Lunes 17.06.2019

'Cuando se vaya la niebla', una novela sobre “las dos Barcelonas”

La escritora y periodista catalana Andrea Rodés publica con el sello madrileño Huso Editorial.

cuando se vaya la niebla solaEn verano de 2014 la escritora y periodista Andrea Rodés viajó a Serbia para pasar unas breves vacaciones de verano. Durante ese viaje quedó prendada del país y descubrió la historia de unos refugiados españoles de la guerra de Sucesión que a mediados del siglo XVIII llegaron a la inhóspita región del Banato, entonces parte del imperio Austrohúngaro, con intención de levantar una "nueva Barcelona". ​

Para el periodista y escritor Albert Calls la novela Cuando se vaya la niebla argumenta con fuerza que en "la Europa del siglo XXI existen unas identidades mucho más complejas de las que se nos quiere hacer creer, más marcadas por los tiempos actuales y las carencias que sufre una gran parte de la población de esta sociedad que no es tan perfecta como pretenden que veamos".

El proyecto de aquellos refugiados españoles fue un fracaso (la mayoría fallecieron o regresaron a Viena, incapaces de adaptarse a las duras condiciones del territorio), pero, tras su viaje de 2014,  Andrea Rodés decidió volver a Serbia un año después, coincidiendo con el paso de miles de refugiados sirios por los Balcanes en su ruta por llegar a Europa, para escribir una novela que le permitiera entender por qué el drama de los refugiados, las banderas y las fronteras se repite a lo largo de la historia.

Andrea Rodés

Andrea Rodés

Con una trama ágil y un lenguaje llano a la vez que intimista, Cuando se vaya la niebla (Huso Editorial, 2019) logra captar de inmediato la atención del lector, que se involucrará con Naiara, la protagonista, en su aventura existencial y junto a ella descubrirá que, hace tres siglos, esa ciudad serbia, fronteriza con Rumanía, llegó a llamarse “Nueva Barcelona” tras la llegada de un grupo de refugiados austracistas de la guerra de Sucesión.

La despreocupada vida de Naiara sufre un cambio radical cuando encuentra unas cartas de su abuelo fallecido que le revelan la existencia de unos familiares en Serbia. Empujada por la curiosidad y el deseo de romper con el aburrimiento cotidiano, decide emprender un viaje para conocerlos. Durante su visita a Zrejanin, y más allá del cálido reencuentro familiar, esta joven de treinta y dos años se verá involucrada en una trama política y tendrá la oportunidad de vivir de cerca el drama de los refugiados que en ese momento tratan de alcanzar Europa cruzando los Balcanes, lo que la hará replantearse la vida que ha llevado hasta entonces.

José Miguel Viñals escribe en el prólogo que "Cuando Andrea Rodés me envió el borrador de este libro para una primera lectura, sentí que leía sobre mi casa y me reí con la historia como si me riera de mí". Viñals asegura haber encontrado sus "dos Barcelonas" en Cuando se vaya la niebla. Quizá el lector encuentre las muchas verdades que, como en todos los lugares del mundo, habitan en un mismo territorio.

Comentarios