#TEMP
jueves 19/5/22
MUJERES DE PELÍCULA | EDMUNDO FAYANÁS ESCUER

Cixi, la última emperatriz china

Orquídea nace el 29 de noviembre de 1835 en Pekín, siendo la última emperatriz de la dinastía manchú. Su padre era uno de los guardianes de la Ciudad Prohibida.

Se quedó huérfana a temprana edad y en consecuencia, tanto ella como su madre sus dos hermanos y su hermana pequeña quedaron bajo la tutela de su tío, que tenía una cierta posición social. Orquídea ejercía en esta familia la función de criada

A los quince años, es llamada junto a su prima Sakota y otras doscientas jóvenes manchúes a acudir a la Ciudad Prohibida, con la intención del emperador Xia Feng de elegir esposa y el resto de muchachas pasar a formar parte del harén. Se buscaba mantener la pureza en la línea de sucesión y por ello debía casarse con una manchú y no con una china.

Antes de la llamada del Emperador, Orquídea tenía un compromiso matrimonial con su primo Jung Lung, que era un jefe de la Guardia Imperial, del cual estaba enamorada. Sin embargo, ante la llamada del Emperador y no dudando de sus posibilidades, rompe su compromiso matrimonial con su primo.

Con su ingreso en la Ciudad Prohibida, Orquídea debe cambiar su nombre y será llamada Yenohala, que se corresponde con el nombre del clan de su familia. Cuando estas doscientas jóvenes manchúes son presentadas al Emperador, tienen prohibido mirarle. Sin embargo, Yenohala lo mira directamente a los ojos, lo cual encandila al Emperador, siendo seleccionada como parte de su harén y su prima Sakota es elegida como esposa del Emperador.

Su vida es muy aburrida en el harén, si tiene suerte, será llamada a compartir con el Emperador su cama de vez en cuando. Para aprovechar el tiempo pide permiso para aprender literatura, caligrafía, historia de China y pintura que le encantaba.

Yenohala es muy inteligente y astuta, pero al mismo tiempo trabaja mucho la amistad de la madre del emperador. Su primer encuentro con el emperador resulta sorprendentemente desagradable para ella, pues se encuentra con un hombre de aspecto desagradable, desaliñado y drogado. Sin embargo, ella aguanta los tres días que está en la habitación con él. Cuando vuelve a su cuarto debe de guardar cama por estar enferma de asco y de decepción. De este encuentro queda embarazada.

Cuando Yenohala es llamada por segunda vez a la habitación del Emperador, ésta se niega a ir, teniendo que intervenir la esposa del mismo, que es su prima Sakota. Esta accede a ir con la condición de que su primo y ex prometido Jung Lung la visite a pesar del peligro que esto supone para los dos.

Cuando Yenohala hace público su embarazo su situación mejora en el palacio y en el harén. Pero esto conlleva un aumento de las intrigas palaciegas a su alrededor. De esta forma ella tiene acceso continuo con el emperador, pero no son para tener relaciones amorosas, sino que el emperador la busca para que le aconseje en todos sus asuntos de Estado.

Yenohala pide que se le enseñe todo lo necesario sobre el gobierno del Imperio, pues su hijo es nombrado heredero del Trono. Se le nombra al príncipe Kung para que la enseñe. Éste destaca por su sabiduría y honradez, y enseguida se da cuenta de la inteligencia de Yanohala. Solicita que en su aprendizaje le acompañen siempre algunas de sus damas y alguno de sus eunucos, que jugaron un papel muy importante en su vida.


Foto de uno de sus palacios

Da a luz en abril de 1856. El niño que recibe el nombre de Tongzhi. Este hecho eleva a Yenohala al mismo nivel que a su consorte real (su prima Sakota), recibiendo ella el nombre de Cixi en vez de Yenohala, que quiere decir, la emperatriz del este, porque se traslada aun palacio en la parte este de la Ciudad Prohibida.

Cuenta con el fiel apoyo de su maestro el príncipe Kung y el de su primo Jung Lung, que tiene un gran poder dentro de la guardia Imperial y del propio ejército chino.

En ese momento, China vive un momento muy difícil, porque por un lado, los chinos muestran desafección por la monarquía manchú, que dirige el país; por otro lado, se enfrenta a las potencias occidentales, que le piden más concesiones mercantiles en los puertos y le amenazan con fuerzas expedicionarias en el caso de que no las conceda.

