#TEMP
sábado 28/5/22

Hacia el bipartidismo balompédico

JOSÉ LUIS EGIDO
Al igual que ocurre con el Barça en Cataluña, y en especial en Barcelona, es sabido que la mayoría de medios de comunicación de la capital del reino están volcados con la información del Madrid. (...) No es poco motivo la inversión realizada, algunos hablan de gasto, de no menos de 300 millones para devolver al Madrid a la élite del fútbol mundial.
NUEVATRIBUNA.ES - 14.9.2009

Hablemos de fútbol, no de política. Para fijar posiciones, vaya por delante que soy aficionado al fútbol desde niño y seguidor del Atlético de Madrid. Tal profesión de fe espero que no se considere un obstáculo para opinar libremente, sin ofender a nadie, claro está. Aunque la llamada liga de las estrellas apenas ha comenzado y no se pueden sacar conclusiones, hay un hecho digno de atención: la irrupción, más bien el retorno, de D. Florentino y el Sr. Valdano que han roto la actualidad y el mercado futbolístico, como sabe todo el mundo mundial.

Al igual que ocurre con el Barça en Cataluña, y en especial en Barcelona, es sabido que la mayoría de medios de comunicación de la capital del reino están volcados con la información del Madrid. Eso lo puede comprobar cualquier observador imparcial y así lo demuestra que un día sí y otro también, salvo muy raras excepciones, su portada esté dedicada al Real Madrid, pase lo que pase y sea cual sea la noticia del día. Aunque siempre ha ocurrido así, me parece que en los últimos tiempos a casi todos los medios y a algunos colegas en particular, se les ha ido la mano. Debe ser el furor Florentino. La libertad de expresión y de empresas de comunicación les da derecho a dirigirse a la audiencia como mejor crean, aunque en el caso que nos ocupa ha sido tan apabullante que parece que sólo existen aficionados de este equipo.

No es poco motivo la inversión realizada, algunos hablan de gasto, de no menos de 300 millones para devolver al Madrid a la élite del fútbol mundial que en los últimos años le ha quitado el Barça. Espero que no haya ningún malintencionado capaz de pensar que semejante cantidad de dinero es un dispendio impropio de una situación de crisis que merecería la intervención del Estado o al menos de la Hacienda Pública. Eso solo queda para cuando se trata de Gil y Gil, que en paz descanse. Aunque nos parezca mucho dinero no es nada comparado con las inversiones de las telefónicas o de la Banca. El Barça no le ha ido a la zaga y ha igualado la cantidad de Ronaldo con Ibrahimovic y aunque no ha invertido tanto en fichajes las cifras que mueve son similares.

El Sr. Valdano es un gran comunicador que conoce a la perfección como se mueve el tinglado del fútbol. Por eso no ha de extrañar que un día sí y otro también periódicos deportivos, y no deportivos, radios y telediarios nos hayan bombardeado con la información de su equipo. Algo similar debe pasar en Barcelona. Los seguidores de los demás equipos y el público en general no deben extrañarse pues vivimos en un sistema cuasi bipartidista lo que obliga a los medios a dedicarles casi el cien por cien de sus espacios dejando un tiempo nimio para los demás.

Por eso se me ocurre que no deben torturar a los seguidores de ambos clubs soslayando una información tan preciada entre páginas de periódicos o noticias de informativos. Sería más fácil, por ejemplo, que el As y el Marca directamente editaran un As Madrid y un Marca Madrid donde sería más fácil encontrar la información de su querido equipo. Igualmente periódicos de información general, radios y medios de televisión podrían abrir en la información deportiva una sección especial dedicada a estos dos equipos.

De hecho ya ocurre así en la gran tajada económica que son los dineros que las televisiones pagan a los equipos de fútbol. Por un lado negocian Madrid y Barça y después todos los demás. Tal realidad me trae a la cabeza otra idea que simplificaría el mundo del fútbol. Se podría sacar de la liga de primera división a ambos equipos que jugarían en una especie de play off para dirimir quien sería el campeón de la Superliga. La baja de estos dos grandes se supliría con el ascenso de dos equipos de la segunda división. Sería una mediada que dejaría a todos contentos: los grandes en su nivel, el resto más igualados y los de segunda tendrían a dos equipos más en la liga de las estrellas.

José Luis Egido - Periodista.

Hacia el bipartidismo balompédico
Comentarios