sábado 06.06.2020

Francisco de Asís de Borbón, el cornudo rey consorte

Isabel II, con la que contrajo matrimonio, dijo sobre su noche de boda: “Qué podía esperar de un hombre que en la noche de bodas llevaba más encajes que yo”.

Nace en Aranjuez el 13 de mayo de 1822. Era hijo del infante de España, Francisco de Paula de Borbón (hijo de Carlos IV), y de Luisa Carlota de Borbón Dos Sicilias, que era hija de Francisco I de las Dos Sicilias.

borbon

CÓMO SE FRAGUÓ EL MATRIMONIO DE ISABEL II Y FRANCISCO DE ASIS

El casamiento de Isabel II se convierte en un gran asunto de Estado, e incluso de política internacional. Siendo Isabel II menor de edad, se intentó casarla con el hijo del infante Carlos, para así conseguir finalizar la I guerra carlista y contribuir con ello a la reconciliación nacional. Pero no se llevó a cabo.

Siendo ya reina, se plantea nuevamente su matrimonio, que se case con el hijo de Don Carlos con la finalidad de lograr la conciliación nacional. Esta propuesta fue apoyada por el marqués de Viluma y por Jaime Balmes a través del periódico El Pensamiento de la Nación. El general Narváez se opuso a tal opción.

Otra posibilidad que se barajó fue la del conde de Trapani, era el hijo menor de Francisco I de Nápoles y de María Isabel de España, hermano, por tanto de María Cristina y tío de Isabel II.

borbon1

Ilustración de 'Isabel II fornicando con un asno'

El conde de Trapani era un hombre serio y muy religioso, que había sido educado por los jesuitas. Era apoyado por Francia, pero no por Austria que temía que se le escapase la tutela del reino de las Dos Sicilias. Los progresistas españoles siempre rechazaron esta propuesta por ser el hermano de la exregente y contar con el apoyo francés.

Otro candidato fue el infante don Enrique, duque de Sevilla, que contaba con el apoyo de los progresistas. Este era primo de la reina y defendía ideas políticas exaltadas. Su candidatura decayó cuando apoyó una intentona golpista y fue desterrado a Francia.

El hijo de Luis Felipe de Orleans, duque de Aumale, era una alternativa que gustaba al general Narváez, pero contaba con la oposición de Inglaterra, porque producía un desequilibrio europeo. A cambio se acordó el matrimonio de Luisa Fernanda, que era hermana menor de Isabel II con el duque de Montpensier.

El gobierno presidido por Istúriz planteó la posibilidad del príncipe Leopoldo de Sajonia-Coburgo, pero inmediatamente contó con el veto francés, dado que un Coburgo era rey consorte de Inglaterra.

Al final se planteó en septiembre de 1845 la conferencia de Eu, donde tanto la reina Victoria como el rey francés Luis Felipe renunciaban a apoyar príncipes de sus familias. Se llegó al acuerdo que Isabel II se casaría con un Borbón, con la finalidad de que no alterase el equilibrio europeo.

El elegido fue Francisco de Asís, duque de Cádiz, que no tenía ningún interés por la política, no contaba con grandes enemigos y daba muestras de una débil personalidad.

SU MATRIMONIO CON ISABELII

Se celebró el diez de octubre de 1846, en el Salón del Trono del Palacio Real de Madrid. En dicha ceremonia también se produjo el matrimonio de la Infanta Luisa Fernanda con Antonio de Orleans, duque de Montpensier.

Los festejos de la boda duraron quince días y rápidamente la personalidad del nuevo Rey consorte dio lugar a numerosas coplas populares.

Fruto del matrimonio tuvieron once hijos, de los cuales sólo vivieron cinco. Además tuvo varios abortos.

