jueves 05.12.2019
Dumbo, la Política y Filminlatino

La necesidad del creer y ser salvados

La necesidad del creer y ser salvados

Hoy voy a hablar del estreno de Dumbo y lo que movió en mí. Me pregunto qué hubiera pasado con este elefante si nadie hubiera creído en él. La verdad es que los seres humanos tenemos el derecho a la propia personalidad y eso nos permite desarrollarnos en esta sociedad tal cual somos. Creo que lo más valioso que podemos encontrar son personas, que como en Dumbo, estén junto a nosotros y crean en lo que somos, en lo que hacemos o en lo que podemos llegar a ser. Esto es de vital importancia y más aún cuando se deja de creer en uno mismo, realmente nos ayuda y nos aleja del síndrome de Dumbo. Reflexionemos, gracias a esta nueva obra cinematográfica de Tim Burton, en las veces que dejamos de creer en nosotros, en los demás o en el mundo. Muchas veces basta la confianza en el otro o en lo que hace. Y que quede claro que no me refiero a una confianza carente de reflexión, a una confianza infantil, porque la verdad es que toda historia de confianza ciega por lo regular está llena de abusos. Pero bueno, la realidad es que si Dumbo hubiera estado en otras circunstancias; que en esta versión se acercan más a la satírica realidad de la sociedad; es probable que ya lo hubieran cazado como a los otros de su especie. Para esta historia lo diferente es feo, pero cuando logra usar sus orejas para volar ya es algo grandioso. En esta versión Tim Burton acostumbrado a crear personajes únicos y diferentes, intentó modificar la historia original de Dumbo, no sé si a los seguidores de la versión de 1941 les agrade. Sin embargo, en aquella versión y en la actual podemos entender la importancia del sentirse amado, y es muy probable que el tierno y pequeño elefante en otras circunstancias no hubiera encontrado su verdadero propósito. Déjenme contarles, como muchos, he estado en situaciones en donde es necesario el apoyo de alguien más. Creo que, en la actualidad, la vida muchas veces nos va llevando a vivir el Nihilismo, es decir la pérdida de fe, viviendo casi en desesperanza, en una vida carente de sentido. Por eso este proyecto fílmico nos ayuda a ver a Dumbo con los ojos del amor y podemos comparar a este elefante con la realidad, en el reflejo de ese amigo necesitado, un familiar, un hijo o hija, ese hombre o mujer de la calle, que lo único que necesita es que alguien crea en él, como con Dumbo. También estoy seguro de que cuando ayudamos creyendo, ya ni se diga apoyando, nuestra vida toma sentido. Esto en verdad convierte nuestro desánimo en la vida, en Fe hacia nuestra humanidad. Para mí, así es como realmente nos salvamos de las circunstancias dolorosas de esta vida.

También les comento que vi la serie Historia de un Crimen: Colosio en Netflix, me llevó a recordar muchas cosas de mi país y de la naturaleza humana. La política en algunos casos se aprovecha de la necesidad de un salvador, ya que en algún momento, en las situaciones difíciles, los seres humanos comenzamos la búsqueda de alguien que nos salve, de esa situación o momento complicado. Con esto no quiere decir que este mal, porque creo que aunque está en nosotros salir de muchas situaciones difíciles, lo cierto es que en algunas ocasiones necesitamos de alguien que nos apoye, como en Dumbo, y es natural, porque venimos a este mundo a vivir en comunidad. ¿Pero qué sucede cuando ese salvador es asesinado? la esperanza de un pueblo se va, como en México en 1994, y con esto no digo que Luis Donaldo hubiera sido un salvador, sino que probablemente sus conocimientos eran los adecuados para levantar un país. Esa época me llevó a entender como pueden ser pisoteados los buenos ideales, desde ese momento he visto a un México que busca constantemente a un salvador en la política, sin entender que la dignidad nos la damos nosotros mismos, al respetarnos como seres humanos. También les comento que la historia de Colosio ha estado presente en mi vida, no porque sea un hombre de partidos, sino porque en aquella época, su carisma e ideales, me convencieron de que era un buen político para nuestro país. Quiero contarles que, en la celebración de los 10 años de su muerte, me tocó producirle a un amigo su documental sobre la familia Colosio, el proyecto de cortometraje trascendió a nivel nacional en periódicos y televisión. Y la verdad, lo que buscaban no era el trabajo artístico de nosotros, sino la primer entrevista al hijo de Luis Donaldo, para nosotros fue el momento como cuando Dumbo voló, muchos lo querían ver. Por este suceso de la política de México aprendí cómo la esperanza se puede derrumbar por algo malo, creo que no sabemos si Luis Donaldo Colosio hubiera hecho un buen trabajo, pero sí podemos estar seguros de que mucha gente creía en él. Hasta la fecha seguimos esperando que alguien llegue, y sea el político idealista y lleno de valores que nos muestre el camino, y por esto en algunas ocasiones confiamos ciegamente. Cuándo nos daremos cuenta los mexicanos que el camino de la salvación involucra a toda la sociedad y que realmente lo que necesitamos es un mejor sistema social y no porque el que ya tenemos no funcione, sino porque el buen funcionamiento depende de todos nosotros. Me gustaría ver un país en el que él de escasos recursos pueda ser alimentado dignamente y el que ha logrado una vida económica alta no tenga que sentir miedo de que le quiten. Esto solamente será posible si creemos y nos apoyamos como sociedad. Si les gusta la política y conocer de México los invito a ver esta serie ya disponible en Netflix.

Por último quiero invitarlos a conocer la plataforma de video de suscripción gratuita www.filminlatino.mx quiero decirle que me dio mucho gusto utilizarla ya que ahí encuentras películas latinoamericanas de todo tipo. Y lo que más aplaudo es que es una iniciativa apoyada por el Instituto Mexicano de Cinematografía. Cuenta con una sección de películas muy amplia gratuita y otra de paga. Creo yo que es una buena opción para los amantes del Cine Latinoamericano.

El cortometraje que los invito a ver hoy es En el Espejo del Cielo del Director Carlos Salces filmado en 1998.

Comentarios