viernes. 14.06.2024
El actor Colin Firth
El actor Colin Firth

Según el diario The Guardian, Firth criticó la decisión de la distribuidora en EEUU, Weinstein, de publicar una versión de la que se han eliminado las palabrotas que pronuncia en determinado momento el indignado monarca. 

El actor confesó, por otro lado, que quiere un papel cómico tras haber obtenido la aclamación generalizada de la crítica y un Oscar de la Academia por su interpretación del tartamudo rey Jorge VI en "El discurso del rey".

"Quiero hacer comedia", dijo a la cadena BBC el lunes por la mañana tras ganar la estatuilla dorada el domingo.

"Creo que lo serio está enormemente sobredimensionado y me gustaría hacer algo que me entretenga, cambiar el registro, cambiar el tono y creo que es momento de continuar con mi larga tradición de hacer el tonto".

AUDIENCIA BAJO MÍNIMOS

Unos 37,6 millones de estadounidenses vieron el domingo la criticada ceremonia de los premios Oscar, en una de las transmisiones con más bajo público en la última década.

La audiencia de 37,6 millones de personas fue casi un 10 por ciento menor que los 41,7 millones que sintonizaron la cadena ABC el año pasado. Por aquel entonces el éxito de taquilla Avatar de James Cameron partía como favorita pero fue derrotada por En Tierra Hostil con Steve Martin y Alec Baldwin como anfitriones.

La retransmisión del domingo presentada por James Franco y Anne Hathaway logró una mayor audiencia que la del 2009 (36,3 millones), con Hugh Jackman como maestro de ceremonias y la del 2008 (32 millones) con Jon Stewart como presenador. Además fue la audiencia más baja desde el 2002 cuando el drama Una mente maravillosa se llevó el trofeo como mejor película y Whoopi Goldberg fue la presentadora.

Sin embargo, los intentos de los organizadores del Oscar para atraer una audiencia más joven parecieron dar resultado, ya que el espectáculo mantuvo al 95 por ciento del público entre 18 y 34 años del año pasado, según datos divulgados el lunes por la firma Nielsen.

Y a pesar de las malas críticas, la gala en la que El Discurso del Rey se cornó frente a La Red Social fue el evento más visto de la noche, con más del doble de audiencia que otras cadenas de televisión combinadas.

Además la ABC dijo que su programa de la alfombra roja logró la mayor audiencia desde el 2007, y la transmisión en vivo por Internet en la página Oscar.com aumentó un 29 por ciento a más de tres millones de telespectadores.

¿LA PEOR GALA DE LA HISTORIA?

 Datos de audiencia al margen, la crítica ha sido unánime al tachar de soporífera y tediosa la ceremonia. Así, la revista The Hollywood Reporter fue bastante dura y afirmó que la ceremonia "podría ser una de las peores transmisiones del Oscar en la historia".

El diario The New York Times dijo que "el prolongado esfuerzo por llegar a una audiencia más joven fue absolutamente doloroso" por momentos, mientras que el Boston Herald remarcó agriamente que "las referencias a Internet, aplicaciones y Facebook no hacen un espectáculo más moderno o entretenido".

La revista Time dijo que el experimento de usar actores en vez de los tradicionales comediantes ha fallado por completo, y Franco en particular "parecía retirarse a un estado de aturdimiento, sonreir, entrecerrar los ojos y cruzar las manos".

Sin embargo, Entertainment Weekly dijo que Hathaway y Franco fueron "maravillosos anfitriones del Oscar", describiéndolos como "divertidos, elegantes, relajados e inteligentes".

El oscarizado Firth critica que se censurase en EEUU "El discurso del rey"