#TEMP
lunes 23/5/22

Cómo rodar un filme con 50 euros y llevarlo a los cines

El mensajero Mark Price se lo propuso y lo consiguió. El presupuesto lo gastó en café, té y palancas. La película se estrenará en el próximo Festival de Sitges.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 30.07.2009

Mark Price es un trabajador de una empresa de mensajería que ha roto moldes con su primera película, Colin, al conseguir que se exhiba en cines de todo el Reino Unido pese a haberla rodado con un presupuesto de 45 libras (unos 50 euros).

¿Y a que se destinó el "exorbitante" presupuesto? -"A comprar té, café... y palancas”- , ha explicado Price, quien ha confirmado que el largometraje se proyectará en octubre en Sitges, en el Festival Internacional de Cine Fantástico de Cataluña.

El galés (de 30 años) es el guionista, director y productor de esta película, que llegará a las salas británicas coincidiendo con Halloween (31 de octubre) y que cuenta la historia de un zombi desde una perspectiva diferente a la habitual: la del propio muerto viviente.

El actor Alastair Kirton encarna a Colin, un hombre que es mordido por un zombi muere y resucita convertido en uno de ellos.

El rodaje, que se realizó entre Gales e Inglaterra, comenzó en agosto de 2005 y su montaje se ha alargado durante 18 meses.

Para la grabación se utilizaron tan sólo "dos cámaras domésticas", ha subrayado Price como muestra de la escasez de medios que tuvieron que sortear para conseguir su objetivo.

Las tareas de edición las ha llevado a cabo el propio Price en la oficina donde trabaja (situada en Londres) con la única ayuda de un ordenador y algunos programas informáticos básicos, como el "Adobe Premier 6", una aplicación "muy antigua", en palabras del propio director.

Durante los 97 minutos que dura la película, la sangre a borbotones (que caracteriza el género) corre por la pantalla, con escenas especialmente sangrientas, como una en la que se puede ver como se clava una estaca en el ojo de una de las víctimas.

Un ejemplo de cómo la falta de dinero agudiza el ingenio es la utilización de "colorante alimenticio mezclado con agua caliente" para hacer la sangre.

Pese a alzarse el año pasado con el galardón especial del jurado del festival estadounidense de cine de Revenant, en Seattle, (especializado en películas sobre zombis) la búsqueda de una distribuidora, con visita al prestigioso Festival de Cannes incluida, no ha sido fácil.

En Cannes "no tenía nada que ponerme, así que pedí prestado a un amigo unos pantalones, pero me iban demasiado grandes y se me caían. Encontré una tienda barata con pajaritas por 10 libras (11,6 euros), pero una camisa blanca eran 35 (40), así que sólo acudir a una proyección acabó costándome mucho más que mi película", ha relatado Price al Daily Telegraph.

El largometraje pudo realizarse con tan escaso presupuesto gracias también al uso de las redes sociales Facebook y Myspace. Price abrió una convocatoria para reclutar secundarios con los que completar su equipo, formado finalmente por cerca de cien personas, aunque la mayoría fueron "amigos y amigos de otros amigos".

El filme ha generado críticas positivas entre los amantes del cine de terror y continúa utilizando Internet como eje central para su promoción. "Me gusta que la gente tenga la oportunidad de ver la película, pero no creo que hagamos una fortuna con ella", ha resaltado el creador de este proyecto, quien ha asegurado que se conformaría con ganar lo suficiente para poder rodar una próxima película.

Cómo rodar un filme con 50 euros y llevarlo a los cines
Comentarios