sábado 16/10/21
CRÍTICA DE JUAN ÁNGEL JURISTO

Sobre "Mientras mi mirada te busque", de Aránzazu Sumalla

Cubierta. MIENTRAS MI MIRADA TE BUSQUE 2

Narrativa | JUAN ÁNGEL JURISTO

Primera novela de Aranzazu Sumalla (San Sebastián, 1970), conocida profesional del mundo de la edición, Ediciones B y Vergara, Mientras mi mirada te busque, cuyo título proviene de un verso del libro Áspero mundo, de Ángel González, trata de una  indagación, mediante el recurso de presentar mundos ocultos de mujeres en distintas épocas, en el discernimiento del modo que la mirada de los otros condiciona la vida de las personas, hasta el punto de que se necesita un esfuerzo sobrehumano a veces para preservar personalidades no  aceptadas por los demás.

La narración se centra especialmente en las hermanas Jungman, gente perteneciente a la alta burguesía inglesa, hijas del pintor holandés Nicolaas Wilhelm Jungmann, que fueron esenciales en ese modo de vida libre de la Inglaterra de los  años veinte, la de los Bright Young Things, esa época evocada con gran fortuna por Evelyn Waugh en Brideshead´s Revisited, escritor que tuvo una gran relación con las hermanas Jungman, Zita y Teresa, se  dice que estuvo profundamente enamorado de Teresa,  al igual que Cecil Beaton, el fotógrafo amigo de la realeza y que retrató a gran parte de la aristocracia glamurosa de los años veinte, tanto de sangre como la de la sociedad del espectáculo y que contribuyó a dotar a Hollywood de algunas de sus imágenes más expandidas y famosas. A raiz del segundo matrimonio de su madre, Beatrice, con uno de los miembros de la familia Guinness, Richard Sidney Guinness, las Jungman fueron parte esencial de las fiestorras de los locos veinte en Londres y conocieron por su particular militancia feminista el ambiente intelectual que tan bien han descrito los jóvenes del Grupo Bloomsbury, Angelica y Duncan Grant y al que  pertenecieron gentes como su madre, Vanessa Bell, su tía,Virginia Woolf y amigos de ellos como John Maynard Keynes o Lytton Strachey.

Foto. Aranzazu Sumalla.Sumalla recalca bien ese período pero en realidad lo que la fascinó de la suerte de estas dos hermanas es el modo de vida que eligieron después de la guerra: católicas ellas, se fueron a vivir al castillo de Leixlip, en Irlanda, lejos del mundanal ruido, muriendo las dos pasando los cien años ya en nuestro siglo XXI. Vale decir, esa fascinación le viene a Sumalla de la posibilidad de llevar un modo de vida radicalmente distinto a cómo nos juzgaron la mirada de los demás. La autora, además, quizá se haya fijado en las Jungman por ciertas afinidades electivas porque lo mismo lo podría haber hecho con las hermanas Mitford, formada por Nancy, Diana, Unity, Jessica y Deborah, unas chicas que han pasado a la leyenda gracias al libro A la caza del amor, que escribió Nancy y en que se relata el destino de estas mujeres que vivieron el mismo periodo que las Jugman pero con fines muy distintos: Diana se  casó, como la madre de las Jungman, con uno de los herederos de la Guinness y, luego, tras un sonado divorcio, contrajo matrimonio con Oswald Mosley, el líder de los fascistas británicos; Unity, fascinada por la figura de Adolf Hitler, que se fue a vivir a la Alemania nazi y que intentó suicidarse cuando comenzó la II Guerra Mundial; Jessica, que se hizo militante comunista y que fue interceptada por la familia cuando viajaba a España para unirse a las Brigadas Internacionales y que durante la guerra se fue a vivir a los barrios obreros...

Cubierta. MIENTRAS MI MIRADA TE BUSQUE.Sin embargo, en esta novela de Aranzazu Sumalla destacaría la afinidad de la autora, diría que, hasta el punto de cierta fascinación, con Benito Pérez Galdós y su novela Marianela, una de las grandes novelas de su autor y que junto a La de Bringas y Fortunata y Jacinta, forma una trilogía de personajes femeninos rotundos en una obra pródiga en ellos. En Marianela, Pablo, ciego, jura amor eterno a Marianela. Golfín, médico de cierto recorrido, visita a su hermano en las minas y en esa acción, , su padre, ve la encarnación de la providencia. El caso es que Golfín logra que Pablo vea. Cuando éste recupera la visión se da cuenta de la riqueza enorme que hay detrás de lo que se le ocultó durante un tiempo y hace poco caso de Marianela en favor de la belleza de su prima, Florentina. Marianela, cuya única razón de ser en cuanto a lo de sentirse vivir es esa promesa de por vida, se deja morir porque al fin y al cabo su vida estaba formada por la opinión de los demás al ser huérfana y tener que vivir de la misericordia de los demás.

Destino que tenía que fascinar a Aranzazu Sumalla porque, al fin y al cabo, esa misericordia de los demás se corresponde, salvando culturas y épocas, con las convenciones de la Bright Young Things y su tiranía discriminatoria, aunque justo al otro lado de la escala social. La razón de que las Jungman se rebelasen contra esa mirada de los demás que acabó con Marianela es, en el fondo, la razón última de esta primera y buena novela.

ARÁNZAZU SUMALLA | Mientras mi mirada te busque | HUSO Editorial | Madrid, 2021. COMPRA ONLINE 


NAC_CUL_web_3

JUAN ÁNGEL JURISTO es escritor y critico literario

Sobre "Mientras mi mirada te busque", de Aránzazu Sumalla