<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
jueves. 18.08.2022
RELATOS

El cocinero

La cocina de Manuel está llena de sabrosas cremas, que motean la encimera de las salsas con colores irresistibles para los sentidos...

relato480
Imagen: Carmen Barrios.

La cocina de Manuel está llena de sabrosas cremas, que motean la encimera de las salsas con colores irresistibles para los sentidos. Verde menta, que dispone el olfato para recibir los aromas tibios que emanan de los cuerpos desnudos; prieto azafrán, que estimula la punta de la lengua y atiza el fuego del deseo; morados arándanos, que tiñen los labios y excitan el tacto hasta provocar pálpitos en los dedos gordos de los pies; suave canela, que prepara el vientre para los excesos; amarillo limón, que yergue el vello de las axilas como los escalofríos suaves que acompañan las cosquillas; negro chocolate, que transforma las redondeces en dulces dispuestos para remojar en licor de café. Manuel lo sabe, por eso siempre que ha podido ha invitado a una amiga a disfrutar de un ratito de creación culinaria.

Ha aprendido que a ciertas mujeres les gusta sentir cómo el tacto fresco de la hoja de la albahaca se desliza con descuido por el hueco misterioso del escote, mientras las pepitas de una granada dulce estallan sin piedad en el cielo del paladar. En cambio, otras prefieren disfrutar el aroma del orégano sobre la delicada piel de la cara interior del muslo y exhalarlo hasta perder el sentido,o percibir el latigazo que provoca una cucharada de helado de frambuesa cuando se desliza, desde el perfil curvo de la babilla, hasta la frontera del monte de Venus.

Manuel sabía manejarse en la cocina, pero su magia se esfumó cuando apareció Ada. Se bloqueó y su imaginación no llegó ni para freir unos huevos con jamón durante la primera cita. Se quedó paralizado, sumergido en la miel de sus ojos almendrados, petrificado ante la posibilidad de rozar mínimamente el contorno de sus mejillas de melocotón. 

Y no puede controlar su estado. Cuando está delante de ella sus pupilas se dilatan hasta alcanzar el tamaño de una castaña y se le nubla la vista por completo. Nota cómo su cerebro se funde dentro de su cabeza como si fuera manteca caliente, sus dedos sudan hasta engordar como las salchichas cocidas y sus manos se vuelven torpes para las salsas. Sus piernas se aflojan y su cocina deviene en una selva llena de trampas, con cazuelas que hierven y queman, cuchillos afilados que hieren la piel y puntiagudos sacacorchos, que no respetan ni un desliz dentro del cajón oscuro de los utensilios de cocina.

Manuel está preocupado. Se ha dado cuenta de que se ha enamorado locamente de Ada y él nunca ha cocinado para una mujer sumergido en semejante estado de confusión de la razón. Siempre ha mantenido ese sentimiento al margen de su cocina y hasta conocer a Ada se jactaba de su destreza para manejar la cuchara de palo. Era un auténtico experto en ligar una cremosa bechamel a la nuez moscada sin un solo grumo o elaborar una salsa mayonesa de textura perfecta y suave gusto de limón.

Desde que Ada apareció en su vida, su cocina está tan desordenada como una jaula llena de monos. En este estado no sabe si podrá cocinar, pero, por otra parte, no puede renunciar a ella y han vuelto a quedar a cenar.

Esta noche hay una luna llena blanca y redonda como un plato de porcelana fina y Manuel se siente dispuesto a probar cómo sabe el paladar de Ada, aunque su corazón se le hinche bajo el pecho como una berenjena. La cena está dispuesta en la cocina. El primer plato es una crema de setas con una pizca de pimienta, lista para degustar a la temperatura interior del pequeño volcán del ombligo, y se sirve con rojos trocitos de pimiento de piquillo que lo rodean en forma de espiral. Cuando la punta de la lengua entra en contacto con la salsa, un calor eléctrico desborda el alma, y las manos adquieren la textura y el aroma de las hojas de la hierbabuena.

Manuel está tranquilo y ambos disfrutan de cada sabor. Mientras degustan un segundo plato, a base de ligeras verduras en tempura sobre sabrosas hojas de fino queso de cabra, bebe de su boca una ligera infusión de Malva y clavo, que afloja la tensión de las primeras citas y permite que la pasión fluya como la crema de chocolate caliente. El postre baña sus pies de fresa y vainilla fresca, y su fragancia delicada envuelve el ambiente, inundando los sentidos hasta hacerles volar. Ada ha cocinado para Manuel, que se ha dejado llevar de un plato a otro como si bailara un tango, sin perder el ritmo. Durante la cena ella ha demostrando una destreza exquisita para acariciar la cuchara y ha sabido aprovechar el desenfreno del amor para ligar la mejor de las salsas.

El cocinero