  • María Isabel Francisca de Borbón, fue princesa de Asturias. Se casó con el príncipe Cayetano de Borbón-Dos Sicilias.
  • Alfonso XII, que fue rey de España
  • María del Pilar de Borbón, solo vivió dieciocho años.
  • María de la Paz de Borbón, que se casó con su primo, el príncipe Luis Fernando de Baviera
  • María Eulalia de Borbón, que fue casada con su primo Antonio de Orleans y Borbón.

borbon2

Isabel II con su intendente Carlos Marfori. Fco de Asís. A la derecha espera un batallón de guardia.

Como vemos la consanguinidad dentro de los Borbones fue muy intensa, de ahí que se produjeran muchas muertes prematuras y que algunos de sus descendientes presentaran enfermedades.

A Francisco de Asís al casarse se le dio como consorte los títulos de Rey y de Majestad. Tenía el rango militar de Capitán General del ejército. Sin embargo, sólo tenía facultades ejecutivas honorificas. Por ejemplo, Francisco de Asís presidió la inauguración del canal de Isabel II que lleva el agua a Madrid.

borbon3

Francisco de Asís rápidamente llamó la atención por su marcada homosexualidad, mientras que Isabel II demostraba una gran vehemencia sexual. El rey consorte sería apodado “doña Paquita”, lo cual provocó una gran chanza y la publicación de muchas revistas y gacetas. Se decía:

“Gran problema es en la Corte

Averiguar si el consorte

Cuando acude al escusado

Mea de pie o mea sentado”

Francisco de Asís tenía una malformación de la uretra, es decir, padecía de hipospadía. No tenía el orificio de salida en el glande, sino en el tronco del pene, y eso le impedía orinar de pie.

La unión matrimonial fue un desastre total. Isabel dentro de la espontaneidad que la caracterizaba, hizo el comentario sobre su noche de boda “Qué podía esperar de un hombre que en la noche de bodas llevaba más encajes que yo”.

Todo parece indicar, que ninguno de los hijos de Isabel II tuviera la paternidad de Francisco de Asís. Éste no tenía ningún reparo en aceptar la paternidad de los hijos de la reina, a cambio de recibir un millón de reales por cada hijo/a y hacer la presentación en la Corte de cada uno de ellos. Al final como vemos todo es un problema de dinero en la casa de los Borbones.

SU ACTIVIDAD POLÍTICA

Fue un reinado de veinticinco años. Periodo caracterizado por un tempestuoso clima político y no se vio favorecido por los escándalos en la vida privada de la pareja real.

Francisco de Asís no participó de manera activa en la política del país, pero sí estaba muy atento a sus negocios, que le proporcionaba su situación como consorte. Se deben mencionar algunas disensiones con el general Narváez. Le amenazó con marcharse a Aranjuez sino le concedía el mando de la Casa Real.. Sin embargo, medió la reina madre, María Cristina de Borbón y se evitó el escándalo.

Era profundamente católico, clerical y tradicionalistas, lo que le hacía estar próximo al carlismo como ideología. Le hizo declararse favorable a un compromiso con el carlismo, mediante una unión dinástica.

borbon4

Su clericalismo hizo que se consolidara mucho este sector, que tenía una gran influencia sobre Isabel II, encabezados por la moja sor Patrocinio y el padre Claret.

Cuando el general O’Donnell se dispone a partir con sus tropas a África, los reyes acudieron a despedirle, e Isabel II le dice “Si yo fuera hombre, con gran gusto te acompañaría a África”, Francisco de Asís añadió “Lo mismo digo, O’Donnell, lo mismo digo”.

El historiador Juan Granados decía “Era conocida su homosexualidad hasta el extremo de que cuando comunicaron a la joven Isabel el nombre de su novio, Francisco de Asís, ésta no pudo reprimir un grito ¡Con Paquita no!” Cierto o falso, la verdad es que nunca llegaron a ser un matrimonio de verdad. Él no yacía con su esposa y consentía las continuas infidelidades de Isabel II, muy fogosa. Era apasionado al dinero que le proporcionaba su cargo para sus negocios. Casi con total seguridad ninguno de los hijos de Isabel II fue fruto de sus inexistentes relaciones sexuales con su marido.

