo podían entrar ellas y personas extranjeras. En ese sitio estaban obligadas a entregarse la cantidad de veces que fuesen requeridas, y con la recaudación obtenida se adquirían diferentes ofrendas para la misma diosa.

Presumiblemente bajo la influencia de los fenicios, esta práctica se desarrolló en otros puertos del mar Mediterráneo, como Erice en la isla de Sicilia, Locri Epizephiri, Croton, Rossano Vaglio y Sicca Veneria. Otras hipótesis incluyen Asia Menor, Lidia, Siria y los etruscos.

f21

También en la Edad Antigua, la prostitución estaba bien presente en las islas de Cerdeña y de Sicilia, así como en varias culturas fenicias, en las que se practicaba como rito religioso en honor de Astarté.

Se sabe que la prostitución sagrada y clasificaciones similares para mujeres existían en Grecia, Roma, India, China y Japón. Tales prácticas llegaron a su fin cuando el emperador Constantino en el año 320 d. C. destruyó los templos de la diosa y reemplazó las prácticas religiosas con el cristianismo.

GRECIA Y LA PROSTITUCIÓN

La prostitución fue, desde la Época Arcaica, una actividad común en la vida cotidiana de las ciudades griegas más importantes. Particularmente en las zonas portuarias, daba trabajo, de forma legal, a un número significativo de personas, constituyendo una actividad económica de primer nivel. Ejercida tanto por hombres jóvenes como por mujeres de todas las edades, la clientela era mayoritariamente masculina.


El harén del palacio Topkapi


Tanto mujeres como niños se dedicaban a la prostitución en la antigua Grecia. La palabra griega denominar a una para prostituta es porne, derivada del verbo pernemi que significa vender. La palabra en español pornografía, y sus corolarios en otros idiomas, derivan directamente de la palabra griega porne.

f20Las pórnai eran, normalmente, esclavas propiedad de un proxeneta. Este propietario podía ser un ciudadano y también un o una meteco, para el que ese negocio constituía una fuente de ingresos como cualquier otra y por el que tenía que pagar un impuesto proporcional a los beneficios que le generaba.

En la época clásica, las pórnai son esclavas de origen bárbaro; a partir del período helenístico, se incorporan al gremio muchas jóvenes esclavas, que solo dejarían de serlo cuando fuesen adoptadas por su amo. Su trabajo se desarrollaba en los prostíbulos, generalmente en los barrios conocidos por esta actividad, tales como El Pireo que era el puerto de Atenas o el Cerámico de Atenas. Son frecuentadas por los marinos y los ciudadanos pobres.

Las prostitutas independientes trabajaban directamente en la calle. Estas prostitutas son de orígenes diversos: mujeres metecas que no encuentran otro empleo en la ciudad de llegada, viudas pobres, antiguas pornai que han logrado independizarse.

En Atenas, debían estar registradas y pagar un impuesto. Se puede, también, incluir en esta categoría a los músicos y bailarinas que ofician en los banquetes masculinos. Aristóteles, en la Constitución de los atenienses, menciona entre las atribuciones específicas de diez magistrados que tenían elcargo de velar porque «las instrumentistas de flauta, de lira y de cítara no sean alquiladas por más de dos dracmas por noche»; queda así claro que los servicios sexuales eran claramente parte del alquiler cuyo precio, a pesar del control practicado por los astynomes, tiende a ser más elevado cuanto más corre el tiempo.

Las heteras constituyen la categoría más alta entre las prostitutas. A diferencia de las otras, no ofrecen solamente servicios sexuales y sus prestaciones no son puntuales.

Las prostitutas pueden ser mujeres independientes y a veces influyentes. Se les exigió que vistieran vestidos distintivos y tuvieron que pagar impuestos.

f19

Algunas prostitutas en la antigua Grecia, como Lais de Corinto, eran tan famosas por su compañía como su belleza, y algunas de estas mujeres cobraron sumas extraordinarias por sus servicios. Era conocida como la mujer más hermosa de toda la región.

