jueves 25/2/21
ANÁLISIS HISTÓRICO PSICOLÓGICO

El complejo de Hefesto

vulcano
Fragua de Vulcano, Velázquez (1629-30) | El personaje que está de frente

En la mitología griega Hefesto, dios del fuego, es hijo de Hera y del mismo Zeus. Horrorizada por el aspecto físico de Hefesto, su madre Hera lo arrojó del Olimpo al mar. Allí fue recogido por la madre de Aquiles y por la Oceanide Eurinome, cuidándole las dos en la isla de Lemnos, hasta que aprendió el oficio de artesano del fuego y regresó al Olimpo.

Hefesto para vengarse creo un trono de oro y se lo regaló a su madre. El trono estaba encantado y cuando Hera se sentó ya no pudo volver a levantarse. Zeus rogó a Hefesto que liberara a Hera, pero este se negó. Un día Dionisio, emborrachó a Hefesto y lo llevó al Olimpo para que liberase a Hera, pero éste puso condiciones muy duras, entre otras casarse con Afrodita. Hefesto estaba orgulloso de su matrimonio con Afrodita a quien nadie podía poseer. Sin embargo, Afrodita se entregaba en secreto a Ares, dios de la guerra. Enterado Hefesto del adulterio de Afrodita, por medio de Helios, dios del sol que todo lo ve, tejió una red de oro muy fino con la que atrapó a los amantes cuando estaban juntos.

Toda la mitología de Hefesto se sustenta en su fealdad y en su habilidad como herrero en su fragua. Junto con sus ayudantes los cíclopes, Hefesto creo todas las armas, en especial la arma más temida de Zeus, con quien aniquilaba a todos sus enemigos, los rayos.

Arthur Schopenhauer dijo: “el destino mezcla las cartas, nosotros las jugamos”

En Psicología se habla de complejo de Hefesto, para describir la búsqueda continua de aceptación, provocada por el rechazo materno. Estas personas se vuelven conformistas en exceso. La madre rechazadora ejerce sobre la prole un sentimiento de indefensión. Esto crea una estructura psicológica desorganizada en el hijo, que afecta a muchas áreas de la personalidad. Desde la más tierna infancia el niño tratará de ganarse la atención materna, esto crea un bucle atención/rechazo que cronifica el círculo de la dependencia e infelicidad. Este comportamiento se perpetua en la edad adulta, la persona con complejo de Hefesto gasta una energía enorme en la búsqueda de aceptación social.

Revisaremos algunos personajes famosos candidatos a padecer este Complejo a partir del posible rechazo materno. Empezaremos por Jack Nicholson. Este conocido actor norteamericano fue concebido por su madre cuando esta tenía sólo diecisiete años. Jack no llegó a conocer a su padre biológico, un representante letón de bailarines. Cuando la madre de Jack, June, apercibió su embarazo ya salía con otro bailarín con el que se casó. Pero este fue expulsado de la casa de los padres de June. Jack creció con la falsedad de que June era su hermana.

El gran músico Eric Clapton vino al mundo cuando su madre tenía dieciséis años, resultado de la corta relación de esta con un soldado canadiense durante la segunda guerra mundial. Ha tenido una vida afectiva caótica y un abuso de sustancias psicoactivas. Un día descubrió que sus padres eran en realidad sus abuelos y su hermanastra su madre. En su personalidad destaca la gran necesidad de aceptación social.

El expresidente de EEUU Bill Clinton fue hijo póstumo. Su madre lo abandonó en su infancia al cuidado de sus abuelos para estudiar enfermería, posteriormente tras casarse con un vendedor de coches alcohólico, Bill adoptó el apellido de éste. La infancia de Clinton estuvo marcada por el alcoholismo de su padrastro. En un estudio de la universidad de Emory en Georgia, se refieren los rasgos psicopáticos de Clinton. Se ha dicho de él que era el hombre de las mil caras. Seductor, impulsivo con una inmensa necesidad de aprobación por los demás.

Por último, compartir esta reflexión de Arthur Schopenhauer: “el destino mezcla las cartas, nosotros las jugamos”.

El complejo de Hefesto
Comentarios