sábado 14.12.2019
ENTREVISTA A ANA VALLÉS

“No puedo con ese carácter épico que rodea a nuestra profesión”

Ana Vallés es directora y cofundadora de Matarile Teatro, compañía que durante los últimos años ha sido referencia en la experimentación escénica.
“No puedo con ese carácter épico que rodea a nuestra profesión”

A partir de este fin de semana presenta tres montajes en el Festival de Otoño de Madrid: Los limones, la nieve y todo lo demás, Daimón y la jodida lógica y Teatro invisible.

El teatro es mucho más que palabras y no se puede limitar sólo a ellas. Sumando lenguajes y experimentando con la manera de expresarse, Matarile Teatro lleva más de treinta años ofreciéndonos distintos ángulos desde los que mirar la realidad más allá de lo obvio.

Desde su parada “técnica” en 2010 y su posterior regreso en 2013, la compañía de Ana Vallés y Baltasar Patiño ha presentado cuatro montajes, tres de los cuales forman parte del cartel del recién inaugurado Festival de Otoño de Madrid, Los limones, la nieve y todo lo demás, Teatro invisible y Daimón y la jodida lógica, este último recién estrenado en Vigo, sede de la compañía. 

 A las puertas de iniciar esta retrospectiva de estos últimos años de Matarile Teatro hablamos con Ana Vallés, directora, autora teatral, poeta visual, bailarina, actriz, y sobre todo, una de las almas creadoras de Matarile Teatro. 

Montero | Con “Daimon y la jodida lógica”, Matarile regresa a los grandes formatos

Vallés | Es un territorio que ya hemos trabajado antes, pero Matarile hizo una pausa entre el año 2010 y 2013, Baltasar y yo hicimos un paréntesis, quisimos coger distancia con respecto a lo que hacíamos y cómo lo hacíamos. También para contemplar el teatro, cuando digo teatro digo danza, desde fuera. Cuando en 2013 decidimos regresar, no estaba planeado, esta pausa nos había enriquecido. También habíamos perdido esa rutina, esa inercia en la que estamos atrapados, de estar en cartel, en la pelea, en la solicitud de ayudas. Empezamos con equipos más pequeños de los que teníamos habitualmente. Y ahora, después de seis años, hemos vuelto a recuperar un gran equipo.

j1

Montero | En Daimon, la percusión en directo nos habla de otra manera de entender el mundo...

Vallés | Claro, la música en directo siempre refuerza la manera de percibir las escenas. Todo surge, todo es voz, todo es cuerpo, todo es vibración y los músicos refuerzan esta propuesta de lenguaje. La percusión es algo que nos apasiona, es un poco visceral. Yo hablo muchas veces de Daimon como una tormenta que visualizamos y en la que nos arrojamos.

Montero | Daimon y ¿La jodida lógica?

Vallés | Creo que en nuestra cultura, la cultura europea estamos muy atrapados por la lógica. La lógica es la lógica del lenguaje. Está bien pactar una serie de esquemas, de supuestos para no matarnos unos a otros, pero la lógica nos atrapa de tal manera que nos limita el movimiento. Limita nuestra expresión, y nuestra capacidad de pensamiento y de raciocinio. 

Montero | ¿Cómo escapar de la cárcel del lenguaje?

Vallés | Por eso yo siempre abogo por escapar o no ser prisioneros de la lógica. Abogo por esas otras maneras de comunicarnos que no están atadas al lenguaje. El lenguaje, aunque es cierto que ahora lo estamos utilizando y es nuestro medio de entendernos y comunicarnos, el lenguaje es mentiroso. El lenguaje puede difuminar y esconder muchos aspectos de la realidad. Y yo creo que nuestra cultura europea está demasiado basada y vinculada a la dictadura del lenguaje, a la dictadura de la palabra.

Montero | ¿Un lenguaje matemático?

Vallés | Porque somos muy racionales y queremos tenerlo todo atado, estructurado, colocado y saber que esto es esto, qué significa esta palabra, qué significa este concepto. Sin embargo, nuestra vida está generalmente dominada por emociones, sentimientos, vivencias, que no podemos traducir a palabras. Lo que explicaría esa tendencia innata del hombre a lo misterioso o a la sorpresa, a lo desconocido. Es lo que nos salva de la realidad. La realidad sujeta a la lógica de las palabras.

Montero | Un elenco mitad habitual, mitad producto de un casting 

Vallés | Prefiero llamarlo “stage”, porque no me gusta el concepto de casting, en el que en una sola prueba te lo juegas todo. No quería que el que participara tuviera esa sensación. El centro de danza de Zaragoza y al Azkuna Zentroa colaboraron en estos “stage”. Allí estuve acompañada de Baltasar Patiño y de Ricardo Santana, que ahora mismo es mi ayudante de dirección, mi mano derecha, para crear unas condiciones en las que los participantes se sintieran cómodos entrando juntos en una escena que los acogiera. Y eso fue lo que sucedió. Se hicieron dos grupos de trabajo. Los días que estuvimos se creó una energía muy bonita, se trabajó con libertad y no con ánimo de competición.

j3

Montero | ¿Se produjo ese momento mágico en el que sabes desde el primer momento que quieres trabajar con alguien?