Solón instituyó el primero de los burdeles de Atenas en el siglo VI a. C, y con las ganancias de este negocio construyó un templo dedicado a Afrodita Pandemos, diosa del placer sexual.

En la isla de Chipre y en Corinto, se practicaba un tipo de prostitución sagrada, donde el templo contaba con más de mil prostitutas, según Estrabón.

En Grecia en general, vemos tres categorías de prostitución:

Chamaitypa`i – quienes trabajaban en el exterior.

Gephyrides – aquellas que trabajaban cerca a los puentes.

Perepatetikes – las que trabajaban en las calles, donde encontraban a sus clientes para luego ir a sus hogares.

f18En el caso de la prostitución masculina, eran principalmente los hombres adolescentes los que realizaban este trabajo, quienes lo hacían en burdeles atenienses. Sin embargo, ellos sí solían ser esclavos pues los hombres libres podían perder sus derechos si lo hacían en la edad adulta. Sin embargo, no estaba prohibida la homosexualidad, sólo el hacerlo por dinero.

En el siglo V, Ateneo nos informa que el precio era de un óbolo, un sexto de dracma que era el equivalente al salario de un trabajador ordinario.


Los vikingos y su sexualidad


Tanto en la Antigua Roma, como en la Antigua Grecia, la libertad sexual permitía que este tema no fuese tomado como tabú, sino con total naturalidad. Eran civilizaciones mucho más evolucionadas que la nuestra comprendiendo la sexualidad en todos sus sentidos, incluso con la homosexualidad, pues era venerado el cuerpo humano como belleza, independientemente de ser hombre o mujer, y eso lo podemos apreciar en el arte de la época.

En este período tanto mujeres como hombres jóvenes realizaban la prostitución y todos podían llegar a ser totalmente independientes y libres, pero sí era necesario que utilizaran vestimenta distinta al resto, como también era obligatorio que pagaran impuestos, algo no discriminatorio sino una obligación de los trabajadores.

Tanto la ciudad de Corinto y la isla de Chipre no se quedaban atrás y gracias a Estrabón sabemos que existía una cierta prostitución religiosa en los templos y según sus textos, había más de 1.000 prostitutas.

La ofrenda a las divinidades en forma de mujeres-prostitutas no alcanzó en Grecia una amplitud comparable a la que existió en el Próximo Oriente antiguo; no obstante, se conocen varios casos.

Por un lado, dentro del propio mundo griego, hubo prostitución sagrada en Sicilia, en Chipre, en el reino del Ponto o en Capadocia; por otro, la hubo también en Corinto, cuyo templo de Afrodita alojaba una importante tropa servil, al menos después de la época clásica. Así, en 464 a. C., un tal Jenofonte, ciudadano de Corinto y vencedor de la carrera a pie y del pentatlón en los Juegos Olímpicos, dedicó a Afrodita, en signo de agradecimiento, cien jóvenes mujeres al templo de la diosa.

LA PROSTITUCIÓN EN ROMA

La prostitución en la antigua Roma era legal, pública y generalizada. Incluso los hombres romanos del más alto estatus social eran libres de involucrar a prostitutas de cualquier sexo sin incurrir en desaprobación moral, siempre que demostraran autocontrol y moderación en la frecuencia y disfrute del sexo.

f17

La literatura latina también se refiere a menudo a las prostitutas. Las prácticas del mundo real están documentadas por disposiciones de la ley romana que regulan la prostitución. Las inscripciones, especialmente los grafiti de Pompeya, descubren la práctica de la prostitución en la antigua Roma.

Las prostitutas desempeñaron un papel en varias celebraciones religiosas romanas, principalmente en el mes de abril, sobre las cuales presidió la diosa del amor y la fertilidad Venus. Si bien la prostitución fue ampliamente aceptada, las prostitutas a menudo se consideraban vergonzosas.

