#TEMP
lunes 23/5/22

¿Quién vigila aÖ?

SUSANA IVÁN
La humanización de estos héroes, la inmersión en la realidad a la que Moore les somete, así como su capacidad para romper todos los tópicos del género hasta entonces son algunas de las características que han convertido a “Watchmen” en el clásico que es hoy en día.
NUEVATRIBUNA.ES - 6.3.2009

Hace 23 años DC Comics empezaba la publicación de una de las creaciones que más iban a influir en la historia de las novelas gráficas. Escrita por Alan Moore y dibujada por Dave Gibbons, “Watchmen” no es sólo una de las mejores novelas gráficas, pionera además en los Premios Hugo (ya que fue la primera narración en este formato en recibirlo, en 1986) sino que la revista “Time” la ha incluido entre las 100 mejores novelas en lengua inglesa publicadas desde 1923, y eso es mucho decir.

La acción de la novela se sitúa en 1985, en una ucronía donde Estados Unidos y Rusia están a punto de enzarzarse en una guerra nuclear. Y en un ambiente prebélico como este, los superhéroes, hombres corrientes, con sus problemas y sus neurosis, sin poderes especiales (salvo una excepción), deben enfrentarse a su pasado, su futuro y su presente, en el que el asesinato de uno de ellos es el conflicto más importante.

La humanización de estos héroes, la inmersión en la realidad a la que Moore les somete, así como su capacidad para romper todos los tópicos del género hasta entonces son algunas de las características que han convertido a “Watchmen” en el clásico que es hoy en día. Pero también lo han conseguido las características “formales” que rodean la creación. La eliminación de los conocidos bocadillos para transmitir pensamientos, el aporte de documentación biográfica a modo de apéndices tras cada capítulo para conocer a los protagonistas y la evolución de su historia personal, e incluso de la evolución de la historia misma, la presentación de viñetas en las páginas (3x3) para dar menos pistas al lector acerca de cómo va a reaccionar ante cada escena así como aumentar la sensación de realismo. Todo ello hacen de “Watchmen” un punto y aparte en la historia de las novelas graficas.

Una joya que ahora ha sido llevada al cine de la mano de un gran director, Zack Zinder, fogueado ya en la adaptación de novelas gráficas a la gran pantalla. Suya es la adaptación de “300” que admiró a propios y extraños. Con un poco de suerte “Watchmen” seguirá la estela de “V de Vendetta”, otra de las grandes novelas escritas por Alan Moore y que en 2005 estrenó su adaptación al cine con Hugo Weaving y Natalie Portman en los papeles protagonistas. La película constituyó todo un éxito de recaudación (más de 70 millones de dólares sólo en estados Unidos) y se convirtió rápidamente en una de esos filmes de referencia para el público objetivo al que están destinados.

Nada que ver con lo que cuatro años antes le pasó a la primera adaptación de una obra de Moore al cine. Johnny Depp y Heather Graham fueron los protagonistas de “Desde el infierno”, basada en la novela gráfica “From Hell”, o con “La liga de los hombres extraordinarios”, otra de las creaciones del inglés. Dos películas que no sólo disgustaron al público y la crítica, sino también al propio Moore, que quedó tan horrorizado del resultado que decidió rechazar cualquier dinero que pudiera ganar por cualquiera de las adaptaciones futuras de su trabajo. Una postura que ensalza la figura del creador inglés, nada dispuesto a comprometer su creatividad y su fama artística por pingües beneficios.

¿Quién vigila aÖ?
Comentarios