miércoles 26/1/22
ENTREVISTA | NACIDA EN PLENA CRISIS

Un nuevo sello: Lastura, "el idealismo como concepto editorial"

En el recorrido que nuevatribuna.es viene haciendo por el mundo de las editoriales independientes en tiempo de crisis le toca hoy a Lastura, una pequeña editorial, prácticamente recién nacida, que dirige Lidia López Miguel.

LASTURA 3 lidia
Lidia López Miguel

Lidia López Miguel  nació en Madrid, en 1983. Es cofundadora, con Xavier Frías, de Lastura, donde ejerce de editora. Licenciada en Periodismo, realizó estudios de Doctorado en Análisis de la Comunicación Social y Sociedad del Conocimiento y obtuvo el título de Máster en Dirección Comercial y Marketing. Su trayectoria profesional durante los últimos diez años ha pasado por diferentes medios de comunicación, especialmente en el ámbito de la radio y la prensa escrita, así como por el ámbito de la comunicación y el marketing corporativo. Actualmente compagina su labor editorial en Lastura con la colaboración en otras publicaciones del carácter literario. A ella le hemos pedido opinión sobre algunos aspectos esenciales de la labor editorial.

Nueva Tribuna: ¿Cómo nace la editorial Lastura y con qué objetivos?

Lidia López Miguel: Lastura nace a raíz de una conversación con mi socio, Xavier Frías. Xavier, que es escritor y profesor universitario, me propuso editar algunos cuadernos con motivo del Día de las Letras Gallegas de este año recuperando así la colección O Roibén de poesía en gallego que él había codirigido hacía algunos años. A partir de ahí fueron surgiendo otros proyectos como la presentación en Valencia de esos mismos cuadernos y una presentación de cuadernos infantiles en portugués y en mirandés en Miranda Do Douro (Portugal). Poco después el Ayuntamiento de Soria nos ofreció participar en Expoesía y este hecho fue determinante: no podíamos afrontar una feria así habiendo publicado 6 cuadernillos. A dos meses de la feria, contactamos con algunos escritores amigos que quisieran publicar con nosotros con tan poco tiempo. Siempre estaremos agradecidos a Ángel Guinda, César Ibáñez París, Isabel Miguel y Carmen Ruth Boillos por habernos permitido publicar nuestros primeros libros en una edición especial que hicimos de autores sorianos y afines a la ciudad. A partir de Soria todo comenzó a rodar, comenzaron a surgir nuevos proyectos, libros, presentaciones, encuentros… y hasta hoy. En cuanto a nuestros objetivos, tenemos desde el comienzo dos objetivos clarísimos. Por una parte queríamos servir a ese nicho de mercado que reclama literatura actual y de calidad en otras lenguas. El segundo objetivo era y es ofrecer literatura a bajo precio y también lo estamos cumpliendo.

NT: Me ha llamado la atención vuestro lema "El idealismo como concepto editorial". ¿Es posible combinar hoy idealismo con la búsqueda de beneficios en el mundo editorial?

LLM: Bueno, los beneficios no siempre son económicos y cuando realmente uno no pretende hacerse rico con esto sino más bien sobrevivir, sí es posible combinarlo. Somos idealistas porque editamos lo que nos gusta aun a sabiendas de que es poco comercial. Que una editorial toledana haya publicado en 7 meses 10 libros en gallego y los haya presentado en Madrid, Valencia y Soria creo que lo dice todo. Pero no sólo nos quedamos en el asunto de los idiomas, también somos idealistas en cuanto los géneros, en nuestra apuesta por los autores noveles, en los precios de venta, en la forma de trabajar mano a mano con el escritor… 

NT: ¿Con qué colecciones cuenta Lastura?

LLM: En estos momentos tenemos dos colecciones de poesía,  Alcalima para poesía en general y O Roibén para poemarios en gallego y portugués. También contamos con la colección Alquisa en sus versiones de narrativa y micronarrativa, con la colección Apuntador de género teatral y con la colección Draconia de literatura infantil y juvenil.

"Somos idealistas porque editamos lo que nos gusta aun a sabiendas de que es poco comercial"
 

NT: ¿Tenéis una "política de autor" o eso queda para las grandes editoriales?

LLM: Supongo que eso quedará para las grandes. Aunque es evidente que nos encanta trabajar con autores reconocidos, de las mejores cosas que nos han pasado en estos meses es haber conocido a grandísimos nuevos escritores que han sacado su primer libro con nosotros. Compartir las ganas, los nervios, la ilusión y la alegría del autor cuando tiene por fin el libro en sus manos es una experiencia tremendamente bonita.

NT:  ¿De qué títulos se siente la editorial especialmente "orgullosa"?

