lunes 21/9/20

Historia de los consoladores

Historia de los consoladores

La palabra consolador” viene de la palabra italiana “diletto”, que significa “placer”. Los primeros vibradores eran de piedra, alquitrán, madera, hueso, marfil, piedra caliza, dientes, y otros materiales que podrían tener la forma de penes y que estaban lo suficientemente firme como para ser utilizado como juguetes sexuales con penetración. 

Los consoladores no son tan modernos como piensas. Estos han acompañado a la humanidad desde el principio de los tiempos. Nos encontraremos piezas hechas de cuero hasta las formas, colores y materiales más innovadores y llamativos.

El sexo y la autoestimulación ha sido uno de los terrenos de la existencia humana más analizados y menos comprendidos a lo largo de la historia. Nuestra sociedad existe y no se ha extinguido gracias a ese instinto primario que es el sexo. De hecho algunos pensadores, como Freud, sostienen que la religión, la política o la economía no son más que la careta para ocultar la eterna pulsión que domina los seres humanos.

Hay que decir que incluso nuestros antepasados eran más liberales de lo que somos nosotros hoy. Varios estudios han demostrado ciertas revelaciones de los juguetes y prácticas eróticas en épocas muy anteriores. Además, se muestra como el disfrute sexual de uno mismo, pasa de ser algo natural o estar moralmente mal visto en una época diferente.

Los juguetes sexuales fálicos a lo largo de la historia han permanecido bastante consistentes en apariencia, forma y longitud, y han sido un elemento básico en muchas culturas del mundo durante milenios

El Paleolítico

Científicos alemanes de la universidad de Tubinga encontraron en las cuevas Hohle Fels situada cerca de Suabia. Se conoce como el consolador o dildo más antiguo del mundo. Son falos hechos de piedra perfectamente pulidos, simulando la forma de un pene. 

f1

Tiene una dimensión de unos veinte centímetros de largo por tres de ancho. Es de piedra de légamo que es piedra cenagosa y que se encuentra perfectamente pulida y se calcula que tiene unos 28.000 años. Este primer consolador fue reconstruido a partir de catorce fragmentos que se encontraban juntos.

Antiguo Egipto

La civilización faraónica también destacaba por su afán al sexo. Egiptólogos han descubierto una variedad de papiros, cerámicas y esculturas que muestran varias escenas sexuales anteriores al Kama Sutra. Varias pinturas del antiguo Egipto alrededor del año 3000 a. C., presenta consoladores siendo utilizados en distintas formas. 

f2

Durante la época de los faraones egipcios en el siglo VI a. C., se carecía de los tabúes sexuales, que hoy presiden la sociedad occidental, con lo que el uso de los consoladores era muy habitual entra la población.

Se han encontrado jarrones con dibujos de mujeres utilizando consoladores, tanto analmente como vaginalmente. En dichos dibujos se puede apreciar como las mujeres efectuaban sexo oral a los hombres. El sexo era algo familiar y divertido, que se vivía con todo su esplendor, con lo que se disfrutaba al máximo.

Incluso hay leyendas sobre Cleopatra, también conocida como la boca de los 10.000 hombres por su práctica oral a todo un ejército de soldados romanos o por ser la inventora del famoso vibrador. 

Según dicen, utilizaba una calabaza, la cual rellenaba de abejas. Las vibraciones de las abejas revoloteando en el interior de este fruto las utilizaba para darse placer a sí misma.

También utilizó un rollo de papiro y lo lleno de abejas vivas. El revoloteo de sus alas lo hacían mover y le producían placer.

El Oriente Medio

En esta zona del mundo, en la antigüedad, también existía la figura del consolador, aunque variaba la forma de fabricarlo. Estos consoladores estaban hechos en esta zona del mundo con heces de camellos secas y recubiertas de resina. Eran sumamente resistentes y suaves al tacto.

La Antigua Grecia

Después de la Edad de Piedra, los antiguos griegos no miraban al mundo exterior en busca de inspiración sexual en términos de sus falos artificiales, sino al interior de la cocina. Una de sus prácticas sexuales más notorias era el uso de consoladores hechos completamente de pan “baguettes”, esencialmente.

Este consolador fue evolucionando hasta la Antigua Grecia, donde recibió el nombre de Olisbo. Estos eran los consoladores con forma de pene con los cuales se buscaba la satisfacción propia como para enriquecer las relaciones sexuales. En principio, estaban hechos de piedra, pero con el tiempo se fabricaban de cera, cuero o madera, lubricados con aceite de oliva.

f3

La imagen más antigua que referencia inequívocamente el uso de lo que hoy se conoce como consolador, es un vaso griego del siglo VI, en cuya decoración se ve una mujer inclinada haciendo una felación, mientras otro varón le introduce un consolador. 

