#TEMP
viernes 20/5/22

El Museo Guggenheim se llena de pólvora con las obras de Cai Guo-Qiang

Es la primera vez que un mueso Guggenheim muestra una retrospectiva de un artista chino. Sus instalaciones y el arte multimedia han hecho famosos a Cai Guo-Qiang. La pólvora se ha convertido en uno de los materiales favoritos del artista.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 18.03.2009

El Museo Guggenheim Bilbao acogerá desde hoy y hasta el 6 de septiembre la exposición retrospectiva "Quiero creer", del artista chino Cai Guo-Qiang.

La muestra, la primera en solitario que los museos Guggenheim dedican a un artista chino, pretende recorrer "en toda su complejidad conceptual el espectro completo del arte multimedia".

La muestra llega a la capital vizcaína después de haber recalado en el Solomon R.Guggenheim Museum de Nueva York, donde resultó el espectáculo de arte visual más visitado, y en el Museo Nacional de Arte de China en Beijing, donde formó parte de la programación cultural de los Juegos Olímpicos 2008.

La exposición se concibió, en palabras del director general del Museo Guggeheim Bilbao, Juan Ignacio Vidarte, como "una espectacular instalación de ubicación específica en el edificio de Frank Gehry, que explora el universo creativo del artista mediante sus dibujos con pólvora, sus proyectos de explosión, sus instalaciones a gran escala y sus proyectos sociales".

Más de 50 obras, que van desde los años 80 hasta el momento actual, han sido seleccionadas de distintas colecciones públicas y privadas de Estados Unidos, Asia y Europa.

Entre otras obras, el Museo bilbaíno acogerá la instalación "Inoportuno: primera etapa (2004)", que consta de ocho coches atravesados por tubos de luz y dispuestos siguiendo una trayectoria circular que comienza con un vehículo intacto situado en el suelo y progresa de manera dinámica en una simulación cinética de la explosión de un coche.

EL ARTE DE LA PÓLVORA

El propio Cai Guo-Qiang explicó en Bilbao que la utilización de la pólvora en sus obras le permitió "hacer un arte más abierto e impredecible, con más posibilidades" ya que su carácter "racional e introvertido" no le permite ser "un artista abierto".

Los dibujos de pólvora realizados prendiendo fuego a explosivos sobre papel, así como los proyectos de explosión constituyen un nuevo medio de expresión artística contemporánea. En ambos casos, el artista aseguró que la medicina de fuego o pólvora permite "adelantarse a algo que ha sido preparado con antelación, pero se desconoce el resultado". "Todo queda dentro de la metodología violenta en la que se construye para destruir", añadió.

La muestra de Guo-Qiang no permanece inalterable con el paso del tiempo, sino que "evoluciona, fluye", por lo que el tiempo resulta "muy importante" en sus obras tridimensionales, como son las instalaciones y proyectos sociales. El intercambio de culturas le genera más posibilidades de crear y que su obra evolucione según las experiencias adquiridas en diferentes lugares del mundo, por lo que a medida que expone su obra, ésta varía según sus vivencias.

La muestra está patrocinada por BBVA y comisariada por Thomas Krens y Alexandra Munroe. De forma paralela a la muestra, el Museo Guggenheim ofrecerá un programa de actividades educativas, que incluirán talleres dedicados a conocer la cultura y costumbres chinas.

El Museo Guggenheim se llena de pólvora con las obras de Cai Guo-Qiang
Comentarios