#TEMP
lunes 23/5/22

Goya rompe moldes en el Reina Sofía

El director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel ha presentado la nueva ordenación de la pinacoteca, que expondrá 1.000 obras, 500 nunca vistas, en 38 salas distribuidas en los 7.500 m2 de los edificios de Sabatini y Nouvel.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 27.5.2009

A partir del viernes 29 de mayo, el visitante que llegue al Museo será recibido por una nueva señalización electrónica y una disposición de las salas que gira en torno a tres ejes principales: los años 30, los años 60 y la actualidad, según ha explicado Borja-Villel.

Alrededor de estos tres ejes se estructuran una serie de conceptos en los que se interrelacionan los diferentes movimientos artísticos que "dialogarán" con otras formas de arte como la fotografía, el cine, la literatura o la danza.

El nuevo enfoque supone un avance en un mundo de cambios y permite que el museo "ocupe rápidamente el puesto que tiene asignado y que estaba un poco deslucido".

La entrada al museo será gratuita los próximos viernes, sábado y domingo después de la inauguración oficial mañana, miércoles, por la Infanta Elena.

Para hacer posible esta nueva mirada, Borja Villel ha contado con otras instituciones como el Museo del Prado, la Fundación Oteiza, la Biblioteca Nacional o la Fundación Lorca, entre otras, que han prestado obras que completan la lista de las que 265 son pinturas, 90 esculturas, 230 obras sobre papel, 299 fotografías, 12 instalaciones y 50 audiovisuales, junto a material documental.

Frente al relato del arte moderno, a partir de la sucesión de movimientos autónomos o de la ruptura de genios individuales, Borja Villel propone una contextualización de los distintos momentos artísticos en la historia y cultura material de los siglos XX y XXI, rechazando así una ordenación lineal o estrictamente cronológica.

Uno de los atractivos de la presentación ha sido contemplar los 13 grabados pertenecientes a los Desastres de la guerra, de Goya con los que se inicia el recorrido en la segunda planta de Sabatini y que conviven con la pintura Garrote vil, de Ramón Casas; Cuerda de presos de Jose María López Mezquita, fotos de Alfonso y la proyección Salida de la fabrica de los hermanos Limiere, entre otras obras.

En un segundo espacio se han situado cuatro grabados pertenecientes a Los Caprichos y otros tres a los Disparates, junto con varios dibujos y aguafuertes de Gutiérrez Solana.

La incorporación de los grabados de Goya a la colección del Reina Sofia rompe moldes, ya que la pinacoteca no incorporaba hasta ahora obras anteriores al nacimiento de Picasso, 1881. La colección llega hasta nuestros días.

Goya rompe moldes en el Reina Sofía
Comentarios