Platón e Hipócrates ya hablaban de un fenómeno que llamaban hysteria femenina. Se referían al malestar producido en el útero de la mujer, que era considerado animal que vagaba por el cuerpo de las mujeres causando distintas enfermedades, y se curaba aplicando masajes en los genitales o utilizando el olisboi, consiguiendo llegar al orgasmo y pudiendo así expulsar su fluido vaginal.

Se creía que lo que causaba la histeria era la abstinencia sexual, cuando en realidad no era más que una frustración sexual. Por este motivo, los médicos recomendaban a las mujeres casadas tener relaciones sexuales muy a menudo con sus maridos y a las solteras que se casaran o usaran los olisboi.

​En otro vaso griego del siglo V a. C., se ve una mujer utilizando un consolador. Posiblemente se trataba de olisboi, reproducciones fálicas, a menudo realistas, que se fabricaban en cuero, en piedra o madera talladas.

Además, los griegos usaban consoladores en otros contextos. En la famosa obra Lisístrata, de Aristófanes, por ejemplo, las mujeres griegas realizan una huelga sexual, que lleva a una discusión sobre el uso de consoladores para satisfacerse mientras dura la protesta.

Aristófanes en su obra Lisistrata llamaba a los olisboi el consolador de las viudas. Así, en las bodas griegas, la madre proporcionaba a la nueva pareja todos los elementos esenciales para que el sexo se produjera satisfactoriamente y no hubiera ningún problema. Debajo del lecho conyugal se colocaba un bote de miel para dar energía al novio, menta que es un potente afrodisíaco y una imagen de Dios griego Priapo, que era la deidad de la fertilidad.

Hay documentos escritos en los que se explica que durante la época dorada de los griegos, las mujeres solteras utilizaban los denominados olisbos, los cuales eran dildos elaborados en piedra, cuero o bien madera pulida.

f4

Si repasamos la historia de la primera ginecóloga griega Agnócide, veremos como los olisbos era totalmente normalizados en la vida de la mujer griega. Agnócide se hizo médica en Alejandría, pues en Grecia esta profesión estaba prohibida para las mujeres. Volvió a Atenas ejerciendo la profesión de médico, pero haciéndose pasar por hombre.

Un día debió de atender en pleno foro ateniense a una mujer que estaba dando a luz, como esta se negaba a ser atendida por ser hombre, Agnócide levantó su túnica doctoral para que viera que era mujer como ella y de esta forma poderla atender.

Esto provocó que se extendiera entre las mujeres atenienses su presencia con lo que aumentó mucho su clientela y provocando los celos profesionales de otros médicos que le acusaron de violar a sus pacientes.

Esto hizo que fuera llevada a los tribunales y para demostrar que no podía violar a las mujeres hizo caer su túnica doctoral y se comprobó que era mujer por lo cual quedaba exculpada. Al mismo tiempo, se abrió un proceso contra ella, por ejercer la medicina siendo mujer y esto estaba penado con la pena de muerte.

f5La miel, la menta y una figura del Dios Priapo, no faltaban bajo el lecho nupcial

Las mujeres se pusieron en huelga pidiendo la absolución de Agnócide al grito de que si ella no podía tocarlas, los hombres tampoco harían sexo con ellas y blandían en sus manos los olisboi. Resultado de esta huelga fue la derogación de la prohibición a las mujeres de poder ejercer la medicina.

En los tiempos de la grandeza de Atenas con Pericles, eran muy populares los olisboi realizado en Mileto, que entonces era griega y que se sitúa en Turquía. Si van a este país no dejen de ir a ver Mileto. Estos consoladores era famosos porque se deslizaban con gran facilidad y estaban hechos con piel de perro muy trabajada.

Queda claro que la vida en Grecia era plácida y que el sexo se practicaba de manera libre y sin vergüenza. De hecho, en estos años era habitual la existencia de grandes bacanales en las que el uso de los consoladores era normal, así como emborracharse.

LOS ROMANOS

Las costumbres de la época antigua de Roma eran muy distintas, menos permisivas, pero se fueron aceptando e imponiendo comportamientos culturales griegos. Posteriormente, cambiaron notablemente el pensamiento, debido a la llegada del cristianismo, que no aceptaba una sexualidad libre, y sola la que tenía por finalidad la reproductiva.

En épocas del Imperio Romano aparecieron los diletti, consoladores de diferentes formas, tamaños y texturas que se lubricaban con aceite de oliva. Durante las orgías romanas el diletto solía amenizar la velada y auxiliar a las mujeres cuando los hombres caían extenuados a causa de la comida y el vino.

