martes 27/7/21
MEMORIA DEMOCRÁTICA

Enrique Líster Forján, el líder militar comunista

lister 2

Enrique Líster nació en Ameneiro, Galicia, en el año 1907. Su padre era cantero y su madre campesina. Los Líster tuvieron siete hijos, cinco varones, Constante, Eduardo, Enrique, Manuel y Faustino, que siguieron el oficio del padre y dos mujeres, Manuela y Aurora, que se dedicaron a los trabajos del campo. Desde pequeño Enrique comenzó a trabajar con sus padres en labores en la aldea.

lister 1La escuela más próxima quedaba muy lejana, por lo que se quedó sin aprender a leer y escribir. A los once años su padre, harto de tanta pobreza en la mísera y caciquil Galicia de la época, decidió partir para Cuba donde ya estaban sus dos hijos mayores.

En los primeros meses de estancia en Cuba se sintió terriblemente triste. Le invadió la morriña. Se acordaba de su madre y hermanos, de los amigos, la aldea, de las huertas de los vecinos. Regresó a España en el año 1925. Ingresó en el Partido Comunista de España, iniciando así su actividad militante.

Participó activamente en las luchas de los trabajadores agrarios gallegos y se convirtió rápidamente en un importante activista sindical, en el difícil contexto del pistolerismo patronal contra los sindicatos en la fase final de la dictadura de Primo de Rivera.

Proclamada la II República, por su condición de cuadro destacado del PCE fue enviado a la URSS para cursar estudios de formación política en la Academia Lenin, especializada en la formación política de los oficiales de todas las Fuerzas Armadas.

También recibió formación militar en la Academia Frunze, que era una academia militar del ejército rojo y donde las asignaturas se basaban en disciplina operacional-táctica, marxismo-leninismo, historia y trabajo político del Partido, historia del arte militar y de la guerra, lenguas extranjeras y otras secciones de investigación científica.

Durante su periodo formativo en la URRS formó parte de una brigada de trabajadores encargada de la construcción del metro de la capital, Moscú, siendo muy apreciada su experiencia como cantero en su juventud.

Para Ramón Salas Larrazábal, su paso por la capital soviética lo modeló como un revolucionario profesional. Su formación se desarrolló en tres períodos y dice:

“... El primero de activista, en la Academia Lenin, el segundo en la dura lucha en el mundo del trabajo, como obrero en las obras del Metro, a las que se había dado un exaltado tono de tensión heroica, de piedra de toque, de la capacidad creadora del proletariado dirigido por la vanguardia ideológica del partido; el tercero, ya templado su espíritu y su cuerpo, en el servicio al partido, en la academia militar Frunze, de donde saldrá hecho un auténtico oficial...”

Durante su período de formación como oficial en Frunze, el ejército rojo tenía desde el otoño del año 1932 la primera gran unidad acorazada del mundo: un cuerpo mecanizado. Esto era un avance importante si se considera que Alemania no formó su primera división Panzer hasta tres años después. Se especializa allí en la prestación del servicio militar.


José Miaja Menant, fiel a la República


A su regreso a España, se integró en el comité restringido que operaba sobre cuestiones militares y que el PCE había formado ante el creciente peligro de un golpe de Estado contra la joven República. Estuvo encargado de la agitación antimilitarista dentro del ejército, a través del periódico Soldado Rojo.

Junto con Juan Modesto Guilloto y otros militares comunistas y republicanos, integró la dirección de las Milicias Antifascistas Obreras y Campesinas (MAOC), que funcionaron como fuerza armada de choque del PCE.

La revolución de octubre del año 1934, fracasa debido a la decisiva y firme posición del Gobierno. El aparato puesto en marcha por comunistas como Trifón Medrano, Juan Modesto o el propio Líster partía de una concepción netamente antimilitarista.

Tras ganar las elecciones de febrero del año 1936, ganó el Frente Popular y se aceleraron los planes golpistas de la clandestina Unión Militar Española, lo cual aumentó la importancia de las actividades de las MAOC y del propio Líster.

lister 3

Guerra civil española

En la fase inicial de la guerra civil, tuvo un papel muy destacado en la organización del Quinto Regimiento en Madrid, la primera escuela militar para formación de milicianos que se había establecido en un convento socializado de la madrileña calle de Francos Rodríguez. El veinte de septiembre del año 1936, asumió la jefatura del Quinto Regimiento.

Antes de finalizar el mes de julio del año 1936, marchó a los combates en la Sierra de Guadarrama, donde destacó por su liderazgo. Su experiencia técnica y capacidad organizativa fueron determinantes para su rápido ascenso por méritos de guerra.

