jueves 23/9/21
10 DE MAYO | DíA INTERNACIONAL DEL COMERCIO JUSTO

Día Internacional del Comercio Justo: El reconocimiento del papel vital de liderazgo local en el desarrollo

Por Alvaro GoicoecheaFairtrade | Con el consumo de productos de Comercio Justo permitimos a las personas vulnerables a tomar el control individual de sus vidas y su futuro.

comjusto

Los productores y los trabajadores se han convertido en dueños de la mitad del sistema de Comercio Justo

Este 10 de mayo celebramos el Día Mundial del Comercio Justo y los hacemos celebrando la decisión histórica que Fairtrade International aprobó a finales del pasado 2013. Los productores y los trabajadores se han convertido en dueños de la mitad del sistema de Comercio Justo, con el 50% de los votos en la Asamblea General anual, del sistema de Comercio Justo más alto órgano de decisión. La decisión es una que tiene sus raíces en la visión de Fairtrade de los productores que tienen más control sobre su propio futuro.

De este manera los productores y los trabajadores se convierten en mayores agentes de cambio en un mundo lleno de injusticias e inaceptables prácticas humanas vinculadas a la pobreza, la discriminación y la desigualdad. El reconocimiento del papel vital de liderazgo local en el desarrollo no es nueva. Sin embargo, con demasiada frecuencia se interpreta como que la gente local solo implementa los proyectos diseñados por extranjeros. Las preocupaciones sobre la capacidad de los grupos de base local para diseñar proyectos locales eficaces pueden obstaculizar una propiedad y la responsabilidad genuina.

Desde Fairtrade no hemos estado exentos de estos temores, pero hemos aprendido lecciones importantes que refuerzan el hecho de que la propiedad local y el liderazgo es una condición decisiva para aumentar el impacto del Comercio Justo y la rendición de cuentas a los agricultores, trabajadores y miembros, y sus comunidades.

Esto se ha hecho particularmente evidente en nuestro trabajo por eliminar y prevenir cualquier forma de trabajo infantil. Los últimos cinco años nos han enseñado que nuestros estándares, basados en las normas internacionales pertinentes, debe ir más allá de que los grupos de productores y sus miembros simplemente sean capaces de recitar los requisitos de Comercio Justo sobre el trabajo infantil. En cambio, vemos un papel de liderazgo cada vez mayor de las organizaciones de productores para convertirse en agentes de cambio en la lucha contra las prácticas sociales inaceptables.

Con los años, hemos visto cómo productores toman sólido liderazgo en la lucha contra el trabajo infantil en algunos lugares, mientras que en otros la negación de la existencia de estas prácticas  sigue siendo un obstáculo para el progreso. A menos que las comunidades locales lideren los esfuerzos y acepten su parte de responsabilidad en el bienestar de los niños y jóvenes, las auditorías y certificaciones sobre el trabajo infantil son insuficientes para hacer frente a las causas fundamentales. Las organizaciones de productores de Comercio Justo y sus comunidades deben ejercer su derecho de discutir, analizar y tomar ciertas decisiones en base a su propia comprensión local de los riesgos reales o potenciales para el bienestar de la participación laboral de los niños.

Fairtrade está alentando a los productores a establecer una supervisión basada en la propia comunidad y sistemas de respuesta al trabajo infantil como un primer paso en un proceso pro activo para aumentar el bienestar de los niños y jóvenes en las comunidades locales.

Este sistema combina las realidades de la comunidad con la legislación internacional y nacional, y permite a los productores, a sus comunidades (incluyendo a los propios jóvenes) y a las Redes de Productores convertirse en agentes de cambio clave en la identificación y corrección de las prácticas de trabajo infantil.

Fairtrade está desarrollando proyectos piloto en formación en pequeñas organizaciones de productores en Zambia, Honduras, Costa de Marfil y Paraguay, que nos permitirán diseñar un manual delineando este enfoque inclusivo de la Juventud en la realidad social de sus comunidades.

Gracias a estos grupos de trabajo sabemos que los niños trabajadores pueden enseñarnos mucho  acerca de sus vidas, el impacto de su trabajo sobre sí mismos y sus compañeros y las alternativas, ya que ellos entienden. De los participantes en estos proyectos piloto muchos niños y jóvenes habían participado en el trabajo de labores de agricultura después de la escuela o durante las vacaciones y fines de semana.

Cuando se les preguntó sobre el futuro de la agricultura y quién estará involucrado en su desarrollo  , más del 70% de ellos señaló que se reserva para "los sin educación, los emigrantes de zonas y países más pobres, las personas que no hablan Inglés, francés o español o parientes pobres".

Los jóvenes nos están ayudando a comprender la necesidad de ser más pro activos en la prevención de la explotación y el abuso involucrado con la participación de los niños en la producción agrícola, sobre todo en lo que respecta al trabajo peligroso y el acoso sexual.

Estas son realidades inquietantes y Fairtrade International ha reaccionado a ellas, a través de una nueva Política y Procedimientos de Protección de la Infancia. El desarrollo de estos procesos inclusivos, productores y personas dirigidas por jóvenes siguen siendo respaldada por una normas cada vez más rigurosas y el proceso de auditoría que ha demostrado ser capaces tanto de detectar y responder a las denuncias de trabajo infantil, incluyendo sus peores formas.

En los últimos dos años, buscando el asesoramiento tanto de otros socios internacionales como  locales expertos en derechos del niño, Fairtrade ha investigado y ha respondido sobre este tema en Burkina Faso, Costa de Marfil, Ghana, Etiopía, Kenya, Madagascar, Malawi, Sudáfrica, Swazilandia , Zambia, Ecuador, Colombia, Honduras, México, Paraguay, Perú, El Salvador, Nicaragua, Honduras, Bolivia, India y Fiji.

Sin embargo, reconocemos que esto no es suficiente. Necesitamos un enfoque de abajo hacia arriba, así, desde las Redes de Productores se deben involucrar directamente a los grupos de productores en el establecimiento de de sus propias políticas y procedimientos de trabajo basados ​​en los derechos de protección del niño. Así, a lo largo de 2013, el Comercio Justo ha apoyado la capacidad de las redes de productores para desarrollar, entre otras cosas, a sus propias políticas de protección de la infancia y procedimientos para garantizar el aumento del bienestar de los niños y jóvenes dentro de los grupos de productores que representan.

Nuestro objetivo común como integrantes de una misma sociedad es ir más allá de la adhesión a los requisitos normativos sobre el trabajo infantil y entre todos convertirnos en agentes de cambio por el bien y el bienestar de los niños y jóvenes.

Con el consumo de productos de comercio Justo permitimos tanto a las personas vulnerables como a sus comunidades a empezar a tomar el control individual y colectivo sobre sus vidas y su futuro. Tú nos puedes ayudar en luchar contra la injusticia y la desigualdad.


Alvaro Goicoechea | Director de Fairtrade Ibérica

Día Internacional del Comercio Justo: El reconocimiento del papel vital de liderazgo...