sábado 19/9/20
CRÍTICA LITERARIA

Bienvenidos al desierto de lo real: análisis de la realidad brutal

Bienvenidos al desierto de lo real: análisis de la realidad brutal

Este es el resumen del libro 'Bienvenidos al desierto de lo real' (Ed Akal 2ª Ed.), que posteriormente analizo para los lectores de Nuevatribuna: ¿Es la guerra contra el terrorismo lanzada por Bush y llevada a cabo implacablemente por la maquinaria bélica estadounidense la respuesta coherente de un análisis racional del mundo contemporáneo, o la expresión atávica de un terror pánico que no cuestiona en absoluto los fundamentos mismos de nuestro pacto con la realidad brutal del capitalismo contemporáneo? ¿De qué formas se acomodan la crítica y la política progresistas de los países avanzados -confortablemente instalados en una división insalvable de riqueza, poder y seguridad respecto al Sur global-, a la realidad pétrea de la desigualdad de la economía y la sociedad mundiales? ¿Son la democracia y el fundamentalismo los conceptos que nos permiten pensar las opciones civilizacionales estratégicas de los próximos años, o estos conceptos sobrecodificados tan sólo invitan a una destrucción paroxística de un enemigo imaginario que imposibilita el diagnóstico desapasionado del mundo en que vivimos? En este libro, Slavoj Zizek penetra agudamente en el trabajo de duelo de nuestros circuitos inconscientes para pactar con lo real tras el impacto ibroinaudito de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y del 11 de marzo de 2004, afirmando con contundencia que únicamente una política a la altura de la desnudez del poder capitalista realmente existente puede librarnos de los atolladeros del neoliberalismo, el multiculturalismo y la deriva etno -nacionalista.

Su autor Slavoj Zizek, de origen esloveno y en la actualidad profesor de la Universidad de Londres, es considerado, el analista político más polémico de nuestro tiempo. En la introducción de este texto cuenta un viejo chascarrillo de la extinta República Democrática Alemana (RDA): “Un trabajador alemán consigue un empleo en Siberia. Consciente de que su correo será leído por los censores, les dice a sus amigos: establezcamos un código: si la carta que os envíe está escrita con tinta azul, lo que en ella diga será verdad; si está escrita con tinta roja será falso. Un mes más tarde, sus amigos reciben una primera carta, escrita con tinta azul: aquí es todo maravilloso, lo único que no se puede conseguir es tinta roja”. Dice Zizek que lo verdaderamente interesante que nos quiere transmitir este chascarrillo, es que la mención de la falta de tinta roja produce el efecto de verdad, independientemente de su propia verdad literal. En nuestro mundo occidental se comienza por afirmar que uno tiene toda la libertad que quiere, para a continuación limitarse a añadir que lo único que falta es la tinta roja, es decir nos sentimos libres porque nos falta el lenguaje para articular nuestra falta de libertad. En el primer capítulo del libro se refiere a las pasiones de lo real, pasiones de la apariencia. Habla del modelo cubano castrista. Comenta que en la TV además de programas de noticias e informes políticos, dedican una parte muy amplia de la programación a los cursos de inglés, del orden de cinco a seis horas diarias. Así paradójicamente el retorno a la normalidad capitalista se experimenta como un estado de espera, sin hacer cambio alguno, en un estado de a veces hasta euforia, sin motivo para ella, es decir, pasión de lo real frente a pasión de la apariencia. En el segundo capítulo, Reapropiaciones: lecciones del mulá Omar, analiza el impacto demoledor de los atentados del 11 de Septiembre en Estados Unidos, bajo el prisma de la frontera que hoy separa al primer mundo digitalizado, del “Desierto de lo Real” del tercer mundo. Ellos solo con medios simplistas, por ejemplo un puñal, nada tecnológico, estrellan aviones de Estados Unidos contra las torres del World Trade Center, de Nueva York. En el tercer capítulo, revisa la felicidad. Refiere el autor, que la felicidad se sustenta sobre la incapacidad de las personas para hacer frente plenamente a las consecuencias de sus deseos. El precio que lleva esta felicidad, es que la persona se quede atrapada en la inconsistencia de su deseo, no alcanzando nunca la utópica felicidad. Así comenta Zizek, cuando la izquierda actual exige al sistema capitalista, con reivindicaciones, que ese sistema no pude cumplir, como empleo al cien por cien, plenos derechos para los inmigrantes, mayor estado del bienestar…se ve esta izquierda atrapada en la inconsistencia de su deseo. Los capítulos cuatro y cinco son más del ámbito antropológico evolutivo. Y por último tiene un capítulo final de conclusión, que el autor denomina el aroma del amor. Es una alegoría de la concordia, en que muestra, entre otros ejemplos, que en la primavera del 2002, en Estados Unidos, se veía a menudo a personas con una chapa con una bandera estadounidense y otra israelí con la inscripción, “Unidos en pie”. 

Bienvenidos al desierto de lo real: análisis de la realidad brutal
Comentarios