domingo. 14.04.2024
Imagen: Diamond Films
Imagen: Diamond Films

Virginia de Miguel Perdomo 

De los productores de Scream y Scream VI, llega la primera obra dirigida por Lori Evans Taylor, quien ha sabido aprovechar a Melissa Barrera, quien sale en dichas películas. Ella es una reina del género y en Reposo Absoluto está a la altura.

Reposo Absoluto es de esas películas que se disfrutan al verlas sin haber visto ningún tráiler o leído ninguna descripción antes. A partir de un comienzo tópico en una casa nueva y aislada, suceden una serie de circunstancias que darán tantos rodeos a la trama, que es un gusto teorizar qué está pasando en todo momento.

El poder de esta película no es que vaya a dar miedo, sino su juego y su drama

Lori sabe jugar al despiste y sientes estar teorizando a la vez que los personajes, lo cual nos permite empatizar mucho con ellos, aunque sepamos que, de ninguna manera, vamos a terminar en el contexto en el que se encuentran: de verdad que no es buena idea aislarse en el campo si estás embarazada y con riesgo.

No es una historia especialmente verosímil y los ‘sustos’ son tan evidentes que no asustan. El poder de esta película no es que vaya a dar miedo, sino su juego y su drama. Es más que entretenida, incluso es divertida, aunque existe buena reflexión en la pérdida y en la salud mental desde el punto de partida de un embarazo.

Lori Evans Taylor arranca bastante bien a mi parecer: personajes con motivaciones creíbles con los que su dolor también te hace empatizar con ellos directamente; actuaciones buenas; hay líneas de guion que la hacen capaz de elevar actuaciones en sí mismas o percepciones en los personajes; etc. 

Reposo absoluto: un constante ‘qué está pasando’