miércoles 20/1/21
BICENTENARIO DE SU NACIMIENTO

Engels, el segundo violinista

Estatua de Federico Engels en su tierra natal, Barmen, en el land de Renania del Norte-Westfalia
Estatua de Federico Engels en su tierra natal, Barmen, en el land de Renania del Norte-Westfalia

Federico Engels nació el 28 de noviembre de 1820 en Barmen. Este bicentenario de su nacimiento está pasando bastante desapercibido que contrasta con el de Marx dos años antes. En aquella ocasión, se celebraron conferencias, seminarios, encuentros y congresos en bastantes universidades de todo el mundo. Se reeditaron obras suyas y aparecieron libros sobre su vida y su obra. El de Engels está más silenciado, aunque hay excepciones, por causa de la pandemia y también porque para muchos, incluso dentro del marxismo, es un autor menor.

No lo considero un autor menor ni mucho menos sino que fue un intelectual destacado que escribió obras notables, aunque no llegó a tener la talla de Marx. El mismo lo reconocía y dijo que él era el segundo violín mientras Marx era el primero. Engels, aparte de sus obras, desempeñó un papel decisivo en la formación del pensamiento de Marx y en la práctica política que ambos llevaron a cabo. No se puede entender el uno sin el otro.

Hay cuatro factores que me parecen esenciales en la relación de Marx y Engels. El primero fue la publicación de un artículo de Engels en el único número de Anales franco-alemanes en 1844 “Esbozo crítico de la economía nacional” que Marx calificó de genial y que lo indujo a empezar a estudiar economía, impulsado también por Engel que lo había hecho con anterioridad. El segundo, es la colaboración en publicaciones conjuntas a partir de que se conocieran, como La Sagrada Familia, La Ideología Alemana, Manifiesto del Partido Comunista y artículos publicados en la Nueva Gaceta Renana, entre 1848-49. El tercero, el apoyo moral y económico que dio siempre a Marx. El cuarto fue el albacea de su obra y se encargó de poner en limpio, luchando contra la endemoniada letra de Marx, los manuscritos que publicó de los tomos II y III de El Capital.

Sus contribuciones teóricas, sus artículos de prensa, su militancia, son un gran legado que permanece a lo largo del tiempo y que ha cambiado el rumbo de la historia sobre todo en el siglo XX. No se puede entender el presente sino se estudian a Marx y Engels

Hasta que se conocieron en 1842 habían tenido trayectorias diferentes. Los dos nacieron en el seno de familias acomodadas. La de Marx era de origen judío y la de Engels de religión pietista. Marx estudió en la universidad y llevó a cabo una tesis doctoral Sobre la diferencia entre la filosofía de Demócrito y Epicuro, que obtuvo la más alta calificación. Fue a la Universidad de Berlín a estudiar Derecho pero una vez allí se inclinó por la filosofía, estando estos estudios dominados por el pensamiento de Hegel. Allí entró en contacto con el grupo de jóvenes hegelianos también denominado hegelianos de izquierda. Engels abandonó sus estudios a instancias de su padre, que era propietario de una empresa textil. Estudió, no obstante, cursos para obtener el título de perito mercantil, que amplió en Bremen. Su orientación era muy pragmática con miras a los intereses de la empresa paterna, mientras que la de Marx era más teórica especulativa.

Tenía, a pesar de todo, inquietudes intelectuales que le condujeron a empezar a escribir en 1839. Hizo el servicio militar en Berlín en 1841 y allí asistió a clases en la universidad en la que toma contacto con los jóvenes hegelianos. No conoció entonces a Marx que se había marchado a Tréveris. El contacto entre los dos se produjo un año después cuando viaja a Manchester para completar su formación mercantil en la fábrica de hilos de su padre. A la vuelta en Colonia visita la redacción de la Gaceta Renana, en la que había comenzado a colaborar, y es allí en donde se encuentra con Marx, que dirigía la publicación. Fue un encuentro frio. Hay que esperar a 1844 que es cuando comienza la amistad con Marx y la colaboración entre ambos.

Con anterioridad a esa fecha y como consecuencia de su estancia en Inglaterra estudia las relaciones sociopolíticas de este país, los economistas clásicos, la economía vulgar, y a los socialistas utópicos. El artículo de Engels, al que hemos hecho referencia, y que va a dar un giro decisivo a la orientación intelectual de Marx es fruto precisamente de estos estudios. Marx como hemos mencionado se movía dentro de la filosofía hegeliana e influido precisamente por sus discípulos de izquierdas consideraba que la alienación era originada por la religión. Fue el artículo de Engels el que le hizo ver que la alienación era causada por la economía. Comenzó a estudiarla y ahí está el origen de sus obras maestras.

En 1842 Engels comienza la relación con Mary Burns, trabajadora irlandesa y prácticamente analfabeta. Una relación que duró toda la vida. Esta relación le condujo a conocer las condiciones de vida de la clase trabajadora de Inglaterra. Este conocimiento fruto de la experiencia en la fábrica en la que trabajó como director, añadido a la relación con Mary, así como el contacto que tuvo con su familia, fueron, junto con los informes sobre las fábricas, las fuentes que le sirvieron para escribir una importante obra La situación de la clase obrera en Inglaterra en 1845. Una obra que merece un espacio aparte y a la que dedicará otro artículo.

Llama la atención que después de haber publicado un artículo y un libro sobre economía abandonó este campo y otras publicaciones relevantes fueran sobre otros temas. Entre esas obras destacan Anti Düring, El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, y Del socialismo utópico al científico. El camino de la economía se lo deja a Marx, al que le anima constantemente a escribir sobre ello. También hay entre los dos una estrecha relación a través de correspondencia, pues Engels vivía en Manchester y Marx en Londres. Cuando Engels se traslada a Londres la correspondencia disminuye y aumentan los contactos personales. Se establece una comunicación intelectual, intercambio de sus borradores, y aportaciones de uno sobre lo que estaba escribiendo el otro. Es una elaboración conjunta, en la que se influyen mutuamente. Por ello no se entiende al uno sin el otro.

Así fue también en la práctica política tanto en la Liga de los Justos como en la creación en 1864 de la Asociación Internacional de los Trabajadores. Sus contribuciones teóricas, sus artículos de prensa, su militancia, son un gran legado que permanece a lo largo del tiempo y que ha cambiado el rumbo de la historia sobre todo en el siglo XX. No se puede entender el presente sino se estudian a Marx y Engels. 

Engels, el segundo violinista
Comentarios