lunes 25/1/21
ANÁLISIS HISTÓRICO PSICOLÓGICO

Complejo de Hera

Hera
Hera

En la mitología griega Hera, Juno en la mitología romana, es hija de Cronos y de Rea. Fue tragada por Cronos al nacer por la conocida profecía de que uno de sus hijos le arrebataría el trono. Esposa de Zeus en el Olimpo, era una diosa celosa, violenta y vengativa. En especial con las amantes y con los descendientes de Zeus con ellas.


Se le suele representar en el trono y coronada con el Polos, una alta corona cilíndrica. Hera fue la diosa matrona y también del matrimonio. A pesar de esto no destacó como madre. 
Es muy reseñable en la mitología de Hera el Juicio de Paris. En la boda de la diosa Tetis con el mortal Peleo, Zeus olvidó invitar a Eris, la diosa de la discordia. Eris sin que nadie la viera dejó una manzana de oro “para la más bella”. Tres diosas la reclamaron: Atenea, Afrodita y Hera. Estas tres diosas le pidieron a Zeus que juzgase él cual de las tres era la más bella. Zeus temeroso de enfadar a las perdedoras declinó elegir a una. Las diosas se desnudaron ante Paris, príncipe troyano, para que él decidiera quien era la más bella. Deslumbrado por la belleza de Afrodita le entrega a ella la manzana. Cuando Paris llegó a Esparta, Afrodita, que había prometido a Paris para conquistarle darle la mujer más bella del mundo, Helena, hizo que la bella Helena, esposa del rey, se enamorara de Paris y ambos huyeron juntos de Troya. El rapto de Helena desencadenó la guerra de Troya. 

En Psicología describo el complejo de Hera como un trastorno de celos en la mujer en una personalidad con alto grado de neuroticismo.

Los celos se experimentan como respuesta a la amenaza de la pérdida de un valor real (la pareja), debido a una rival real o imaginaria.
Para la mujer con complejo de Hera el matrimonio la llena completamente su existencia, de tal manera que atiende mejor a su pareja que a la propia prole, actúa como el motor que impulsa a su marido al triunfo, es fiel, pragmática, estoica y celosa, proyectando ese sentimiento sobre las otras, aquellas que por motivos profesionales o personales están alrededor de su pareja. La persona con este complejo una vez casada, que antes fue Afrodita en esa relación, pasa a ser Hera anulando a la anterior Afrodita, pues cree que ya no tiene necesidad de seducir.
Este trastorno se ha disparado en las últimas décadas con la aparición de las redes sociales. Se ha descrito que en EEUU un tercio de los divorcios actuales son por el uso de internet y cibersexo. Por hechos causales se informó que el primero era un comportamiento sospechoso, el segundo un comportamiento infiel, el tercero es tener relaciones por internet y en cuarto lugar la pornografía.

Este hecho lo corroboro en la casuística de mi consulta privada, en la que alrededor de un treinta por ciento de los problemas de pareja han tenido su origen en las redes sociales, en particular a través de whassap.

En estos celos que podríamos definir como “normales”, la persona que los padece tiene un intenso sufrimiento y pena ante la posible pérdida del ser amado y desde de la óptica psicoanalítica padece una herida narcisista que viene a mermar la autoestima del Yo. Consecuentemente se produce una autocrítica por la pérdida y una fuerte hostilidad hacia el rival. 
Por último, compartir esta reflexión de Lope de Vega: “Son celos cierto temor tan delgado y sutil, que si no fuera tan vil, pudiera llamarse amor”.

Complejo de Hera