jueves 19.09.2019

Los archivos del Pentágono: excelente película política de Spielberg

La película es una profunda defensa de la libertad de prensa frente a la manipulación de gobiernos con actitudes autoritarias

Con toda razón, Steven Spielberg esta considerado como uno de los grandes directores de la historia del cine, aunque como otros genios también haya realizado alguna película olvidable. Con “The Post”, traducida en España como “Los archivos del Pentágono”, en mi opinión ha alcanzado otra de sus cimas creativas.

Por desgracia cada día es menos frecuente encontrar películas políticas de calidad. Esta es quizás la mejor película política de los últimos años. Con un añadido, es una obra de profundo contenido ideológico, intensa, y a la vez muy dinámica y entretenida. Consigue hacer pensar y disfrutar. Claro que para ello cuenta con una actriz fuera de serie como es Meryl Streep, con una interpretación llena de matices que engancha desde el primer momento. Como también resultan excelentes Tom Hanks, superando su acartonamiento interpretativo de sus ultimas películas, y el resto de los protagonistas.

La película es una profunda defensa de la libertad de prensa frente a la manipulación de gobiernos con actitudes autoritarias; una denuncia absoluta de la intervención norteamericana en Indochina desde principios de la década de 1950 hasta principios de la década de los 70 y una critica a las manipulaciones de presidentes republicanos como Eisenhower y Nixon y demócratas como Truman, Kennedy y Johnson.

Spielberg no revela nada que no supiéramos en sus aspectos generales, pero desarrolla a la perfección los entresijos del funcionamiento de los grandes medios de comunicación y su relación con los gobiernos y con el telón de fondo de la financiación de los mismos.

El magnifico guión pone de relieve la complejidad de las actitudes personales y corporativas de periódicos de las características del Washington Post o del New York Times; la dificultad de tomas de decisiones en temas de enorme trascendencia y repercusión. Spielberg y sus actores, huyendo de planteamientos simplistas o maniqueos, desmenuza de manera soberbia las dudas, las presiones, las esperanzas, los miedos, la valentía, de todo un gran periódico, desde la propiedad hasta los trabajadores de las rotativas, así como las amenazas y represalias políticas, judiciales y económicas desde el poder.

NOR_D10_061217_0738.raf

Spielberg es implacable con el presidente Nixon, en tantos aspectos parecido a Trump

Es pura historia de la lucha por la democracia, con hechos y personajes reales, que sucedieron hace mas de 40 años, pero cuya vigencia es absoluta en nuestros días, como muy bien ha quedado de manifiesto en los enfrentamientos entre Donald Trump y la prensa demócrata norteamericana. Como también es de enorme actualidad e interés el papel que los jueces pueden y deben desarrollar en la interpretación de los principios constitucionales, con rigor e independencia política.

Habrá quien considere que aquellos años dorados de la gran prensa liberal norteamericana han quedado atrás, arrastrados en buena medida por los cambios en la propiedad familiar de los periódicos y sobre todo por los cambios tecnológicos y el predominio de las redes de internet y las nuevas formas de comunicación, mucho mas expuestos a la manipulación y al simplismo de los mensajes, frente al rigor y la profesionalidad de un periodismo solvente.

Spielberg es implacable con el presidente Nixon, en tantos aspectos parecido a Trump, y las últimas imágenes de la película enlazan con el siguiente escándalo protagonizado por aquel presidente, el Watergate, que a la postre provocó su dimisión.

En todo caso salí del cine pensando que ojalá nosotros en España hubiéramos tenido y tuviéramos ahora unos medios de comunicación como el Washington Post y el New York Times. Realidades como la corrupción hubieran sido denunciadas mucho antes y con mayor contundencia, por no hablar de otros abusos de los diversos gobiernos, grandes empresarios e instituciones de nuestro país.

En definitiva, una gran película, que recomiendo absolutamente, de algo menos de dos horas en las que ni en un minuto decae el interés y la atención y que debería ser proyectada y comentada en los colegios y universidades.

Los archivos del Pentágono: excelente película política de Spielberg
Comentarios