Participó en posteriores combates en el valle del Tajo, en Toledo y en el suroeste de Madrid. Tras la militarización de las unidades de voluntarios y la creación del ejército Popular de la República, se convirtió en el comandante de la Primera Brigada Mixta del Ejército Popular, teniendo a su lado un oficial soviético como asesor.

Durante el transcurso de la guerra alcanzaría la graduación de Mayor de Milicias, máximo rango para los procedentes de la escala no profesional.


El general republicano Sebastián Pozas Perea


Adquirió verdadera notoriedad al ser encargado de la defensa de un sector de la ciudad durante la batalla de Madrid, al mando de la 1ª Brigada Mixta del EPR. Fue posteriormente el responsable de la undécima División, convirtiéndola en la más selecta unidad republicana, encargada de soportar los peores combates en las Batallas de Guadalajara, Brunete, Belchite y Teruel.

Las Brigadas bajo su mando constituían normalmente un batallón especial, entrenado para operaciones especiales en las líneas cercanas al frente y que ayudase en las operaciones de ruptura o defensa a ultranza para las que era requerido habitualmente.

El avance nocturno en la batalla de Brunete, que permitió ocupar la población y capturar al Estado Mayor enemigo en la zona, o la ruptura por sorpresa en Teruel, fueron dirigidos por Líster.

lister 4

Posteriormente, se cuestionó el afán de Líster de detener por completo el avance de las tropas republicanas para eliminar pequeños focos de resistencia, dando tiempo a las tropas sublevadas de reforzar sus defensas y rechazar exitosamente los ataques republicanos, como sucedió en la batalla de Belchite.

El mando de grandes unidades en el Ejército Popular no estaba limitado por el grado, de forma que un Mayor podía hacerse cargo en un momento determinado del mando de una división o incluso de un Cuerpo de Ejército. Dirigió, como hemos visto, la undécima División y posteriormente actuó como jefe del quinto Cuerpo de Ejército.

Las autoridades republicanas ordenaron en los inicios del año 1937, que se disolviera el Consejo Regional de Defensa de Aragón, que dominaba gran parte de Aragón y estaba dominado por el movimiento anarquista.

Este Consejo es acusado de entorpecer el esfuerzo de guerra y para sofocar una forma de poder dual revolucionario de los anarquistas que impedía al gobierno presidido Por Francisco Largo Caballero ejercer su autoridad y la ley en la zona.

El Ministro de Defensa Nacional, el socialista Indalecio Prieto, ordenó personalmente a Líster proceder a la disolución del Consejo Regional de Defensa de Aragón, generando conflictos serios con las milicias y concluyendo con varios encarcelamientos y fusilamientos.

Tras los sucesos de mayo de 1937 en Cataluña y la disolución del Consejo Regional de la Defensa de Aragón, algunas colectivizaciones voluntarias se mantuvieron, con el objetivo de no disminuir la producción y no provocar recelos en el sector de la población que apoyaba dichas colectivizaciones.

Para el movimiento anarquista, Enrique Líster pasó a la Historia como sinónimo de la represión, que ejerció el comunismo contra el anarquismo.

lister 5

Tras la batalla de Teruel del año 1938 y la posterior ofensiva franquista en Aragón, fue uno de los oficiales encargados de contener el empuje enemigo, que amenazaba con cortar la zona republicana en dos sectores, pero sin éxito.

En el mes de julio del año 1938, el reorganizado Ejército Popular Republicano en Cataluña emprende una ofensiva, que es la llamada batalla del Ebro con sus fuerzas de choque. El ejército republicano al mando del mayor Juan Modesto, lanza la ofensiva, rearmado con los recursos y pertrechos que Francia había dejado cruzar la frontera en los días de la crisis checa.

Líster recibe el mando del Quinto Cuerpo del ejército republicano, que estaba formado por la undécima 45ª y 46ª Divisiones, encargándose del sector sur, desde la sierra de Pándols hasta Pinell de Bray resistiendo con éxito durante dos meses el peso de los ataques franquistas. Finalmente, en octubre del año 1938, tras sufrir graves pérdidas humanas y de material, las tropas del Ejército Popular Republicano se retiraron organizadamente.

Ante la imposibilidad de reponer sus pérdidas militares, ni materiales ni humanas, y con la batalla diplomática perdida por la política franco-británica de apaciguamiento ante el nazismo y el fascismo, la República sufre la ofensiva de Cataluña por parte del ejército franquista junto a sus aliados italianos y alemanes.