LLM: No me gusta ser políticamente correcta y decir que “de todos”, pero lo seré porque en esta ocasión lo políticamente correcto coincide con la verdad. Debe ser porque llevo en este mundo poco tiempo, pero trato a todos y cada uno de los libros que editamos como si fueran míos porque en parte así los considero. Todos los libros llevan también mi trabajo y mi esfuerzo en ellos, algunos han costado más y otros menos, pero todos son para mí un motivo de orgullo. 

NT: El fondo de Lastura está nutrido de escritores, jóvenes y menos jóvenes, poco conocidos. Esa apuesta ¿se sustenta en una cierta "línea editorial" o tiene mucho de azarosa?

LLM: Realmente tiene bastante de azar aunque la selección de autores acabe conformando una “línea editorial”. Con excepción de los cuatro o cinco primeros libros, en los que fuimos nosotros quienes contactamos con los autores, el resto han venido a Lastura por sí mismos, algunos los conocíamos de antes, otros los hemos conocido en alguno de los eventos que hemos organizado estos meses y otros han contactado con nosotros a través de internet o del teléfono. Recibimos muchísimos originales a la semana y la selección es un trabajo realmente duro pero inevitable si queremos apoyar a nuevos escritores y al mismo tiempo mantener la calidad. 

NT: . ¿Cómo ves el panorama editorial con la crisis como telón de fondo?

LLM: Nosotros hemos nacido en plena crisis por lo que puede que no nos esté afectando como a otras editoriales. Por decirlo claramente, nacimos sin deudas ni cobros pendientes y gracias a que no llevamos ese lastre, podemos empezar a andar. El panorama general lo veo con preocupación, creo que hay cierta burbuja literaria y que se edita más de lo que se lee. Seguro que a nadie se le pasa por alto el hecho de que se está editando muchísimo. La crisis, como ya sabemos, anima a la creación literaria, activa la necesidad de escapar y denunciar a través de la escritura y eso, que en un principio puede parecer alentador, puede volverse en contra del editor si no se trata ese aluvión con mesura y no se es consciente de la temporalidad. Pese a todo creo que las pequeñas editoriales no se han visto tan afectadas como otras editoriales de tamaño medio/grande porque tenemos más capacidad de adaptación a una realidad tan cambiante como la actual.

NT: ¿Estamos ante una crisis de lectores o ante una crisis de poder adquisitivo de los lectores?

LLM: Nos enfrentamos a ambas realidades. La pérdida de poder adquisitivo de los lectores nos afecta, por supuesto,  pero me parece más preocupante la crisis de lectores. En España se lee poco, no lo digo yo, lo dicen las estadísticas, y ya no es sólo eso… los que leen ¿qué leen? Las personas que acuden a lecturas alternativas y menos comerciales, de las que no se anuncian en televisión o se regalan con el periódico, son pocas. No sé qué tendría que pasar para que esto cambiase, probablemente la raíz del problema esté en la educación pero según están las cosas, mejor no entrar en el asunto.

NT:  ¿La librería sigue siendo un instrumento imprescindible en el circuito editor-lector o es inevitable rendirse al dominio de las grandes superficies?

LLM: Las librerías juegan un papel fundamental en la distribución, al menos en nuestro caso. El trato personal con los libreros a los que llevamos nuestros libros siempre es tremendamente beneficioso. Acudimos a ellos con honestidad, conscientes de lo que somos y hasta el momento siempre nos han mostrado su aprecio y respeto a nuestro trabajo y a nuestro concepto editorial.

NT: ¿Y las bibliotecas públicas? ¿Tenéis acceso a ellas?

LLM: Hasta el momento no hemos tenido ningún problema con las bibliotecas públicas, siempre que hemos querido dejar ejemplares de forma gratuita nos han abierto sus puertas. Es una verdadera pena que cada vez queden menos y que quieran acabar con las que resisten con medidas como el préstamo de pago.

"En Lastura apostamos tanto por la edición en papel como por la digital. Somos amantes del pepel, pero somos conscientes de la nueva realidad tecnológica."

NT: ¿En qué medida está afrontando la editorial el "horizonte digital"? ¿Tu editorial se ha lanzado a la edición de e-book?

LLM: En Lastura apostamos tanto por la edición en papel como por la digital. Dentro de que somos amantes del papel y de que consideramos que a este formato le quedan muchos años de vida, también somos conscientes de que no podemos ser ajenos a esta realidad. De hecho, en los inicios de Lastura, meses antes de que comenzásemos a editar en papel, empezamos ofreciendo libros digitales de descarga gratuita desde nuestro blog. Actualmente seguimos haciéndolo, no tanto con libros completos, pero sí editamos digitalmente una selección, bien de poemas o bien de relatos, contenidos en un libro que tiene, o pensamos que tendrá en un futuro, su propia versión física.  Uno de nuestros propósitos para el 2014 es precisamente meternos de lleno en el mundo digital, ofreciendo nuestros libros a la venta en ambas versiones. Aun así, no dejaremos de seguir ofreciendo contenidos digitales gratuitos, creemos que es importante que también puedan tener acceso a la literatura aquellas personas que actualmente no se pueden permitir gastos extraordinarios. Parece evidente, pero es necesario decir que esto no podría hacerse sin la plena disposición de los autores que nos ofrecen su obra de forma altruista y a los cuales estamos tremendamente agradecidos.