Los romanos regalaban los consoladores en las bolsas de lacasitum. Cómo podemos ver en las fotos los podemos encontrar de distintas formas, tamaños y materiales.

f6

CHINA

Podemos encontrar consoladores desde dos mil años a. C. La asombrosa riqueza de la dinastía Han china 206 a. C. – 220 d. C. nos ha dejado tumbas increíblemente elaboradas, que contenían una gran variedad de refinados objetos, incluyendo juguetes sexuales.

Esencialmente, los Han creían que sus espíritus vivirían dentro de estas tumbas en el más allá. Y la realeza esperaba mantener el mismo nivel de vida después de la muerte, lo que significa que se llevaron consigo algunas de sus posesiones más importantes, incluidos intrincados consoladores de bronce.

Estos juguetes eran ayudas sexuales que siempre venía bien tener a mano y eran productos de alta calidad. Sin embargo, aunque estos consoladores eran juguetes, tenían funciones adicionales más allá de su uso como herramientas.

Estos falos tenían un propósito más amplio que el puro placer físico. Los Han creían que el equilibrio entre el yin y el yang, los principios espirituales femeninos y masculinos, podía lograrse durante el sexo. En este sentido, el sexo, especialmente si era placentero y duraba una cantidad de tiempo suficiente, tenía una dimensión espiritual.

Por lo tanto, para la gente de la dinastía Han, la inclusión de estos juguetes sexuales suntuosos en sus tumbas no fue una ocurrencia alocada. En cambio, era importante para asegurar que el difunto tuviera una vida después de la muerte pacífica y amorosa.

f7Consolador chino

Las mujeres chinas en el siglo XV utilizaban consoladores de madera laqueada, con superficies texturizadas. Se ha demostrado que algunos de ellos disponían de texturas para disfrutar de unas sensaciones orgásmicas.

Eran unas auténticas profesionales del arte amatorio y conocían muy bien las ancestrales prácticas sexuales taoístas, en la que los practicantes creían que al llevar a cabo tales acciones disfrutarían de buena salud y mayor longevidad.

Al tratarse de un acto tan beneficioso para la salud, el sexo se practicaba habitualmente y con desenvoltura. Los chinos practicaban el sexo para mantenerse jóvenes y estar en forma durante toda la vida.

JAPÓN

En el período Edo de Japón, la gente tenía una actitud muy diferente y decididamente relajada sobre los juguetes sexuales. Los japoneses describieron estas ayudas sexuales en sus libros eróticos e imágenes conocidas como “shunga”.

El shunga es un género de producción visual japonés que tiene como tema principal la representación del sexo. Incluso después de que el gobierno japonés prohibiera el shunga en el año 1722, floreció en los mercados clandestinos.

f8Los japoneses utilizaban telas y papel de seda para adornar su miembro

Los orígenes de las bolas de Geisha, las conocidas bolas china son inciertas pero aparecieron en Oriente hacia el año 500 d. C. Las bolas fueron populares entre las mujeres para ampliar el placer durante el sexo o facilitar buenos momentos de auto-placer. Además de su función placentera tiene un uso para fortalecer y mantener en forma el suelo pélvico.

f9Una colección de sexo japonés. Alrededor de 1930

La aristocracia japonesa del siglo VII practicaba el pícaro juego erótico llamado Kokigami, que consistía en hacer figuras de papel que representaban a un animal e introducir el pene en ella.

El esposo se envolvía en pañuelos de seda y cinta formando diseños complejos y sorprendentes. La mujer se movía de forma sexual y era un momento de gran excitación. Con el paso de los siglos se fueron sustituyendo las telas por papel de seda.

Los consoladores aparecieron en Japón en los siglos XVII y XVIII con el shung. En estas novelas eróticas, las mujeres se muestran entusiasmadas comprando consoladores, algunos de ellos hechos de cuernos de búfalo de agua.

LA EDAD MEDIA

Con la llegada hubo un cambio de mentalidad en la sociedad, la cual seguía ciegamente la voluntad divina, con lo que las relaciones sexuales durante la Edad Media se restringían a fines procreativos, de manera que las relaciones homosexuales estaban muy mal vistas y eran perseguidas por la iglesia.

f10La utilización de los consoladores en la Edad Media fue perseguida por la iglesia. Sin embargo se han encontrado consoladores de esta época, pero conseguirlos era realmente muy difícil.

Las mujeres en la Edad Media usaban una planta llamada “la entrepierna cantonesa” que estaba empapada en agua caliente para ampliar y endurecerla con el fin de poderla usar con una función semejante al consolador.

Estos adminículos fueron clandestinos durante la Edad Media, época durante la cual la religión dominó la vida y la cultura.

