#TEMP
domingo 22/5/22
CANCIONES PARA UNA HUELGA | G. DE LA TORRE

¡A la mierda!


Nuevatribuna.es arranca con la opera de Verdi en Roma en 2011, una saga de canciones de cara a la huelga general del 29M.


Estimados lectores. Aunque el titular y el comienzo pudiera parecer desabrido e irrespetuoso, no menos cierto es que nos sirve de “entradilla”, para el “collage” musical que hoy nos ocupa, y no me cabe la menor duda que el bueno de Labordeta, lo hubiera vuelto a espetar a quien correspondiese, en estos tiempos donde una niebla espesa atenaza nuestras vidas y futuros y nos impide ver luces y destinos.

Veréis, música hay para todo y todos los gustos, tantos como siente el alma y siempre relacionadas con lo que a nuestro alrededor sucede y nos acontece. Hay canciones para recetas y para programas de cocina, para programas políticos… Amancio Prada puso, incluso, música a un parte meteorológico (lo cual, tiene su mérito), y los geniales “Les Luthiers”, se atrevieron a componer una cantata al estilo barroco, sobre el prospecto de un laxante “Cantata Laxatón”. Pues bien nuestros sindicatos (mayoritarios) han convocado para el próximo jueves 29 de Marzo una huelga general, sus razones tendrán (¡qué demonios!, ¡claro que las tienen!) y la pregunta es ¿Qué música acompaña o inspira sucesos como estos? Pues bien, vamos a dar unas misceláneas; aquellas más vistosas que os sugiero son:

1-NABUCCO (1842)

("va pensiero",Opera de Roma,dirigida por Ricardo Mutti, marzo 2011 )

Giuseppe Verdi. El célebre coro “va pensiero”. De esta ópera es el símbolo del ansia de libertad del pueblo. Nabucco es una tragedia con música de Verdi y libreto de Temístocle Solera, basada en el antiguo testamento y la obra Nabucodonosor de FrancisCornuey Anicète Bourgeois. Estrenada el 9 de Mazo de 1842 (Barcelona 1844) en La Scala de Milán, su éxito radica tanto en su música como en la identificación del pueblo Italiano con el pueblo judío del que habla la obra, en su búsqueda y ambición por liberarse de las cadenas de la opresión dotarse de gobierno y constituirse en nación. Ojo con esta magnífica versión de Ricardo Mutti.


¡A la mierda!
Comentarios