sábado 21.09.2019

La necesidad de llevar un buen reloj

Hoy en día podemos saber la hora de muy diversas formas, pero aquí te vamos a dar unos pocos puntos por los que creemos que toda persona ha de llevar un buen reloj de pulsera

La necesidad de llevar un buen reloj

Los primeros artefactos de relojería de los que se tenga conocimiento son los relojes solares ideados en Egipto hace más de 4500 años, los cuales empleaban la sombra arrojada por un gnomon o estilo sobre una superficie con una escala para indicar la posición del sol en el movimiento diurno. Desde entonces y hasta nuestros días han sucedido innumerables avances, desde los relojes de agua, pasando por el reloj mecánico de la Edad Media, la introducción de péndulos, muelles... hasta llegar a los relojes modernos de hoy en día.

Y es que los relojes han estado presentes en nuestras vidas desde tiempos inmemoriales dada nuestra necesidad de poder contabilizar el tiempo. Hoy en día podemos saber la hora de muy diversas formas, pero aquí te vamos a dar unos pocos puntos por los que creemos que toda persona ha de llevar un buen reloj de pulsera:

Versatilidad: Un reloj es eso. Un reloj. Ligado exclusivamente al pragmatismo y a la comodidad propia de cada usuario y sus necesidades. A día de hoy podemos encontrar el ejemplar perfecto para cada una de
nuestras actividades.

Estatus: No todo el mundo está capacitado para llevar depende qué tipo de reloj. Un reloj adecuado es sinónimo de distinción y elegancia. Habla de la personalidad e identidad de cada individuo.

Estilo: El reloj tiene un propósito más allá de su función primaria que es medir el tiempo. La imagen de un reloj determina la de su portador. Por ello, hay que tener en cuenta que no todos los modelos
de relojes sirven para todas las ocasiones.

Coleccionismo: Pocos artilugios pueden ser más pasionales que el reloj. Las infinitas opciones que se abren ante uno hacen que coleccionar relojes sea una de las principales atracciones de
poseerlos.

Relaciones interpersonales: Hay veces que necesitamos de pequeñas oportunidades para crear grandes amistades. Un reloj puede ser el pretexto perfecto para entablar una conversación y que sea el comienzo
de una gran aventura.

Estas son solo unas pocas de las características clásicas de un reloj, pero no todos los relojes sirven para tales pretextos. Todos sabemos cual es la marca más representativa de relojes de la historia que aúna
todas estas características, y es que ya sean relojes Rolex nuevos o de segunda mano, constituyen un valor seguro por el que invertir si se quiere comprar un buen reloj de pulsera. Los precios son los que son,
no lo vamos a negar, pero sabiendo que su valor a lo largo de los años no hará más que crecer, queda todo dicho.

Como bien comentan en el portal Chronoexpert, invertir en un rolex es bastante parecido a invertir en arte o joyería de lujo. Es una compra que, además, enriquecerá tu vida, pudiendo disfrutarla. Y si lo haces del modo adecuado puede darte unos suculentos dividendos. El rendimiento puede ser pequeño, sí, pero esa no es la cuestión real.

La necesidad de llevar un buen reloj