EL RENACIMIENTO

Los consoladores volvieron a ver la luz con la llegada del Renacimiento, alcanzado unas grandes formas artísticas acorde con la época. En Italia, durante la década de 1400, los consoladores eran de cuero, madera o piedra.

El Renacimiento italiano nos ha dejado maravillosas pinturas, frescos y esculturas en los que se aprecian varias escenas muy explicitas de parejas en posiciones sexuales.

Fue en esta época cuando se empezó a usar el aceite de oliva como lubrificante junto a los consoladores, para que la penetración fuera más agradable, sensual y para nada dolorosa.

Posteriormente, los aceites se sofisticaron y se perfumaron con flores y demás esencias para así conseguir una atmósfera mucho más rica, sensual y erótica.

LA EDAD MODERNA

Con el paso de los siglos, y a medida que nos vamos adentrando en la Europa de los siglos XVI y XVIII, los consoladores se volvieron más escandalosos. El escritor italiano Pietro Aretino registró cómo las monjas comenzaron a usar consoladores en esa época para “sofocar el picor de la carne”.

Un siglo después, los consoladores comenzaron a ser más usados por los ricos, pero su creciente uso no significaba que fueran tolerados en la sociedad noble. Cuando el audaz John Wilmot, conde de Rochester, importó consoladores en Inglaterra para su club de sexo en el año 1670, fueron destruidos inmediatamente. Sin embargo, muchas personas ignoraron el episodio de Wilmot. 

Las mujeres inglesas comenzaron a hacer sus propios consoladores, por muy ilegales que fueran.

LA EDAD CONTEMPORANEA

El invento del vibrador

El vibrador surgió en el siglo XIX como instrumento médico para curar la conocida histeria femenina que apareció a finales del siglo XIX en las mujeres occidentales.

Al no poder tocarse ellas mismas por estar mal visto, el médico Joseph Mortimer Granville inventó el vibrador eléctrico, el cual utilizaba para curar a las mujeres. Por aquel entonces, se creía que algunas mujeres sufrían de histeria y sus síntomas eran: irritabilidad, mal humor, nerviosismo…

El tratamiento se basa en la utilización de estos vibradores con el fin de dar un masaje pélvico y así conseguir el orgasmo de la mujer. Esta enfermedad del siglo XIX surgía por la represión de la sexualidad de la mujer, debido a la represión sexual propia de la era victoriana.

Tanto los médicos como las comadronas les ofrecían el masaje curativo untándose un dedo con aceite de esencias de flores. Muchas veces los maridos o las madres se sentaban al lado para ver como masturbaban a las mujeres hasta que llegaran al deseado orgasmo.

Esto era una gran fuente de ingresos para los médicos, pero éstos no disfrutaban con semejante tarea, ya que se agotaban masajeando y muchas veces les llevaba mucho tiempo llegar al orgasmo.

f11

Es cuando se piensa en la utilización de consoladores. El médico Joseph Mortimer Granville inventó en el año 1870, el primer consolador electromecánico de la historia. Este tenía forma fálica, era de grandes dimensiones y permitía a las mujeres llegar al climax, en menos de diez minutos.

Ante el éxito de este consolador electromecánico, la empresa norteamericana de electrodomésticos Hamilton Beach fabricó en serie un consolador más reducido, que servía para desestresar a las mujeres y que éstas fueran felices. Como curiosidad la empresa logró intercambiar el cabezal y podía usarse unas veces como consolador y otras como batidora.

Su precio asequible y el hecho de que aparecieran en numerosos anuncios en todo tipo de revistas hicieron que se vendieran miles de unidades. Utilizar un vibrador consolador no era algo morboso ni escandaloso, ya que se adquiría por cuestiones de salud y por estricta recomendación médica

En los tiempos modernos, el consolador ha sido fabricado en un sinfín de materiales, pero el material más exitoso es el consolador de silicona creado por Gosnell Duncan.

Duncan sufrió una lesión en el año 1965 que lo dejó paralizado por debajo de la cintura. Su accidente lo inspiró a participar activamente en el movimiento de la discapacidad y buscar mejores materiales para los sustitutos del pene.

f12

Durante la década de 1960, los consoladores estaban hechos en gran parte de caucho, pero este era un material deficiente, ya que no soportaba un lavado o calentamiento fuerte sin perder su integridad estructural. 

Además, los consoladores se vendían como ayudas médicas y solo para parejas heterosexuales que tenían problemas sexuales.

Duncan lo hizo como una ayuda médica para personas con discapacidades. Sin embargo, como todos sabemos, acabó siendo de uso generalizado. 

Los juguetes sexuales fálicos a lo largo de la historia han permanecido bastante consistentes en apariencia, forma y longitud, y han sido un elemento básico en muchas culturas del mundo durante milenios. 

Historia de los consoladores
Comentarios