#TEMP
domingo. 14.08.2022
5M | DIA MUNDIAL DE LA EFICIENCIA ENERGéTICA

TIC y energía: un futuro eficiente

Por Silvia Guzmán Araña | Si pensamos en los grandes retos que tiene por delante el mundo, nos encontramos que la mayoría están relacionados con el uso de los recursos naturales.

Telefónica ha reducido su factura energética en casi 58 millones de euros de 2007 a 2012

Por Silvia Guzmán Araña | Directora de Sostenibilidad y Reputación Corporativa de Telefonica SA

Si pensamos en los grandes retos que tiene por delante el mundo, nos encontramos que la mayoría están relacionados con el uso de los recursos naturales. El aumento de la población, su desplazamiento a las ciudades, el incremento de la clase media, la inseguridad alimentaria, el cambio climático, la mayor demanda de la energía y la volatilidad de los mercados de combustibles fósiles, la escasez del agua y otros recursos naturales, la destrucción de los ecosistemas y la deforestación son las megatendencias que identificaba hace un tiempo KPMG para el futuro.

Todas ellas plantean, a su vez, riesgos físicos, competitivos, regulatorios, sociales y ambientales pero, lo más importante, generan oportunidades para las compañías: reducir costes, aumentar eficiencia, crear nuevas alianzas, innovar en nuevos productos y servicios y mirar el negocio de modo diferente son algunas de las fórmulas que están empleando para aprovecharlas.

Con motivo del Día Mundial de la Eficiencia Energética, cabe preguntarse cómo están abordando este desafío-oportunidad. En la actualidad, la búsqueda de mejoras, que sin duda se acelerará si la Unión Europea y el nuevo marco de Post-Kyoto adoptan objetivos más ambiciosos para paliar el cambio climático, pasa sobre todo por la mejora de la eficiencia energética en el consumo de electricidad y de combustibles o el uso intensivo de energías renovables.

Hoy, ya son muchas las empresas que ven en las TIC un grupo de soluciones de eficiencia energética con gran impacto. Soluciones que pueden ayudar a reducir el consumo eléctrico y de combustibles en todos los niveles y sectores de actividad. Un nuevo modelo energético, más eficiente, es posible si introducimos la smart energy o 'energía inteligente'.

Según podemos ver en el informe “Smart Energy. TIC y energía: un futuro eficiente”, de Fundación Telefónica, “nuevas tecnologías como las que sustentan el vehículo eléctrico, los smartphones, o la comunicación máquina a máquina (M2M), han alcanzado un grado de madurez suficiente para integrarse en la estructura del sistema energético, provocando más su transformación que una mera evolución”.

En este nuevo modelo, las smart grids, o redes inteligentes de distribución, los smart buildings o edificios inteligentes, o los sistemas inteligentes de transporte, constituyen la columna vertebral que ofrecerá nuevas posibilidades como la continua comunicación cliente-proveedor. “De esta forma se podrá ajustar la oferta y la demanda de manera más adecuada, un uso eficiente de la microgeneración, e incluso veremos que el usuario compra o vende en función de su consumo o producción en un momento determinado”.

Telefónica está trabajando para impulsar la smart energy tanto dentro como fuera –en nuestros clientes- a través de las llamadas green TIC. Internamente, tenemos estos objetivos: disminuir nuestro consumo de energía un 30%, medido en kWh/acceso equivalente, en redes y un 10% oficinas (electricidad y combustible), medido en kWh/empleados, para 2015, en relación a 2007, y reducir en un 30% las emisiones directas e indirectas de CO2 para el año 2020, en relación a las 1,7 millones de toneladas de 2010, medidas por acceso de cliente equivalente.

Para cumplir este último compromiso, estamos trabajando en tres grandes líneas de actuación: en primer lugar, mejorar la eficiencia energética en la red con proyectos para reducir el consumo de electricidad de donde proceden el 85% de las emisiones de CO2; en segundo lugar, disminuir el consumo de combustibles fósiles en grupos electrógenos, sustituyéndolos por fuentes de energía más eficientes y limpias, y en flotas de vehículos, reduciendo el número, usando vehículos de bajo consumo, híbridos o eléctricos o disminuyendo los kilómetros recorridos gracias a una mejora de la gestión de la flota; y, por último, potenciando la autogeneración de energía renovable allí donde la electricidad sea de difícil acceso.

¿Dónde está la oportunidad de toda esta labor desde un punto de vista económico? Telefónica ha reducido su factura energética en casi 58 millones de euros de 2007 a 2012.

De cara a los clientes, la compañía ofrece servicios green TIC para que puedan mejorar su eficiencia energética. He aquí otra oportunidad para Telefónica: aumentar sus ingresos comercializando soluciones (servicios de domótica, inmótica, gestión inteligente de flotas, hosting virtual, cloud computing, smart grids, smart metering o contadores inteligentes, etc.) para las smart cities, los coches eléctricos, las viviendas, las empresas e incluso los países. Por citar un ejemplo, en septiembre de 2013 firmamos un acuerdo de 1.785 millones de euros en el Reino Unido para el despliegue de contadores inteligentes de electricidad y gas basados en M2M. Con la iniciativa, el Gobierno espera un beneficio para el país equivalente a 6.700 millones de libras gracias a una reducción del consumo de energía y una gestión y despliegue energético más eficiente.

En definitiva, el reto está ahí: como empresas, tenemos que mejorar la eficiencia energética. Veámoslo como una oportunidad y abordémosla aprovechando los avances tecnológicos. Empecemos hoy, Día de la Eficiencia Energética.

TIC y energía: un futuro eficiente