NT: ¿Consideras necesaria una política de ayudas y subvenciones de las Administraciones? ¿Cuál es vuestra experiencia?

LLM: Sí, siempre que respeten al apellido “independiente” de la editorial. Por el momento nosotros tan sólo hemos solicitado y recibido ayudas indirectas, que también son importantes. Por ejemplo, puede que una administración pequeña no pueda sufragar los gastos de una publicación pero sí comprar un número determinado de ejemplares de un autor local u ofrecer una caseta gratuita en una feria del libro. Para las pequeñas editoriales estos detalles también son importantes porque debido al afán recaudatorio de muchos ayuntamientos no siempre nos permiten movernos todo lo que quisiéramos.

NT: ¿Están determinando los grandes grupos editoriales la omnipresencia del best-seller, de los libros  pensados para grandes públicos, en librerías y grandes almacenes y ocupando con ellos el espacio de la buena literatura?

LLM: Sí, pero tampoco vamos a culparles. Nosotros estamos muy alejados de esa visión puramente mercantilista. Nuestros espacios y nuestros lectores están en otros sitios y en ellos nos encontramos.

NT: ¿Cómo pueden "defenderse" de esa política las pequeñas editoriales independientes? ¿Puede ser una vía el asociacionismo, la negociación colectiva con librerías?

LLM: No creo que haya una agresión directa, tenemos un target muy distinto, pero sí es cierto que las pequeñas editoriales, si nos unimos para compartir información y establecer debates sobre la situación, podemos hacer mucho.

NT:  ¿Con qué perspectivas y con qué objetivos estáis trabajando a corto y medio plazo?

LLM: Nuestro principal objetivo a corto plazo es mejorar la plataforma para la venta on-line y, como antes he comentado, comenzar a ofrecer los libros también en su versión e-book. ¿Perspectivas? Positivas. Nos ha ido tan bien en nuestro primer año de vida que solo pueden ser así. Seguiremos trabajando duro, de forma honesta y aprendiendo todos los días.

NT: ¿Con qué novedades afrontáis la nueva temporada literaria tras el verano?

LLM: Durante estos últimos meses, tras el verano, hemos potenciado nuestra colección de narrativa con dos nuevos títulos: Microhistorias para libélulas de Laura Frost y Cápsulas de José Malvís. También hemos sacado a la luz nuevos poemarios dentro de O Roibén: Filografías del Grupo Bilbao, Vendo pasar o mundo de Victoria Veiguela, Aniquilación miña de Lourdes de Abajo, A forza do poema de Branca Vilela y Lúa de Antonio Capilla. En la colección de poesía Alcalima hemos publicado el poemario bilingüe castellano-búlgaro Sedienta verdad de agua marchita de José María Lopera,  Sonetos de amor y otras ausencias de Antonio Pastor Gaitero y Somos atentado de Pedro José Morillas Rosa. En octubre estrenamos nuestra colección de teatro con La noche de las almas abiertas de Miguel Ángel Mañas y en estos tres últimos meses también nos hemos centrado bastante en la literatura infantil con títulos como Marwane, el mago de José Carlos Atienza, Mi madre es un dragón colorado y El devorador de libros y otros cuentos de Xavier Frías, Al otro lado del patio de Frantz Ferentz y Darío y el arco iris de Mª Carmen Prada.

Para comienzos del año que viene estamos ya trabajando en varios poemarios. Stella Manaut, Juanjo Alcolea, Ana Garrido, João Rasteiro, Miguel Ángel Yusta, Marta Dutra y Dorita García Blanco son algunos de los poetas que están esperando al comienzo de 2014. En los primeros meses del año también publicaremos narrativa de la mano de Silvia Cuevas Morales y Ajo Diz y, por supuesto, no dejaremos de lado nuestras colecciones de infantil y de teatro. Dentro de nada comenzaremos a preparar asimismo varias antologías de cara al mes de mayo. Dicho así, hasta da un poco de vértigo… pero no, realmente estamos muy orgullosos de poder editar tanto y de que tanto escritores de prestigio como escritores noveles confíen en esta pequeña editorial.

Para acceder a la web de Lastrua editorial, pincha aquí: Lastura / El nuevo concepto editorial

Un nuevo sello: Lastura, "el idealismo como concepto editorial"
Comentarios