La mayoría eran esclavos o ex esclavos, o si eran liberados por nacimiento relegados a los infames, personas carentes de posición social y privadas de las protecciones que la mayoría de los ciudadanos bajo la ley romana recibían. La prostitución refleja así las actitudes ambivalentes de los romanos hacia el placer y la sexualidad.


Sexualidad y budismo


Una prostituta registrada se llamaba meratrix, mientras que la no registrada se clasificaba en la categoría amplia prostibulae. Hubo algunas similitudes entre el sistema antiguo romano y griego, pero a medida que el Imperio creció, las prostitutas a menudo eran esclavas extranjeras, capturadas, compradas o criadas con el propósito de prostituirse.

f16

La esclavitud en la prostitución a veces se usaba como un castigo legal contra las mujeres libres de delincuencia. Se permitió a los compradores inspeccionar hombres y mujeres desnudos para la venta en privado y no había ningún estigma asociado a la compra de hombres por parte de un aristócrata.

Roma es quizá el “paraíso de la prostitución” por ser algo más que habitual, pero también por la enorme libertad sexual existente, tanto para hombres como para mujeres. Ellos podían tener relaciones con quienes quisieran sin ningún problema, al igual que ellas, aunque en el caso de las mujeres, incluso las casadas, sólo debían mantener una serie de códigos morales y sociales, pero nada les impedía disfrutar al máximo su sexualidad.

f15Las prostitutas romanas eran mujeres muy educadas tanto para dar placer como para mantener una conversación con altura, e incluso había muchas de gran nivel que cobraban grandes cantidades de dinero, pero sólo ofrecían sus servicios para los más altos cargos.

Podemos encontrar en Roma varias clases de prostitutas como las cuadrantarias, llamadas así por cobrar un cuadrante, que serían las prostitutas más bajas de todas. También encontramos las felatoras, que como podemos imaginar, eran llamadas de este modo por ser expertas en el arte de la felación.

Pero la lista de tipos de prostitutas, de acuerdo a sus características y habilidades, sería la siguiente:

Prostituta: entregaba su cuerpo a quien quería.

Pala: era quien aceptaba a cualquier persona que pudiese pagar el precio demandado.

Meretrix: prostituta independiente.

Prostibulae: ejercía sin pagar impuestos y en donde podía.

Ambulatarae: era la prostituta que trabajaba o bien en la calle o bien en el circo.

Lupae: eran quienes ejercían en los bosques de los alrededores de la ciudad.

Bastuariae: ejercía la prostitución en los cementerios.

Delicatae: tenía clientes poderosos como generales o senadores.

En todos los casos, las prostitutas de la Antigua Roma solían ser mujeres independientes y en ciertos casos, influyentes, aunque debían vestir un vestido púrpura que las diferenciaran del resto de mujeres, además de tener que pagar impuestos por desarrollar su actividad.


La sexualidad romana


Son prostitutas famosas de la Antigua Roma, encontramos en las diversas fuentes históricas que llegaron a nuestros días nombres como Julia, la hija del Emperador Augusto, Agripina e incluso a Mesalina, la esposa del Emperador Claudio, pues era frecuente que las mujeres de alta alcurnia ejercieran la prostitución por placer.

Este es el caso de Mesalina, que según cuentan los relatos, realizó una apuesta con una prostituta y por ello se acostó en un solo día con una Centuria completa.

De todos modos y pese a la cantidad de sitios donde se ejercía la prostitución, el lugar preferido por la mayoría era los baños públicos, pues allí podían ofrecer sus servicios a hombres y mujeres sin excepción.

f14

Como dato curioso, podemos añadir que en el año I d.C., según los registros encontrados en Roma, había inscritas 32.000 prostitutas en la capital del Imperio y a todas ellas les fue entregada la licencia para ejercer el oficio, conocida como “Licentia Stupri”.

La prostituta era un personaje sugestivo en la literatura de la antigua Roma. Era muchas veces invocada como recurso literario, una metáfora para lo corrompido. Eran notadas por su vestimenta, vestidos de colores chillones hechos de lino transparente. También se distinguían por usar una toga, que eran ropas usadas típicamente por hombres romanos.