El escrito Valle Inclán describe de esta forma su reinado “El reinado isabelino fue un albur de espadas: espadas de sargentos y espadas de generales. Bazas fulleras de sotas y ases… Desde todas las esquinas nacionales lanzaban broncas contra las logias masónicas que en sus concilios de medianoche habían decretado la revolución incendiaria, el amor libre y el reparto de bienes. El maligno andaba suelto sin que pudiese fusilarlo el general Narváez… El confesor y la madre Patrocinio estimaban más eficaces que los nuestros el amor indulgente, los anatemas con su cortejo de diablos y espantos”.

borbon5

El historiador José Luis Comellas retrata así a Isabel II “desenvuelta, castiza, plena de espontaneidad y majeza, en la que el humor y el rasgo amable se mezcla con la chabacanería y con la ordinariez, apasionada por la España cuya secular corona ceñía y también por sus amantes”.

LA SALIDA DE ESPAÑA

La revolución de La Gloriosa de septiembre de 1868, hizo que los reyes salieran de España. Esta revolución fue la primera que contó con un gran apoyo popular. Miles de españoles cantaban el himno de Riego y gritaban ¡Mueran los Borbones!, al que algunos añadieron ¡Mueran los bribones!

En marzo de 1870, Isabel II y Francisco de Asís se separaron de forma amistosa. Francisco se retiro al palacio de Epinay y apenas tenía vida social y se dedicó a la lectura y al coleccionismo, junto a obras de caridad. Continúo toda su vida junto a su amante Antonio Meneses.

borbon6

Francisco de Asís fue un gran mecenas y tenía gran sensibilidad por el arte. Hizo restaurar muchos monumentos de Madrid, como la iglesia de Calatrava y San Jerónimo el Real.

Cuando vuelve al poder la monarquía en 1874 con Alfonso XII, no regresa y se mantiene en Francia, hasta que fallece el 17 de abril de 1902. Su cuerpo es trasladado al Panteón de los Reyes del Monasterio de El Escorial, donde reposa frente a frente junto s Isabel II.

Francisco de Asís tiene dedicada una calle en Madrid en el barrio de Arguelles.

NOTA

Todas las caricaturas aquí presentadas tienen el pseudónimo de SEM, que es una abreviatura de SEMEN. La autoría se les atribuye a los hermanos Bécquer, es decir, al poeta Gustavo Adolfo y al dibujante Valeriano.

borbon7

Poema dedicado a Isabel II que apareció en la revista satírica Gil Blas el 14 de enero de 1865.

“Es madre, y de sus hijos se murmura;

es vieja y con enredos se entretiene;

es rica y nadie sabe lo que tiene;

es enferma de amor, y pide cura.

Aunque pocos le han visto la figura,

dicen que con su espíritu se aviene,

y tímido o viril, según le conviene,

el eco de su voz vibra en la altura.

Pilláronla una vez en un renuncio,

y aun puedes ver impreso en los diarios

de su historia fatal claro anuncio.

Vive en la corte, haciendo calendarios,

y en la plaza del Rey o en la del Nuncio

admite flete a precios ordinarios.”


BIBLIOGRAFIA

Artola Gallego, Miguel y otros. “Enciclopedia de Historia de España”. Alianza Editorial. Madrid. 1988.

Barrios, Manuel. “los amantes de Isabel II”. Temas de Hoy. Madrid. 2004

Comellas García LLera, José Luis “Isabel II, una reina y un reinado”. Ariel. Madrid. 1999.

Coxe, Williams “España bajo el reinado de la Casa de Borbón”. Madrid. 2011.

Jones Parry, E. “The Sapnish marriages”. Londres. 1936.

Miraflores, Marqués de. “Memorias del reinado de Isabel II “. Madrid. 1964.

Ríos Mazcarelle, Manuel. “Diccionario de los Reyes de España”. Alderaban. Madrid. 2003.

Francisco de Asís de Borbón, el cornudo rey consorte
Comentarios