Las potencias extranjeras aumentan sus demandas ante el emperador, pero Cixi le aconseja que finja, que ceda pero le pide que dilate al máximo la respuesta. Es consciente del poder extranjero, que con las nuevas armas que poseen hace que el ejército chino tenga pocas posibilidades de hacerles frente.

China estaba intentando prohibir el consumo de opio por las graves consecuencias sociales, que genera en la población, mientras que Inglaterra quería introducir el opio que producía en la India, haciendo pingues beneficios.

En 1860, se declara la segunda guerra del opio en la que Inglaterra y Francia intentan hacerse con el lucrativo comercio del opio. Ante la amenaza de los ejércitos occidentales, la familia imperial huyó y se refugió en el palacio Jahol.

Las potencias occidentales destruyen el palacio de verano del emperador y esta guerra acaba con el triunfo de las potencias occidentales, obteniendo mayores concesiones mercantiles en los puertos chinos.

La familia imperial en este retiro del palacio Jahol situado muy al norte del país, cae en manos de la Banda de los Ocho, que prácticamente tiene secuestrado al Emperador y se le impide a Cixi a visitarle y a aconsejarle.

La Banda de los Ocho conspira contra la emperatriz Cixi y ante la enfermedad terminal que padece el Emperador, ella maniobra con el apoyo del príncipe Kung, de Jung Lung y además, cuenta con el poder de poseer el sello imperial. Consigue que antes de morir el Emperador nombre como legítimo heredero a su hijo Tongzhi y que las dos emperatrices Sakota y Cixi sean las regentes, hasta que su hijo tenga la edad para gobernar.

Cuando muere el emperador el 22 de agosto de 1861, Shu Shun principal miembro de la Banda de los Ocho, toma el poder y confina a las dos emperatrices. Mientras, las potencias extranjeras destruyen el Palacio de verano del emperador. Gracias al apoyo del príncipe Kung y de Jung Lung que cuentan con la ayuda del ejército chino, deponen a la Banda de los Ocho, cortándoles la cabeza.

Las dos emperatrices y el pequeño emperador Tongzhi vuelven a la Ciudad Prohibida gobernando con la ayuda de Kung y de otros hombres de confianza. Ellas estarán presentes en todas las audiencias pero ocultas detrás de un biombo con cortinas de gasa sin aparecer públicamente.

La vida de Cixi como mujer no existe, es viuda y ama a un hombre Kung Lung, al que estuvo prometida desde jovencita, pero que sabe que le está prohibido. Su hijo adora más a la otra emperatriz Sakota pues le consiente todo y le mima, mientras que ella es la que lo disciplina y le regula su vida.

El pequeño emperador Tongzhi se transforma en adolescente, dando rienda suelta a sus vicios, visitando los burdeles de Pekín, donde practica tanto la homosexualidad como la bisexualidad. La emperatriz sabiendo los vicios de su hijo, le busca esposa a la edad de 16 años.

Será ella quien decida quien será la esposa. La elegida es la hija de un manchú ilustre, que se llama Alute. Al futuro emperador, sin embargo se le permite la potestad de elegir a las concubinas de su harén.

Siendo ya emperador Tongzhi, su esposa Alute se rebela contra Cixi. El emperador se enamora de Alute y empiezan ambos a ser independientes de la emperatriz. Como respuesta, la emperatriz viaja con el emperador por todo el país sin la compañía de Alute. Hace que otras concubinas se acuesten con él. A su regreso a Pekín, vuelve a visitar los burdeles, en donde se contagia de la sífilis, que será la enfermedad, que posteriormente le llevará a la muerte, el 12 de enero de 1875.

Con la muerte de su hijo el emperador Tongzhi, Cixi llama a su mujer Alute, que no le había dado heredero alguno y le invita a suicidarse, cosa que realiza aquella misma tarde.

El trono chino necesita un nuevo heredero por ello. Ella se decide por el hijo del hermano menor de su difunto esposo, el príncipe Chin, que es el hijo de su hermano pequeño. Este niño tiene tres años y se llama Guangxu. Su padre se niega, pero el niño es nombrado futuro emperador. De esta forma nuevamente las dos emperatrices vuelven a regentar el Imperio chino.