Se ha dicho que la prostituta no era ética para el hombre. Para muchos escritores romanos, la prostitución representaba la más degradante forma imaginable de existencia para una mujer, representando lo más profundo de la impureza. Las asociaban con la suciedad, lo que realzaba aún más su bajo rango.

Los proxenetas en la antigua Roma también eran sujetos de infamia. El proxenetismo era el acto de obtener ganancia por las acciones de la prostituta. Esto era mediante el manejo de las mismas, buscando clientes o siendo dueños de un burdel.

Estos tipos de asociaciones con la prostitución eran mirados con desdén y estigmatizados por la sociedad romana. Esto era reflejado claramente en la ley romana: “La ocupación de un proxeneta no es menos degradante que la práctica de la prostitución y el crimen por ello es incluido en las Leges Juliae, como una pena reservada contra el marido que tenga ganancias monetarias por el adulterio de su esposa”.


Los mayas y su curiosa sexualidad


La prostitución en el mundo musulmán

f13En el siglo VII, el profeta Mahoma declaró que la prostitución está prohibida. En el Islam, la prostitución se considera un pecado, y a Abu Mas'ud Al-Ansari se le atribuye decir: “El Apóstol de Alá prohibió tomar el precio de un perro, el dinero ganado por la prostitución y las ganancias de un adivino”.

Sin embargo, la esclavitud sexual no se consideraba prostitución y era muy común durante el comercio de esclavos árabes durante la Edad Media y principios del período moderno. Mujeres y niñas del Cáucaso, África, Asia Central y Europa fueron capturadas y servidas como concubinas en los harenes del mundo árabe.

Según los musulmanes chiitas, el profeta Mahoma sancionó el matrimonio a plazo fijo, llamado muta'a en Iraq y sigheh en Irán, que según algunos escritores occidentales, supuestamente se ha utilizado como una cobertura de legitimación para las trabajadoras sexuales, en una cultura donde la prostitución está prohibida.

Los musulmanes sunitas, que constituyen la mayoría de los musulmanes en todo el mundo, creen que la práctica de nikah mut‘ah fue revocada y finalmente prohibida por el segundo califa sunita, Umar.

Los chiitas consideran todas las relaciones sexuales fuera del matrimonio adecuado como haram. Al igual que los chiitas, los sunitas consideran que la prostitución es pecaminosa y prohibida.

LA INDIA Y LA PROSTITUCIÓN

f11Una tawaif era una cortesana que atendía a la nobleza del sur de Asia, particularmente durante la era del Imperio mogol. Estas cortesanas bailaban, cantaban, recitaban poesía y entretenían a sus pretendientes en mehfils. Su objetivo principal era entretener profesionalmente a sus invitados.

El sexo a menudo era incidental, no se aseguraba contractualmente. Los tawaif más populares o de clase más alta a menudo podían elegir entre los mejores pretendientes. Contribuyeron a la música, la danza, el teatro, el cine y la tradición literaria urdu.

El término devadasi describía una práctica religiosa hindú en la que las niñas se casaban y se dedicaban a una deidad. Ellas estaban a cargo de cuidar el templo, realizar rituales que aprendieron y practicar Bharatanatyam y otras tradiciones clásicas de artes indias.

Este estado les permitió disfrutar de un alto estatus social. La popularidad de la devadasis parece haber alcanzado su máximo esplendor alrededor de los siglos X y XI. El ascenso y la caída en el estado de devadasis corren paralelos al ascenso y caída de los templos hindúes.

Debido a la destrucción de los templos por los pueblos musulmanes, el estado de los templos cayó muy rápidamente en el norte de la India y lentamente en el sur de la India. A medida que los templos se empobrecieron y perdieron a sus reyes patronos, y algunos fueron destruidos, los devadasis se vieron obligados a vivir en la pobreza y la prostitución.

