domingo 18.08.2019
Feria Internacional del Libro de Bogotá

La fotografía, un documento social

Un libro colectivo para repensar la imagen desde diferentes perspectivas.

fotoEn el marco de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, el viernes 26 de abril ha tenido lugar el lanzamiento del libro La fotografía, un documento social, un texto coordinado por los profesores Beatriz Múnera e Iñaki Chaves coeditado por las universidades Jorge Tadeo Lozano y Santo Tomás y la editorial independiente Desde Abajo.

La sala Talleres 4 del recinto ferial de Corferias en la capital colombiana fue el escenario para la presentación de un libro que reúne a once personas de ámbitos como la academia o el fotoperiodismo para reflexionar alrededor del papel de la fotografía como documento social en un mundo tan visual e interconectado y muchas veces tan incomunicado.

Frente a un auditorio lleno de profesores, estudiantes y amigas, la coordinadora y el coordinador del libro agradecieron a las editoriales por su respaldo, su paciencia y determinación para llevar a buen término la publicación. La fotografía, un documento social es un libro que surge como uno de los resultados del proyecto de investigación “El cuerpo individual y el cuerpo social en la fotografía colombiana de Luis Benito Ramos y Jorge Obando, 1930-1950” dirigido por la profesora Beatriz Múnera, de la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano.

Los coordinadores explicaron el proceso y los motivos que les llevaron a editar este libro e hicieron mención de las autoras y autores que han participado en el mismo: el fotoperiodista colombiano Jesús Abad Colorado escribe “Hablar de fotografía es hablar de historia y de memoria”; la profesora de la Universidad de Texas y también fotoreportera norteamericana Donna DeCesare con su capítulo “De documento a documental: hacia la posibilidad de un álbum de familia público”; el fotógrafo y editor gráfico de la revista Semana León Darío Peláez que presenta “Pequeñas historias de fotografías con historia”; el comunicador social periodista y director del concurso de fotografía documental “Los trabajos y los Días” de la Escuela Nacional Sindical de Medellín Jairo Ruiz Sanabria con su artículo “La fotografía como herramienta de documentación social aplicada en América Latina”; el escritor, poeta, cineasta y especialista en comunicación y cambio social Alfonso Gumucio Dagron con “La fotografía me robó el alma”; el fotógrafo e investigador biogeográfico Iván González con su texto “La fotografía documental en espacios naturales”; el filósofo y doctor en Comunicación y Ciencias Sociales y profesor de la Santo Tomás Juan Sebastián López con su capítulo “Los autorretratos digitales desde la teoría del performance social”; la profesora de la Escuela de Diseño, Fotografía y Realización Audiovisual (Edfra) de la Tadeo Sandra Suárez con su escrito “Los álbumes fotográficos: urnas de la memoria y ramilletes del corazón”; el artista visual, profesor de la Pontificia Universidad Javeriana y coordinador del área de artes visuales del Ministerio de Cultura Andrés Gaitán con su capítulo titulado “Rodrigo Facundo, encuentros y desencuentros con lo real”; la doctora en Bellas Artes y profesora de la Edfra con su reflexión “La fotografía social de Luis Benito Ramos y Jorge Obando”, y el profesor y director de la maestría en Comunicación, desarrollo y cambio social de UNIMINUTO J. Ignacio Chaves con el título “La fotografía como relato social”.

Acompañados en la mesa por Sandra Suárez, Andrés Gaitán e Iván González, cada uno explicó cómo fue su participación en esta obra colectiva y qué pueden encontrar las personas que lo lean en sus capítulos. Para la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano, el libro “abre un espacio académico e investigativo para debatir en torno al documento y el documental de la fotografía, en un planeta cada vez más visual (…), plantea un diálogo interdisciplinar interesante, rodeado de miradas desde la antropología, el arte, la filosofía, la sociología, el sindicalismo y la praxis profesional, en las que se analiza el profundo rol social, cultural y económico de la imagen como narradora de las realidades”.

Cada capítulo del libro va acompañado de dos fotografías, la mayoría de ellas obra de cada uno de los autores, alrededor de las cuales cada participante hace su propia reflexión en torno al valor de la imagen como documento, como memoria e historia. Tal como se recoge en el capítulo de presentación firmado por los coordinadores “La fotografía ya no es una herramienta que simplemente acompaña una noticia, un reportaje o, en general, un texto, sino que es por sí sola un documento social que narra y que construye tejidos de relatos. Es historia en sí misma”.

Cierra el libro el epílogo de Alfonso Gumucio con un texto que es una especie de oda a esa “fotografía que nos robó el alma” y en el que el autor boliviano afirma “La narrativa de la fotografía documental es la de la memoria (…). No es lo mismo describir que narrar. La descripción es parte de los registros de información, mientras que la narrativa es imprescindible en un proceso de comunicación. La descripción es al reportaje lo que la narrativa es a la creación simbólica. La fotografía documental es creación simbólica, de ahí su capacidad de permanecer en el tiempo”.

Les invitamos a leerlo.

Comentarios