miércoles 08.04.2020

El Goya es para el Sporting

José Luis Egido | NT
Desde el primer segundo los del Sporting salieron como balas a presionar a los culés, a correr como si les fuera la vida en ello, sin dejar de jugar al fútbol, tuteando al superBarça. Así llegó el gol de Barral en el minuto 16 regateando nada menos que a Piqué, sentando a Milito y poniendo el balón lejos de Valdés.

nuevatribuna.es | 14.02.2011

El sábado comenzó la jornada en el Calderón con un Atleti en plena debacle. La sufrida hinchada atlética llegó al estadio esperándose lo peor, experimentada por otras etapas parecidas. Y así ocurrió. En un partido flojo, soso, falto de ritmo, lleno de apatía, ganó el que más oficio y profesionalidad puso: el Valencia. Para los atléticos, qué vergüenza, qué desesperación, qué falta de profesionalidad. En los espectáculos públicos se dice que el respetable siempre lleva la razón. La afición colchonera cargó contra el palco y salvó al entrenador. En este caso, no estoy de acuerdo. Deberían gritar contra unos jugadores incapaces de correr, de entregarse. ¿Qué culpa tiene la directiva de que Forlán no quiera marcar ni de penalti? Y sobre Quique, no sabe ni por donde se anda, no sabe como gobernar la indisciplina. Mientras sea el entrenador debe tener el valor de castigar a unos titulares incapaces de ganar un partido y sustituirlos por los chavales de la cantera. Peor no lo pueden hacer y quizás ganaran algún partido. Encima tienen la desfachatez de ilusionar con los puestos europeos cuando el peligro real es el descenso. En una fase parecida Calderón contó al látigo Merkel. ¡Que traigan a Simeone!

Dos horas después comenzaba en Gijón un partido contra el Barça que acabó en un justo empate a uno. Qué diferencia con lo visto en Madrid. Desde el primer segundo los del Sporting salieron como balas a presionar a los culés, a correr como si les fuera la vida en ello, sin dejar de jugar al fútbol, tuteando al superBarça. Así llegó el gol de Barral en el minuto 16 regateando nada menos que a Piqué, sentando a Milito y poniendo el balón lejos de Valdés. Ahí es ná, que diría el castizo. El Barça, fiel a su estilo, había reservado tres titulares de la alineación pensando en la Champions.

Pero el Gijón, corría y corría. Luchaba y luchaba. Jugaba y jugaba y el Barça no podía con ellos, con un Messi poco desaparecido lo que no le impidió dar el pase del gol. Guardiola, magistral, empezó a mover el tablero. Tras el descanso sacó a Pedro, pero el Sporting resistía. Arriesgó más y sacó a Milito por Keita adelantando a Piqué. Pero el Sporting resistía y encima seguía llegando. Aunque según iban pasando los minutos la enorme diferencia entre los dos equipos se acabó imponiendo. En el minuto 79 una vaselina sublime de Villa puso el 1-1. Pero el Sporting no se rendía y seguía luchando hasta acabar el partido en empate y volver a animar la liga. Loor a la entrega de los humildes y desconocidos jugadores del Sporting y a su entrenador. Que los focos de los Goya premien el esfuerzo de un modesto que esta jornada se merece todo el protagonismo. Y que Quique les ponga el video a sus jugadores a ver si aprenden profesionalidad.

No se quiso apagar el sábado sin darnos unas notas de emoción y colorido en Santander donde los cántabros ganaron en el último minuto al Sevilla en medio de una grada enfervorizada con su pintoresco presidente Alí Syed saltando en el palco como un aficionado más. Los ricos también se emocionan. Y así los feligreses del fútbol nos fuimos a dormir esperanzados ante el posible triunfo del Madrid para no enterrar la liga.

El Madrid no se rinde

Llega el domingo y todos pendientes de Cornellá. Minuto dos y el árbitro se atreve a expulsar al paralotodo Casillas. En Barcelona empiezan a enfriar el cava. No pasa nada porque tenemos a Adán, piensa Mourinho, portero que no desmereció en una prueba difícil. Los aficionados del Barça tuvieron que guardar el cava para mejor ocasión porque apareció el mejor Madrid, el del esfuerzo máximo hasta el último minuto, el de la lucha por sobreponerse a las dificultades, el de no rendirse nunca. Este video también se lo puede poner Quique a los del Atleti. Apareció Marcelo para marcar el definitivo 0-1 en la mitad de la primera parte, jugando con diez todo el partido, resultado que no pudo superar el Español. Y eso que Adebayor perdonó hasta tres ocasiones. Afortunadamente, la liga sigue viva con el Madrid a cinco puntos del Barça. Sólo me queda la duda de si el resultado hubiera sido el mismo en el caso de que el Madrid hubiera tenido competición europea esta semana.

Por lo demás, sorprende la derrota del Villarreal que cede el tercer puesto al Valencia. También hay que destacar el protagonismo de dos viejos roqueros como Tamudo y Farinós que se resisten a desparecer futbolísticamente hablando. Aunque más importante ha sido la solidaridad, una palabra tan olvidada en este mundo cruel, de muchos futbolistas con el portero del Atlético de Madrid Sergio Asenjo. En estos tiempos revueltos es importante destacarlo.

Antes de cerrar la crónica me gustaría animar a los lectores para que traten de ver una pequeña obra de arte futbolística: el segundo gol del Manchester que le dio la victoria ante el City obra de Rooney, a pase del portugués Nani, quien dibujó una vaselina perfecta convertida en un salto de baile. En fin, lo dejo aquí. Señoras, señores, amen la vida, amen el fútbol.

El Goya es para el Sporting
Comentarios