Vallés | Pues sí, se produjo esa magia. Es muy bonito, incluso con más personas de las que podíamos aceptar en ese momento. Y lo que hicimos fue hablar con algunas de ellas para emplazarlas en el futuro. Fue estupendo, nos revitalizó de alguna manera.

Montero | Desde el regreso de Matarile en 2013, la trayectoria ha sido imparable.

Vallés | No fue premeditado. Fue como después de esa parada, retomar el trabajo en equipo, empezar a trabajar equipos más pequeños, más modestos, más con esa conciencia, ese energía del trabajo en equipo que se había perdido en los años anteriores, porque a veces los equipos grandes y las grandes estructuras te hacen perder eso. También una propia evolución de la profesión que, desde mi punto de vista, se hizo desde un sentido más individualista. Hemos recuperado ese espíritu de equipo y las cosas han ido surgiendo. Ha sido como nuestra vida.

Montero | Y este fin de semana comienza El festival de Otoño con Matarile Teatro como compañía protagonista.

Vallés | Una locura ya muy esperada. Tenemos tantas ganas, que ojalá pudiéramos salir mañana. Llevamos más de un año trabajando en esto, planeándolo todo, también fue el empuje que nos llevó a crear “Daimon y la jodida lógica”. Luego surgieron otros cómplices. Llevamos mucho tiempo trabajando para la semana que viene. Madrid es una ciudad que nos recibió siempre bien, que nos dió siempre muchas buenas experiencias, satisfacción, feedback muy bonito con los espectadores. La última vez que estuvimos fue hace dos años en Matadero. Fue una experiencia preciosa.

Montero | Matarile, una compañía gallega, que actúa más fuera que dentro de Galicia

Vallés | Esta esquina nos absorbe, nos abduce y nos cuesta mucho salir. Pero en Matarile siempre nos ha gustado mucho salir. Y desgraciadamente en Galicia actuamos poco, tengo que darle la razón al refranero cuando dice que nadie es poeta en su tierras y esas cosas. Es algo que me fastidia. Al principio nos parecía una anécdota curiosa, casi divertida, pero después de tanto tiempo no es nada divertido, no hace ninguna gracia y sobre todo porque no sucede solo con Matarile. Hay propuestas de creadores y creadoras gallegas que no tienen la oportunidad de que el público gallego vea sus trabajos. Es muy triste.

Montero | ¿Qué busca expresar Ana Vallés en sus creaciones?

Vallés | Lo más difícil del teatro es dar con una forma. Con formas. Porque no podemos estar estar tratando los temas de la misma forma. Estamos toda la vida, toda la historia, toda la Historia del Arte ha tratado siempre los mismos temas. Lo que cambian son las formas. Ahí está la pelea. A veces me sucede que leo los objetivos, o las bases que se plantean en un programa de mano y me puede interesar. Pero después las formas de transmitirlas son antiguas, no tienen nada que ver con la forma que hoy tenemos de comunicarnos. Por eso no interesa, creándose una barrera que es insalvable.

El teatro es muy difícil. Me parece muy difícil esta profesión. A veces hablo críticamente del mimismo, del yo, yo, yo, pero las fronteras son tan delicadas. A mi me gusta buscar en cada persona el potencial propio, sus características personales, su manera de decir, que corresponde a una cultura, a una manera de vivir, a una edad, a un cuerpo. Sin embargo, no quiero la anécdota del mimismo. Hay que huir de alguna manera de hablar del yo, ese yo tiene que trascender para ser compartido. Lo único que busco en ese yo es que pueda ser una forma de comunicar. Que a través de esas características personales establezcamos una comunicación real.

Montero | Cada función de Matarile es única...

Vallés | El día del estreno y en todas las funciones. El vértigo está siempre. El trabajo es mantener algo vivo que acontece. Tengo que hacer que suceda en cada ocasión. No puedo sentar unas bases rígidas para que a partir de la décima función se fijen y se haga en todas partes se hace igual. Esto no es así en Matarile.

Montero | El teatro, y las artes en general, parecen asumir la épica de la precariedad

Vallés | Ya está bien. Yo estoy muy agotada ya. Cuando hice “Teatro invisible”, que es una de las piezas que presentamos en este Festival de Otoño, me declaraba y me declaro “resistente optimista”. He de reconocer que desde 2014, que fue cuando se estrenó, me he convertido en “pesimista esperanzada”. No puedo con ese carácter épico que tiene que rodear siempre a nuestra profesión, y que también es muy de nuestra cultura actual, donde parece que todo es una competición. El paisaje no ayuda, no acompaña, entonces uno continuamente tiene que pelear, y es evidente que lo asumes porque si no, dices: me voy a casa.

“No puedo con ese carácter épico que rodea a nuestra profesión”
Comentarios