En esta época, hay multitud de conspiraciones, destacando la del príncipe Tuan, que era hijo del príncipe Kung, que considera, que su hijo mayor tiene derechos dinásticos si el emperador fallece sin descendencia. La emperatriz Sakota enferma gravemente cuando tiene 44 años y muere en muy pocos días.

Cuando el emperador cumple los 18 años, en el año 1890, se le busca esposa. La emperatriz busca consejo en un eunuco de su confianza Li Lien Ying, que propone a la propia sobrina de la emperatriz, prima hermana del emperador, ya que es hija del Kwei Hsiang, que era hermano de la emperatriz. La consorte elegida era fiel a las ideas de la emperatriz.

La ciudad prohibida de Pekín

En estos años China se ve acosada por Japón, que presiona a Corea, y en concreto a la reina Min, que es aliada y protegida de la emperatriz. Matan los japoneses a la reina coreana Min, lo cual desencadena la primera guerra chino-japonesa 1894-1895, que acaba con la derrota china y su pérdida de influencia en Corea.

Debido a la derrota ante Japón, el emperador influenciado por algunos intelectuales, plantea cambios políticos muy importantes y comienza lo que se conoce como “los cien días de las reformas”. Ante el cariz, que toma la situación, la emperatriz vuelve a tomar el poder del gobierno, relegando al emperador a ser una figura decorativa. La emperatriz sigue aplicando su política conservadora.

En esos años China sufre la llegada de numerosos misioneros cristianos y de hombres de negocio procedentes del mundo occidental. Esta llegada no está bien vista por los chinos. Ello lleva a una explosión del nacionalismo chino, alentado por el príncipe Tuan y que culmina con el asesinato del embajador alemán Von Katterl, que es visto como una afrenta desde el mundo occidental.

A todo ello, los boxers proceden a la quema de iglesias cristianas de distinto signo, católicas, protestantes…., provocando la rebelión boxers de 1899. Cixi declara la guerra, el 21 de junio de 1900, a todas las potencias occidentales que interfieren en la vida política de China: Japón, Rusia, Alemania, Gran Bretaña, Estados Unidos, Austria-Hungría e Italia. Los extranjeros de Pekín se refugian en el barrio de las Legaciones. Este episodio es el narrado en la película “55 días en Pekín”, donde la emperatriz Cixi no sale muy bien parada. Las fuerzas occidentales llegan a Pekín dirigidos por el mariscal de campo alemán Waldersee, el 14 de agosto de 1900, derrotando con facilidad a los boxers. Tanto la emperatriz como el emperador deben huir disfrazados de campesinos hacia el norte del país pasando tres meses de penuria en su huida.

Vuelve a la Ciudad Prohibida como una mujer derrotada, aunque su orgullo le impide mostrarse débil. Debe hacer concesiones, como la abolición de la tortura llamada “la muerte de los diez mil cortes”, una tortura terrible, que podía durar semanas e incluso meses, produciendo un dolor insufrible hasta provocar la muerte.

Boxers

China además fue condenada a pagar una indemnización de 333 millones de dólares, que era la mitad de su producto interior. Permitiría la presencia de fuerzas extranjeras en China y fueron ejecutados los principales líderes boxers. El Kaiser alemán Guillermo II, dijo “Nunca más, ningún chino se atreverá mirar con desdén a un alemán”.

En 1901, Manchuria es ocupada por tropas rusas. Este hecho provocó que en 1904 se produjera la guerra ruso-japonesa por este territorio

El emperador enfermo agoniza y muere en 1908. Ella también enferma y toma la decisión de designar un nuevo sucesor en la persona del nieto del príncipe Kung que se llama Puyi y que era hijo del príncipe Tuan. Cixi muere de un derrame cerebral en Pekín el 15 de noviembre de 1908

El emperador Puyi reinó muy poco, porque la revolución acaba con el Imperio Manchú. La historia del emperador Puyi queda reflejada en la película del italiano Bertoluchi “el último emperador”.

Cixi fue una emperatriz increíble, conservadora pero intentó defender su dinastía y a China, pero los momentos en que vivió le resultaron muy complicados.

Cixi, la última emperatriz china
Comentarios