jueves. 25.07.2024
Le_Combat_syndicaliste_CGT-SR_1935

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

@Montagut5

Para las elecciones francesas de mayo de 1924, en las que terminaría ganando el conocido como Cartel de las Izquierdas, la CGT (Confederación General del Trabajo) elaboró un programa para que fuera adoptado por las candidaturas. Los socialistas españoles se hicieron eco del mismo en las páginas de El Socialista. Nos parecen interesantes las consideraciones que se hacían en el periódico sobre la principal central sindical francesa porque se recordaba que la CGT siempre se había movido exclusivamente en el campo económico. Es más, nadie podía ignorar que en el pasado había actuado en un sentido anarquista. Pero en el momento presente, se interpretaba que la Confederación se había dado cuenta que el proletariado debía actuar en política y ejercitar todos sus derechos cívicos. Así, sin faltar a lo establecido en la Carta de Amiens, que prohibía taxativamente a la Confederación confundirse con los partidos políticos, se había dispuesto recomendar a los afiliados que con su indiferencia no ayudasen a que triunfara de nuevo la reacción, por lo que debían votar libremente a los candidatos de la izquierda que aceptasen un programa mínimo de reivindicaciones obreras. Por eso se había hecho el mencionado programa, base de nuestra pieza.

En el apartado de las reivindicaciones obreras propiamente dichas, la CGT reclamaba la amnistía general, y la reintegración de todos los obreros y funcionarios despedidos, el reconocimiento del derecho sindical para todos, incluyendo las colonias y los protectorados, la realización de los seguros sociales, la revisión y el perfeccionamiento de las leyes relativas a las enfermedades profesionales y de accidentes de trabajo, la protección estricta de la mujer y el niño en las industrias, el respeto real y efectivo de la ley de 1919 sobre la jornada de ocho horas y adhesión completa de Francia en esta materia a la Convención de Washington, el control obrero en los centros de trabajo y la adopción de una política de construcción de viviendas modernas y a precios asequibles para los trabajadores.

La CGT quería un programa de paz “justa y duradera” basado en la potenciación de la Sociedad de Naciones

La CGT también presentó una batería de reformas sociales. Se pretendía que se luchara contra la especulación, y se reestableciese el librecambio. Había que suprimir la fiscalidad sobre los artículos de consumo, y la generalización del impuesto directo, y sobre el capital. Había que poner fin a los monopolios de las refinerías de petróleo, del azúcar y de los seguros. Había que emprender un proceso de nacionalización en la industria y servicios públicos existentes. Había que crear un Consejo Económico del Trabajo, constituido por las organizaciones de productores y consumidores, que pudiera intervenir en las decisiones de la política económica. Debía prolongarse la duración de la escolaridad hasta los quince años, y vigilar la asistencia a la escuela. La enseñanza debía ser accesible a todos los grados, y había que aprobar un programa educativo relacionado con la paz.

Y, en consonancia con lo último, la CGT quería un programa de paz “justa y duradera” basado en la potenciación de la Sociedad de Naciones, una organización en favor de la paz, y la adopción de políticas en este sentido.

Hemos trabajado con el número del 7 de mayo de 1924 de El Socialista.

La CGT ante las elecciones francesas de 1924