<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
domingo. 27.11.2022
esther
Esther Ramón | Foto: Casa Encendida

Ensayo | JUAN ÁNGEL JURISTO

Los naipes han fascinado desde su remoto origen chino, quizá porque al barajarlos y repartirlos cada vez volvía repetirse una de las representaciones más felices que nos hayan sido dadas, junto con el I Ching, del modo en que tiene lugar los avatares de la vida, sujetos a los que los Antiguos se figuraban a Fortuna. La fascinación nos viene del profundo acierto que supone representarnos como una mezcla sujeta de continuo a cambios entre unos caracteres fijos y variados que, al ser combinados, es decir, sueltos al azar, producen un modo infinito de comportamientos y destinos.

libro
libro

Cuando está feliz combinación se disocia, acontece entonces el juego y con él, la apuesta, lo que nos lleva por otro camino, esta vez insospechado, a la vieja cuestión de los reveses de Fortuna. De ahí esa proclividad al esoterismo que, desde la Edad Media hasta las vanguardias, recordemos Arcane 17, les sucede a los naipes, que vuelven a recuperar su vieja condición de arcanos, esto es, de claves de interpretación del mundo. Y es aquí donde debemos emplazar este dichoso libro, por el goce que produce, de c

Dijimos por el goce que produce, pero este goce es doble, pues amén de los textos de la autora, el libro posee cierto halito de preocupación tipográfica pues es ciertamente primoroso: reproduce decenas de naipes de los cincuenta y cuatro que desvela Esther Ramón, reproducciones de variado origen y condición, desde la del Tarot de Marsella a la española, esa que desde el siglo XIX imprime Heaclio Fournier en Vitoria y que en esta ocasión reproduce los dibujos que Silja Goetz hizo de la baraja homenaje a la gastronomía española, pasando por la inglesa o una soviética con iconografía maya que en 1952 diseñó Viktor Michailovich Sveshnikov y terminando con la Le Normand, una baraja francesa que se compone de treinta y seis cartas, como la alemana y que se emplea exclusivamente para la revelación de arcanos.

Esther Ramón es una gozadora de los filmes de Erich Rohmer, sobre todo los referentes a los Seis Cuentos Morales, que reflejan en cierta manera la temática de las relaciones amorosas del Gran Siglo. En este libro retoma ciertos guiños de El rayo verde, el filme de Rohmer donde se relata el verano casi interminable de Delphine, que viaja casi sin descanso, como metáfora de la propia vida, hasta que recala finalmente en Biarritz, donde asiste a la visión del rayo verde y, por lo tanto, a la revelación del pensamiento de los demás. Los naipes de Delphine está estructurado al modo de cincuenta y cuatro significados que expresa un texto escrito por la autora donde se da cuenta del destino sucesivo de un personaje que es Delphine pero que puede confundirse incluso con la autora misma. Esa ambigüedad como postura idónea ante la realidad, lejos de ser una huida, parece el único modo de enfrentarse al juego de naipes, que en sí mismo es una metáfora de la vida porque expresa justamente la inconsistencia de la misma. Libro de una intensidad poética alta es, en palabras de Lina Meruane, el libro más filosófico de la autora. 


 Esther Ramón. Los naipes de Delphine. Fórcola Ediciones. Madrid. 2022. 197 pp. COMPRA ONLINE


NAC_CUL_web_3

JUAN ÁNGEL JURISTO, escritor y crítico literario

Arcanos barajados | "Los naipes de Delphine", de Esther Ramón