Durante el gobierno de la Compañía Británica de las Indias Orientales a fines del siglo XVIII y principios del XIX, era bastante común que los soldados británicos se dedicaran a la prostitución interétnica en la India, donde visitaban frecuentemente a bailarinas indias locales.

A medida que las mujeres británicas comenzaron a llegar a la India británica en gran número, desde principios hasta mediados del siglo XIX, se hizo cada vez menos común que los soldados británicos visitaran a las prostitutas indias, y el mestizaje fue despreciado por completo después de los eventos de la rebelión de la India en el año 1857.


La sexualidad en la época victoriana


LA PROSTITUCIÓN EN LOS PUEBLOS MESOAMERICANOS

f10Entre los aztecas, Cihuacalli era el nombre dado a los edificios controlados donde la prostitución era permitida por las autoridades políticas y religiosas. Cihuacalli es una palabra náhuatl que significa Casa de las mujeres. El Cihuacalli era un recinto cerrado con habitaciones, todas con vistas a un patio central.

Había una estatua de Tlazolteotl en el centro del patio, la diosa de la purificación, baños de vapor, comadronas, suciedad y una patrona de los adúlteros. Las autoridades religiosas creían que las mujeres deberían trabajar como prostitutas, si lo deseaban, solo en esos locales custodiados por Tlazolteotl.

Se creía que Tlazolteotl tenía el poder de incitar a la actividad sexual, mientras limpiaba el espíritu de tales actos. Bernal Díaz describió a numerosas prostitutas entre los aztecas, así como a sacerdotes solteros del templo que se dedicaban a la sodomía.

Las prostitutas incas estaban segregadas de otras personas y vivían bajo la supervisión de un agente del gobierno.

f9

Era algo común la prostitución en el Imperio Azteca. Eran conocidas como “āhuiyani”, una forma eufemística de decir “tener lo necesario o estar feliz”. Las autoridades políticas y religiosas permitían la prostitución siempre que se realizara junto a los caminos o en los edificios destinados para tal fin, conocidos como “Cihuacalli, si bien las mujeres que ejercían cobraban dinero por ello, no tenían un estatus social elevado, sino todo lo contrario.

Mientras tanto, en la América precolombina, las prostitutas del pueblo azteca se clasificaban entre aquellas que se prostituían como parte de un intercambio económico, y las que cumplían una función ritual como acompañantes de los guerreros, con quienes tenían la posibilidad de casarse.

La Edad Media

Es una época histórica de grandes contradicciones respecto a la prostitución. Es un período histórico dominado por la Iglesia y la “fornicación” es considerada un pecado. Pero por otro lado, existía una cierta tolerancia universal por parte de todos, incluyendo las autoridades religiosas.

f8Así lo vemos en diversos Estados de gran poder como Venecia, cuyo Gran Consejo en el año 1358 declaró quela prostitución es absolutamente indispensable para el mundo”. Incluso la Iglesia la permitió en algunos sitios, aunque era necesario que se distinguiesen de las “mujeres decentes”, por lo que su vestimenta era diferente a las de las demás.

En Florencia por ejemplo, era frecuente que llevasen campanas en sus sombreros y guantes, en tanto que en Milán llevaban un manto negro. Muchas otras ciudades observaron el negocio y crearon burdeles para generar ingresos a través del oficio más antiguo del mundo, gestionándolos el mismo Estado.

No fue fácil para las prostitutas, pues muchos Estados se esforzaron por erradicarlas por completo desterrándolas o enviándolas a zonas suburbanas que pronto se convirtieron en barrios marginales, aunque esto no detuvo el ejercicio de la prostitución pues la demanda era demasiado grande, incluyendo personas de la nobleza o incluso a miembros del clero.

Durante la Baja Edad Media la prostitución fue objeto de críticas morales y una reglamentación más o menos permisiva. La prostitución podía estar confinada en determinados barrios y estar restringida en determinadas fechas, como la Semana Santa.

