domingo 26/9/21
FILOSOFÍA

Epicureismo: una filosofía para ser feliz en una nueva realidad

La doctrina de Epicúreo proclama que el objetivo de la sabiduría es suprimir los obstáculos a la felicidad.
Epicuro-de-Samos

El filósofo griego Epicúreo nació en Samos en el año 342 a.c. Perteneció a una familia de la nobleza ateniense. A los catorce años se trasladó a Teos, para recibir las enseñanzas de Nausifanes, discípulo de Demócrito. A los dieciocho años se trasladó a Atenas, tras viajar por diferentes lugares de Grecia, regresó a Atenas fundando su propia escuela del Jardín. El Jardín se hizo famoso por el cultivo de la amistad y por estar abierto a la participación de las mujeres, en contraste con otras escuelas filosóficas helenas.

La ética de Epicúreo se asienta sobre la justicia, la honestidad y la prudencia o equilibrio entre el placer y el sufrimiento. Epicúreo prefiere la amistad al amor, por ser aquella una forma de relación más tranquila. Piensa este filósofo que sólo a través del dominio personal, la moderación y el desapego se puede alcanzar el tipo de tranquilidad que constituye la felicidad verdadera.

La filosofía de Epicúreo, se caracteriza por situarse en el lado opuesto de la filosofía de Platón, afirmando que no hay más que una realidad, el mundo sensible, niega la inmortalidad del alma, resalta el hedonismo como base de la teoría de la ética y como base de vida rechaza el interés por la política, y frente a la reestructuración de la sociedad que afirmaba Platón, era el objetivo del filósofo, Epicúreo propone un estilo de vida sencillo y encaminado a la felicidad, en el que la amistad juega un papel clave.

La felicidad para Epicúreo es un placer reposado y sereno, basado en la satisfacción ordenada de las necesidades elementales, reducidas a lo indispensable

La doctrina de Epicúreo proclama que el objetivo de la sabiduría es suprimir los obstáculos a la felicidad. Esto no significa la búsqueda del placer desenfrenado, sino por el contrario, la de una vida con medida en la que el espíritu pueda disfrutar de la amistad y del ansia por el saber. La felicidad para Epicúreo es un placer reposado y sereno, basado en la satisfacción ordenada de las necesidades elementales, reducidas a lo indispensable.

Epicúreo describe tres tipos de placeres: naturales y necesarios (ej. alimentación), los naturales y no necesarios (ej. una alimentación sabrosa) y los innaturales e innecesarios (ej. la fama personal). Formuló así mismo unas recomendaciones para estas categorías de placeres: El ser humano debería satisfacer los deseos naturales necesarios de la manera más económica posible.  Se pueden perseguir los deseos naturales no necesarios, hasta la satisfacción del corazón, nunca más allá. No se debe arriesgar la salud, la amistad, o la economía en la búsqueda de placeres innecesarios, esto conduce a un sufrimiento en el futuro. Finalmente, hay que evitar por completo los placeres innaturales innecesarios, pues la satisfacción que producen es efímera.

Epicúreo propone comenzar por eliminar aquello que provoca infelicidad, el temor a la muerte, a los dioses y al dolor físico. Es célebre su argumentario frente al miedo de la muerte, según el cual, mientras existimos la muerte no existe, y cuando la muerte existe, nosotros ya no, por lo que carece de sentido angustiarse.

Afirma Epicúreo, que el alma está formada por pequeñas partículas, átomos, distribuidas por todo el cuerpo, por tanto, la disolución del cuerpo en la muerte conduce a la disolución del alma, que no puede existir fuera del cuerpo y por ello no hay vida futura posible.

La ética es la culminación de la filosofía epicúrea, como modo de lograr la felicidad, basada en la autonomía y la tranquilidad de ánimo. La lucha contra los miedos que atenazan y paralizan al ser humano es fundamental en la filosofía de Epicúreo. Esto le ha valido el nombre de “tetrafármaco”, o medicina contra los cuatro miedos más generales y significativos: el miedo a los dioses, el miedo a la muerte, el miedo al dolor y el miedo al fracaso en la búsqueda del bien.

Por último, esta reflexión de Epicúreo: “Nada es suficiente para quien lo suficiente es poco”.


“La filosofía nos ayuda a encajar el golpe y a responder de la forma más audaz, crítica y profunda”


Epicureismo: una filosofía para ser feliz en una nueva realidad