Jueves 20.06.2019
CRÍTICA DE CINE

'Campeones' y 'Carmen y Lola', dos películas arriesgadas

Campeones, de Javier Fesser, ha sido seleccionada para los Oscar, al tratar un tema de interés universal y en un tono accesible y comercial

Hacer cine sobre temas sociales complejos o conflictivos no es fácil, ni a menudo atractivo por razones comerciales. Son películas que podríamos considerar arriesgadas. El cine español ha hecho excelentes películas en esa línea, aunque en los últimos tiempos ha disminuido notablemente la oferta.

Por ello hay que saludar la presencia de dos películas como 'Campeones' y 'Carmen y Lola', muy diferentes, tanto en la temática, como en el estilo, el perfil de su dirección, incluso en la acogida que han tenido.

Cuando fui a ver “Campeones”, los primeros quince minutos me encontraba incomodo y hasta bastante incómodo. Era en una sala “Renoir”, habitualmente con un público cinéfilo y de un apreciable nivel sociocultural y sin embargo no hacían más que reírse ante las dificultades de los protagonistas, chicos con discapacidad mental, en su relación con el personaje de su entrenador, interpretado magníficamente por Javier Gutiérrez. Recordaba mis viejos (y maravillosos tiempos) en el IMSERSO y no entendía como se podía una persona reír ante la diferente o no convencional forma de comportarse de personas con discapacidad.

Pensé que, sí la película continuaba provocando esa reacción en el público, se podía considerar una película fallida y negativa. Pero no, la película avanza y el público fue cambiando su registro completamente, hasta llegar a un final quizás excesivamente positivo, aunque posible.

El director y guionista de “Campeones”, Javier Fesser, con una filmografía muy heterogénea, desde la soberbia y dramática “Camino”, hasta dos insoportables entregas de “Mortadelo y Filemón”, supongo que ha sido plenamente consciente de que una comedia sobre la normalización de la discapacidad en el deporte, era arriesgada y que iba a caminar a menudo por el filo de la navaja.

La magnifica selección de actores noveles, la mayoría de ellos con discapacidad, mas el protagonismo de Javier Gutiérrez y la colaboración del gran veterano Juan Margallo y de Athenea Mata y Luisa Gavasa, logran una película estupenda sobre la discapacidad o mejor aun sobre la diversidad, que con buen criterio se ha seleccionado para los Oscar, al tratar un tema de interés universal y en un tono accesible y comercial.

La película es de enorme interés, muy creíble, y con una interpretación excelente, en especial de las dos protagonistas

“Carmen y Lola”, es una muy reciente película que ha llegado precedida de polémica y de fuertes criticas desde el movimiento asociativo gitano e incluso de mujeres feministas gitanas. Su directora Arantxa Echevarría, aunque ya había realizado varios cortometrajes, se estrena con esta película.

En el cine español desde hace muchos años encontramos películas referidas al pueblo gitano, pero generalmente desde un punto visto folclórico, como recreación de obras literarias o como marco de grandes artistas del cante o del baile flamenco. Otras películas de temática dramática, drogas, delincuencia juvenil, etc. solo tangencialmente han incluido personajes o situaciones de la población gitana española.

“Carmen y Lola” se desarrolla íntegramente dentro de unas familias gitanas de Madrid, en la actualidad, con prácticamente todas las actrices y actores gitanos y debutantes en esta película.

La película, sobre dos chicas adolescentes que descubren su amor, es dura. No es nada complaciente con la realidad de la sociedad gitana; pone al descubierto con tremenda claridad el terrible machismo existente, la marginación y control sobre las mujeres, en especial las jóvenes, la persistencia de ancestrales tradiciones hoy incompatibles con una sociedad democrática. Todo ello agudizado ante una relación lesbiana. Y para colmo con una nefasta influencia de una pareja de pastores evangelistas.

La película es de enorme interés, muy creíble, y con una interpretación excelente, en especial de las dos protagonistas.

carmen lola

Es cierto que la tremenda visión que muestra no es exclusiva ni mucho menos de la etnia gitana. Como todos sabemos, el machismo, la violencia contra las mujeres y la intolerancia frente a las relaciones lesbianas, están muy presentes en amplios sectores de la sociedad española. Pero eso no puede ser óbice para ocultar o dulcificar una realidad que en la población gitana tiene hondas raíces estructurales. Esa actitud tan critica de la película, no puede ser calificada ni de racista ni de menosprecio a la población gitana.

En este sentido hay que tener presente dos cuestiones. La secular marginación, e incluso persecución, de la población gitana en nuestro país, tiene mucho que ver con las dificultades y limitaciones de la población gitana para integrarse en una sociedad democrática, moderna, pluralista y que busca la igualdad. Y, en segundo lugar, aunque de forma aun muy minoritaria, claro que hay hombres y mujeres gitanos que se han integrado y asumido plenamente los valores democráticos, modernos, pluralistas e igualitarios, un camino que no ha sido fácil, porque como muy bien se dice en la película, “las chicas gitanas tienen como mejor horizonte laboral ser peluqueras”.

 En definitiva se trata de dos películas arriesgadas y desde luego muy recomendables.

'Campeones' y 'Carmen y Lola', dos películas arriesgadas
Comentarios