La erradicación de la prostitución no se concebía posible, dado lo inevitable del pecado, y su papel de mal menor que evitaba que el deseo irrefrenable de los varones fuera en contra del honor de las doncellas y las mujeres respetables y se consideraba que evitaba la homosexualidad.

Algunos burdeles eran regentados por los propios municipios, y desde mediados del siglo XIV, estos concejos o asambleas de vecinos regulaban la prostitución arrendando los establecimientos a los padres de la mancebía que controlaban rigurosamente a las prostitutas, que debían ser solteras, con buena salud y someterse regularmente a inspecciones sanitarias y de higiene corporal. Entre los padres de la mancebía se encontraban caballeros de alto rango que participaban en un negocio muy lucrativo.

El mayor barrio de prostitutas en la Edad Media estaba en Valencia

La prostitución en el Renacimiento

El Renacimiento es conocido por el surgimiento de una nueva concepción del mundo respecto al ser humano, aunque en realidad se retomasen ciertos valores de la antigüedad que se habían perdido durante la Edad Media.

f7

Esta transformación es apreciable incluso en la prostitución, aunque debemos recordar que de todos modos, la sexualidad aún seguía siendo un tema “tabú” debido a la fuerte asociación entre los Estados y la Iglesia, aunque ésta ya no ejercía tanta presión sobre aquellos como en siglos anteriores.

La prostitución se continuaba observando como un “mal necesario para satisfacer necesidades básicas de las personas, especialmente hombres, teniendo en cuenta el contexto histórico, aunque surge una nueva condición: no se podía ejercer con judíos, sino siempre con cristianos, especialmente en territorio español.

Hacia finales del siglo XV se endureció la visión negativa de la prostitución. Un brote de sífilis en Nápoles durante el año 1494, que más tarde se extendería por Europa, podría haber tenido origen en el intercambio colombino.

La presencia de otras enfermedades de transmisión sexual a principios del siglo XVI emergió la asociación entre prostitutas, plagas y contagio, causando la prohibición de la prostitución y los burdeles por parte de las autoridades seculares.

El derecho canónico definía una prostituta como " La prostituta era considerada una “puta…“una mujer promiscua, independientemente de elementos económicos y disponible para la lujuria de muchos hombres”. Se asociaba estrechamente con la promiscuidad.

La prostitución en la Época Moderna

En la Época Moderna sucede algo muy particular y prácticamente desaparece la figura de la “prostituta”, pero aparece una figura que se asimila a cortesana.

Sin embargo, debemos tener cuidado al equiparar una cortesana con una prostituta, pues este paralelismo se comienza a realizar en el siglo XIX, la cortesana era simplemente un miembro más del séquito del Rey y no necesariamente debían ejercer el oficio, aunque sin duda hay muchas mujeres célebres en esta época.

f6

Uno de los personajes más importantes de esta época es sin duda Ninón, pseudónimo de Anne de Lenclos, quien tuvo más de 5.000 amantes a lo largo de su vida, además de ser una de las más serias confidentes de Luis XIV.

Nació en el año1620 y fue hija del señor de la Douardière Henri de Lenclos, convirtiéndose prontamente en cortesana de la corte de Luis XIII, hasta que en el año 1667 estableció el célebre salón de L`Hotel Sagonne en París, el que era frecuentado por grandes figuras literarias y políticas de la época, donde debemos incluir al joven Arouet, quien más tarde sería conocido como Voltaire y a quien Ninón le legó en su testamento 1.000 coronas para que pudiese ampliar su biblioteca.

Destaca por su cultura, su facilidad con las letras, su gran ingenio y enorme sentido común, le hicieron ganar el respeto no sólo de los intelectuales del momento, sino también del propio Luis XIV, quién solía tener encuentros con ella para solicitar consejos políticos y de quién declaró sobre ella que “Sus contradicciones preservan la urbanidad”.

f5

Pero no sólo Luis XIV le tomó como confidente, sino que también lo hizo la Reina Cristina de Suecia, quien solicitó entrevistarse personalmente con ella para recibir sus opiniones. También podríamos incluir al Cardenal Richelieu entre los interesados en Ninón, quien le ofreció una gran cantidad de dinero por pasar una noche con ella, y aunque la cortesana aceptó el dinero, los rumores afirman que fue otra persona la que se presentó en la habitación del Cardenal.