El Quinto Cuerpo del Ejército Popular forma parte de la defensa, pero sin poder impedir la ruptura del frente. Esta unidad militar termina cubriendo la retirada del grueso de las fuerzas y la población civil, que tras la caída de Barcelona inunda las carreteras catalanas camino de Francia.

En esa línea, Líster no dudó en varias ocasiones, pistola en mano, en cortar las desordenadas retiradas de las tropas a su mando, reintegrándolas a las líneas del frente, lo que le granjeó su merecida fama de mando implacable. Por el contrario, siempre presumió de agradecer a sus hombres con lo mejor de lo que se disponía en cada momento, con una taza de café o de coñac en la trinchera, con un buen servicio de correos, con ropa limpia o con bibliotecas, escuelas o servicios de alfabetización en sus unidades. De hecho la acción social del Quinto Regimiento en el frente fue muy relevante.

lister 6Por los servicios prestados, el mayor Líster es ascendido a Teniente Coronel y regresa del frente con otros mandos militares y políticos del PCE. Una vez en Valencia, queda a las órdenes del gobierno presidido por Juan Negrín, quien se encuentra con numerosos obstáculos a su política de resistencia a ultranza.

El golpe militar del coronel Segismundo Casado a principios de marzo del año 1939 impide finalmente mantener la lucha y la derrota militar de la República es ya irreversible.

Sale de Elda en un avión, junto con otros cuadros militares y políticos del PCE, logra marchar al exilio junto a muchos miembros del gabinete de Negrín y escapa de la represión franquista, estableciéndose en la URSS.

La II Guerra Mundial y el exilio

Exiliado en la URSS, y tras un nuevo periodo en la Escuela Militar, participó en las discusiones y tensiones sufridas por el PCE en ese periodo, como resultado del adverso resultado en la guerra de España y los cuestionamientos de Stalin a algunos líderes comunistas españoles.

Al formar parte del núcleo de militantes comunistas que habían sido militares de alta graduación, se le apartó del bloque de líderes políticos, incorporándose al ejército rojo ya entrada la II Guerra Mundial, alcanzando el grado de General en las fuerzas de la URSS, de Polonia y de Yugoslavia.

Se instaló en Francia en el año 1945, una vez acabada la II Guerra Mundial, y llevó a cabo tareas de organización y encuadramiento de los grupos guerrilleros españoles que continuaron la lucha contra la dictadura franquista en los años 1945 y 1946. Perseguido por el gobierno francés tuvo que huir a Praga.

Líster continuó formando parte de la dirección del PCE durante dos décadas. Su actitud crítica hacia la nueva dirección, surgida del VI Congreso, celebrado en Praga a finales del año 1959, le hizo perder influencia en el mismo.

lister 7

Enrique Líster y Ernest Hemingway

Las divergencias al respecto con Santiago Carrillo, nuevo secretario general del PCE y partidario de la penetración en sindicatos verticales de la España franquista, llegaron a ser muy fuertes. Su peso político en el interior del PCE disminuyó ante la consolidación de la línea carrillista llamada de Reconciliación Nacional.

lister 8La intervención soviética del año 1968 en Checoslovaquia, donde residía con su familia circunstancialmente, Líster fue testigo de la primavera de Praga y consideró un error la intervención soviética, porque desautorizaba ante la población a los comunistas que se mantuvieran en posiciones ortodoxas.

No obstante esta posición, se opuso enérgicamente a que Carrillo empleara como excusa las divergencias ante la intervención soviética para purgar a los comunistas de línea dura.

Rompió con Santiago Carrillo en el año 1970, ya que tenía la mayoría en el Comité ejecutivo del Partido Comunista de España. Es expulsado y se consumaba así la escisión iniciada con la invasión soviética de Praga.

Vuelta a España

El cuatro de agosto de 1976, después de publicarse el decreto-ley sobre la amnistía, solicitó el pasaporte en el Consulado español de París y en septiembre del año 1977, presentó en dicho consulado la petición de permiso para instalarse en España. Regresó del exilio a finales del año 1977, tras habérsele entregado su pasaporte, coincidiendo con la legalización del PCOE.

Tras la expulsión de Santiago Carrillo del PCE en el año 1986, Líster anunció la reintegración y disolución del PCOE en el PCE, en un Congreso Extraordinario que se celebró finalmente los días 18, 19 y 20 de abril, y en el que estaban representados 10.000 militantes de la organización.

