#TEMP
martes. 16.08.2022

Concepción Arenal: la mujer que luchó por los derechos de las personas presas

Concepción Arenal

Visitadora de prisiones, cronista de guerra, publicista, autora de importantes reflexiones y recomendaciones para la mejora de la educación, de las cárceles, de la consideración y la vida de las mujeres y esclavos. Mantenía una lucha solitaria y silenciada por las fuerzas reaccionarias

El 15 de diciembre se ha inaugurado en la Biblioteca Nacional de España (BNE) la exposición ‘Concepción Arenal: La pasión humanista (1820-1893)’. En la rueda de prensa han intervenido Ana Santos Aramburo, directora de la BNE; José Andrés Torres Mora, presidente de ACE; y las comisarias de la exposición Ana Caballé y Cristina Peñamarín.

 

JPEG

La exposición está en las Salas Hipóstila y Recoletos de la BNE. En la primera sala se muestran los hitos biográficos que forjaron el carácter de Concepción Arenal, vinculados a momentos históricos relevantes del siglo XIX. Hay ocho espacios biográficos - Ferrol, Amaño, Madrid, Potes, Coruña, Madrid, Gijón, Vigo - en los que vivió, pensó, escribió y amó. También están expuestos textos, manuscritos, objetos e imágenes vinculadas a su vida.

En la Sala Recoletos podemos ver los grandes temas que ocuparon a Arenal a lo largo de su vida como la esclavitud, los derechos de las mujeres y la educación. Además, durante el recorrido aparecen imágenes de la España de la época.

JPEG

La muestra repasa la vida de Concepción Arenal y destaca su entrega y dedicación a comprender e intentar mejorar el mundo. Arenal no solo se entregó a la caridad, sino que luchó por la dignidad de las personas presas, por mejorar sus condiciones de vida (consiguió que en cada celda solo hubiese una persona) y su reinserción en la sociedad. Toda esa pelea que llevó a cabo contribuyó a la reforma de las instituciones y a la modernización de España. Por ello, José Andrés expresó que “la España de hoy le debe mucho a Concepción Arenal”.

JPEG

Figura imprescindible para entender el Siglo XIX español

Arenal introdujo la ‘Teoría del dolor’, donde la vida humana está llena de dificultades. El ser moral se construye a través de la dificultad. “Estamos viviendo un Año Arenaliano” añadió Ana Caballé refiriéndose a la pandemia que estamos padeciendo. La organización tenía previsto inaugurar este espacio en marzo pero, debido a esta crisis, ha sido ahora cuando han podido dar vida a esa “voz que clamaba en el desierto”, según Caballé.

El objetivo de las comisarias con la muestra es hacer visible una autora que no figura en los libros de texto y de la que no se sabía nada hasta ahora. Aportan con sus obras materia física y realidad de un pensamiento que antes se conocía de “manera miserable”, resaltó Ana.

JPEG

“La cuestión de la esclavitud que abarca nuestra protagonista no ha merecido en España la importancia que merece”, intervino Cristina Peñamarín. “Hay un cambio de mirada en el Siglo XIX: cómo aquellos que no importaban empezaron a importar. La escritora les hizo salir de la oscuridad donde estaban posicionados y les convirtió en personajes famosos”.

Las mujeres durante esos años fueron esclavizadas, ignoradas y tratadas como incapaces de formar un pensamiento moral autónomo. Por esa carencia de derechos, las mujeres no podían tomar sus propias decisiones.

Arenal desarrolló la idea de que “la sociedad se puede perfeccionar con la ilustración. Para ello, se apoyó en ilustrados con los que guardaba una gran relación”, explicó Peñamarín. “Concepción hereda de su padre la corriente liberal. Ese pensamiento ilustrado le da firmeza y solidez a su pensamiento”.

JPEG

En cuanto al feminismo, Caballé transmitió que “una de las cosas más miserables que sucedía era que cada mujer luchaba de manera independiente. No se formó una red de apoyos hasta el Siglo XX. Tampoco se apoyó en las jóvenes porque vivía recluida y hacía una vida reservada por el ‘qué dirán’”.

La exposición estará en la Biblioteca Nacional de España hasta el 4 de abril de 2021.

Fuente y Fotos: archivo AmecoPress
 

Concepción Arenal: la mujer que luchó por los derechos de las personas presas