En grandes capitales como fueron Roma o Venecia, se debió reglamentar el número de cortesanas por la gran cantidad que había, y todas quedaban regidas por una “Reina”, quién se responsabilizaba de hacer cumplir todas las reglamentaciones policiales para que las cortesanas no tuviesen problemas.

La prostitución en los inicios de la Época Contemporánea

En los inicios de la contemporaneidad y debido a la existencia de monarquías en toda Europa, las prostitutas continuaron ejerciendo su oficio como “cortesanas” y en el siglo XIX encontramos algunos nombres muy interesantes, siempre relacionados con reyes del continente.

La primera cortesana de la que debemos hablar es “La Bella Otero”, que fue una de las mujeres más hermosas de la Belle Époque, y prueba de ello es que tanto el Rey Alfonso XIII de España como el Rey Eduardo VII de Inglaterra fueron amantes suyos.

Su infancia fue muy conflictiva, lo que le llevó a abandonar su hogar a los 11 años de edad, dedicándose a viajar con unos cómicos ambulantes portugueses durante seis años, hasta que a los 17 decidió abandonar la compañía y dedicarse a bailar en sitios de mala muerte donde ejerció la prostitución e incluso, se sospecha que la mendicidad.

A los 20 años, uno de sus amantes, un banquero francés al que conoció en Barcelona, le comenzó a promocionar como bailarina en Francia, trasladándose con él a Marsella hasta que le abandonó para promocionarse ella misma. Al poco tiempo se hizo conocida en todo el país, haciéndose célebre tanto por su instinto para la danza, como también por sus orígenes españoles en el ambiente francés, que lo veían como exótico.

f2Lola Montez

Se dedicó también al canto y a la actuación, y fue con este ramo artístico con el que más sensación causó, llegando a interpretar incluso obras como “Carmen” de Bizet o “Nuit” de Nöel. Su carrera aquí despegó, llegando a viajar a Nueva York o Rusia, donde coincidió en el año 1890 con Rasputín, y éste a su vez le presentó de forma discreta al zar Nicolás II que fue su amante.

De este modo llegó al escalón social más alto, donde no sólo fue amante del zar ruso, sino también de los reyes Alfonso XIII de España, Eduardo VII de Inglaterra, Guillermo II de Alemania y Leopoldo II de Bélgica, o del gran industrial estadounidense Cornelius Vanderbilt y el político francés Aristide Briand.

Otra cortesana muy conocida es Lola Montez y sus encantos le harían ocupar un lugar de honor entre las más importantes prostitutas de la historia, fue su enorme influencia política la que le lleva a ocupar este destacado lugar, y todo gracias a Ludwing I, un experto en dilapidar dineros públicos en mujeres, hombres y castillos.

f4Gracias al rey, Lola pudo presentarse en el Teatro Real, y desde ese momento se convirtió en su amante, pero su aventura no sólo quedaba en el lecho, sino que además intercedía en los asuntos políticos y económicos de Baviera, llegando a ser nombrada Condesa de Landsfeld en el año 1847.

Ese mismo momento, un grupo mayoritario de personas influyentes del reino iniciaron una revuelta en contra a las acciones del rey y por supuesto, de Lola Montez. A ella le hicieron salir del país y se trasladó a Estados Unidos en tanto que Ludwing I se vio obligado a abdicar en ese preciso momento.

Lola Montez murió a los 39 años de edad a causa de una neumonía, la que contrajo en su primer paseo tras haber sufrido un derrame cerebral que le había dejado paralizada por un tiempo.