Algunos miembros de la dirección del PCOE se opusieron a la integración, actitud que Líster calificó como de “cuatro chapuceros que no comprenden una palabra del momento que vivimos”.

lister 9

Finalmente, Líster murió en Madrid el ocho de diciembre del año 1994. Sus restos fueron llevados con honores al cementerio civil madrileño.

LÍSTER Y LA INTELECTUALIDAD REPUBLICANA

Antonio Machado le dedicó un famoso soneto en junio del año 1938, con motivo de la batalla del Ebro:

Al jefe de los ejércitos del Ebro

A LÍSTER

Tu carta –oh noble corazón en vela,
español indomable, puño fuerte–,
tu carta, heroico Líster, me consuela
de ésta, que pesa en mí, carne de muerte.
Fragores en tu carta me han llegado
de lucha santa sobre el campo ibero;
también mi corazón ha despertado
entre olores de pólvora romero.

lister 10

Donde anuncia marina caracola
que llega el Ebro, y en la peña fría
donde brota esa rúbrica española,
de monte a mar, esta palabra mía:
Si mi pluma valiera tu pistola
de capitán, contento moriría.

Antonio Machado tuvo un gran compromiso militante con la República. Durante su enfermedad envió una carta de aliento al V Regimiento, la cual remató diciendo:

“Salud obreros y soldados, combatientes en las filas del V Cuerpo de nuestro gran Ejército de la Victoria. Espero que nada pueda arrebataros el triunfo: estoy seguro de que nadie puede privaros de la gloria de merecerlo”.

Otro ilustre literato, el aragonés Ramón J. Sender hizo un retrato de Líster en su novela “Los siete libros de Ariadna”.

El poeta Miguel Hernández relata la batalla de Teruel: 

“Líster, la Vida, la cantera, el frío:
Tú, la vida, tus fuerzas como llamas,
Teruel como el cadáver sobre el río...”

El V Regimiento se convirtió en la esperanza de toda la República. Los más destacados escritores llegaban para darles ánimos, los poetas le dedicaban sus más combativos versos. Por el frente de batalla recitando sus poemas se podía ver a León Felipe, a Rafael Alberti, a Miguel Hernández, a María Teresa León, a Altolaguirre, a Serrano Plaja, etc.

lister 11Enrique Líster público el libro “Memorias de un luchador” en el año 1977, que levantó una gran polémica, ya que parte del mismo es una dura crítica a la actuación de Santiago Carrillo durante la guerra civil. (En la imagen: La batalla de Brunete).

Publicó en el año 1978 el libro “Basta”, que ya había circulado de forma clandestina por nuestro país cinco años antes. Este libro lo escribió tras prohibírsele intervenir, en agosto del año 1970, en una reunión del Comité Central del PCE, celebrada en París.

Resumió su vida diciendo “Mi vida es la vida de un combatiente, de un revolucionario, de un comunista que siempre ha cumplido con su deber, teniendo la suerte de haber participado en sucesos que tuvieron una transcendental importancia para los destinos de la humanidad entera”.

Hay un poema de Bertolt Brech que dice:

“Hay hombres que lucha un día y son buenos
Hay otro que luchan un año y son mejores
Hay algunos que luchan muchos años y son muy buenos
Pero los hay que luchan toda la vida… esos son los imprescindibles”


Bibliografía

Alpert, Michael. “The Republican Army in the Spanish Civil War, 1936–1939”. 2013. Cambrige University Press.
Beevor, Antony. “The Battle for Spain. The Spanish Civil War 1936-1939”. 2006. Penguin Books. Londres.
Bolloten Burnett. “The Spanish Civil War: Revolution and Counterrevolution”. 1991. The University of North Carolina Press.
Engel, Carlos. “Historia de las Brigadas Mixtas del Ejército Popular de la República”. 1999. Almena. Madrid.
Navarro Gisbert, José Antonio. “¿Por qué venció Franco? Las causas de la derrota contadas por los republicanos”. 2009. Ediciones Áltera. Barcelona.
Rojas, Carlos. “La Guerra civil vista por los exiliados”. 1975. GeoPlaneta.
Preston, Paul. “The Spanish Civil War. Reaction, Revolution & Revenge”. 2006. Harper Perennial. Londres.
Salas Larrazábal, Ramón. “Historia del Ejército Popular de la República”. 2006. La Esfera de los Libros. Madrid.
Thomas, Hugh. “Historia de la Guerra Civil Española”. 1976. Círculo de Lectores. Barcelona.
Thomas, Hugh. “The Spanish Civil War”. 2001. Penguin Books. Londres.

Enrique Líster Forján, el líder militar comunista