En el siglo XIX se desató una polémica pública tras la aprobación en Francia y más tarde en Reino Unido de leyes de enfermedades contagiosas. Esta legislación obligaba a las mujeres sospechosas de ser prostitutas a someterse a exámenes pélvicos, tanto en Francia y Reino Unido como en sus colonias.

Muchas feministas lucharon por derogar estas leyes, bien porque la prostitución debería ser ilegal y, por lo tanto, no regulada gubernamentalmente, o bien porque forzaba a las mujeres a someterse a exámenes médicos degradantes. La situación era similar en el Imperio Ruso.

El Reino Unido adoptó una política de segregación social en el Raj británico en la India, pero mantuvieron los burdeles llenos de mujeres indias. A finales del siglo XIX y principios del XX, existía una red que prostituía a mujeres chinas y japonesas en países como China, Japón, Corea, Singapur y el Raj británico. También existía una red que prostituía a mujeres europeas en India, Sri Lanka, Singapur, China y Japón durante el mismo periodo.

El destino más común para las prostitutas europeas en Asia eran las colonias británicas de India y Ceilán, donde cientos de mujeres y niñas de la Europa continental y Japón servían a los soldados británicos.

Siglo XX

En 1921, la Liga de las Naciones firmó la Convención Internacional para la Supresión de la Trata de Mujeres y Niños. En esta convención, algunas naciones declararon reservas respecto a la prostitución.

f3Los principales teóricos del comunismo se oponían a la prostitución. Los gobiernos comunistas a menudo tomaron pasos para reprimir la prostitución, aunque la práctica persistió. En los países que siguieron siendo nominalmente comunistas tras la Guerra Fría, especialmente en China, la prostitución siguió siendo ilegal y, sin embargo, común.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los soldados del Imperio del Japón participaron en prostitución forzada durante sus invasiones en Asia Oriental y Sudeste Asiático. El término "mujeres de consuelo" se convirtió en un eufemismo para entre 20.000 y 400.000 mujeres coreanas y japonesas que fueron forzadas a prostituirse en burdeles del Ejército Imperial Japonés durante la guerra.

La Declaración de Viena sobre la eliminación de la violencia contra la mujer, aprobada por la Organización de Naciones Unidas en 1993, reconoce la prostitución como una forma de violencia contra las mujeres. La trata de personas se ha vuelto un tema prioritario para la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), ya que las cifras conocidas dicen que hay cientos de miles de mujeres y niñas que son víctimas de la trata para explotación sexual a través de fronteras internacionales.

La Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer sostiene, en su artículo 6, que los estados partes deberá tomar todas las medidas apropiadas, incluso de carácter legislativo, para suprimir todas las formas de trata de mujeres y explotación en la prostitución de la mujer Considera que la trata de mujeres y la prostitución forzada son formas de violencia contra las mujeres.

Sostiene que las causas fundamentales de la trata con fines de explotación sexual están directamente vinculadas al sistema social de la prostitución. Que la prostitución y la explotación sexual generan el tráfico de personas. También se afirma que los perpetradores gozan de una impunidad generalizada y que las mujeres son objeto de formas extremas de violencia. Por eso proponen desalentar la demanda sexual como forma de prostitución para desmantelar el sistema que utiliza a las mujeres en situación de vulnerabilidad.

El Convenio para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena de Organización de las Naciones Unidas (ONU) establece que los estados no tienen potestad para controlar, perseguir, someter a exámenes médicos, registrar o cobrar impuestos a las personas que estén en situación de prostitución y sí están obligados a perseguir a proxenetas y tratantes, como a generar políticas públicas para quienes quieran salir de la prostitución. También establece que se comprometen a castigar a toda persona que, para satisfacer las pasiones de otra, aun con el consentimiento de tal persona.

A finales del siglo XX emergió el turismo sexual como un aspecto controvertido del turismo occidental y la globalización. El turismo sexual es normalmente llevado a cabo por turistas internacionales provenientes de países más ricos.

Historia de la prostitución