<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
martes. 04.10.2022
CONSUMO | PRECIO DE LA LUZ

Ellos bailan solos y nosotros, ¿miramos o actuamos?

Por María Rodríguez | ¿Por qué es España uno de los países de la Unión donde el precio de la luz es de los más caros?

FACTURALUZ2

Para poder actuar hay que conocer, de ahí que el artículo se inicie con una introducción que debe servirnos para reflexionar: hace unos días la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA) publicó su segundo Informe “Pobreza energética en España. Análisis de tendencias”. Comentar que este estudio sigue una metodología ya contrastada en Reino Unido, según la cual, el porcentaje empieza a ser desproporcionado cuando supera el 10%, ahí empieza el riesgo de pobreza energética). Se trata de conocer el porcentaje de hogares que tienen que destinar una cantidad desproporcionada de sus ingresos a pagar facturas de luz y gas. El resultado es dramático: en 2012 siete millones de personas (16,6) pasan frío en invierno y calor en verano frente a los cinco millones (12,4) de 2010. Las causas están claras: los ingresos de las familias españolas se reducen, se agrava el paro y los costes de la factura de la luz se incrementan (un 60% desde 2007).

¿Por qué es España uno de los países de la Unión donde el precio de la luz es de los más caros?

Según Miguel Noceda, “España es el tercer país de la UE con la electricidad más cara (después de Chipre e Irlanda). Según Eurostat, el coste Kw/hora que se paga en España es un 27,6% más elevado que la media de los 28. Esto ocurre porque España ha incluido tradicionalmente en la tarifa las primas, subvenciones y sobrecostes que provienen de su política energética que no tienen otros países”.

Interrupción del suministro por parte de las compañías eléctricas.- La normativa española permite a las compañías eléctricas interrumpir el suministro a los clientes domésticos con tarifa regulada por el Gobierno, actualmente PVPC, al transcurrir dos meses desde que se comunica el impago. Para los consumidores del mercado libre, no hay plazo que proteja a los consumidores del corte en caso de impago.

El Real Decreto 216/2014 aprobado el 28 de marzo, ¿sirve para solucionar esta situación? La respuesta es clara y contundente: NO, todo lo contrario, analizaré el porqué y sobre todo intentaré aclarar cómo nos va a influir y cuáles son los márgenes que tenemos para poder actuar de forma responsable y de paso, conociendo nuestros derechos, ejercerlos.

Desde el 1 de abril cambiará nuestra factura.-Seguiremos recibiendo la misma cada dos meses. Sin embargo, se pagará por cada kilovatio consumido según el precio diario del mercado mayorista o pool. Hasta ahora el precio se fijaba para cada trimestre.

¿Qué es el PVPC? Es el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor que sustituirá a la denominada Tarifa de último Recurso (TUR). Es el resultado de una medida del precio registrado en el mercado mayorista en el periodo en el que se produzca la facturación, o para los que tienen contador digital, las fluctuaciones que se produzcan cada hora. Afecta a quiénes tengan una potencia contratada inferior a 10 KW y en su composición influyen, por un lado los precios regulados (peajes, primas e impuestos) que suponen el 58,4% del coste de la factura y los no regulados (los Kw que se hayan consumido en el periodo de facturación) que suponen el 41,6%, es decir, que la eficiencia energética que estamos incorporando a nuestras prácticas habituales no disminuirá de forma sustancial el total del importe a pagar de la factura, ya que, independientemente del consumo que se realice, hay un 58,4% de los costes que hay que pagar. Esta medida de cambio en la ponderación de la parte fija de la factura, ya está en vigor desde el mes de febrero, así que es probable que, aunque se haya consumido menos electricidad durante el periodo que contemple la próxima factura, el importe puede ser sensiblemente superior, al haberse incrementado la parte fija en detrimento de la parte variable según el consumo real realizado. Dieciséis millones de hogares están acogidos al PVPC. El PVPC lo determinará Red Eléctrica (empresa semiestatal que gestiona la alta tensión) en base a la cotización media del pool y otros ajustes). El precio diario podrá consultarse en la web de REE (Red Eléctrica de España).

Devolución a realizar por las compañías eléctricas a partir del 1 de abril y antes del 15 de mayo: En enero de 2014 y ante la alarma social creada como consecuencia de la posible manipulación del precio de la electricidad, en la puja ultima celebrada el 19 de diciembre del 2013, el Gobierno aprobó por real decreto ley un nuevo sistema de fijación de precios, fijando el precio de la luz en 48 €/MWh, y estableció además, la obligación para las comercializadoras de realizar el ajuste entre el precio decretado y el precio medio del mercado que se produjera efectivamente en el primer trimestre. A fecha 28 de marzo, ese precio ronda los 26 €/MWh, por lo que las empresas deberán devolver unos 300 millones de euros a los consumidores. Según apreciaciones de las asociaciones de consumidores eso significará unos 40 € por el periodo enero-marzo.  Ahora bien, el Gobierno en el R-Decreto aprobado el viernes pasado da  un periodo a las eléctricas para adaptarse al nuevo sistema hasta el 1 de julio. Además en los tres meses de transición (abril, mayo y junio) la compañía eléctrica podrá seguir aplicando el mismo precio que se estableció para el primer trimestre del año y que dará origen a una devolución a los consumidores, como máximo hasta el 15 de mayo, porque el precio que se fijó por el Gobierno fue más alto del que realmente ha resultado en el pool. Si en el segundo trimestre se vuelve a producir la misma situación, también tendrán que proceder a la devolución a los usuarios, pero con la normativa que se acaba de aprobar no está muy claro cómo se producirá esa devolución, salvo que se realice exactamente igual que en la actualidad, independientemente del tipo de contador del que se disponga en los hogares. Si se produce esa situación tendrá que efectuarse un nuevo abono a los consumidores a partir de julio/2014 y con fecha tope 1 de agosto 2014. En caso contrario, es decir que el precio sea superior al fijado por el Gobierno para el primer trimestre 2014, se producirá un nuevo cargo en el recibo de la luz, correspondiente a la diferencia en los precios fijados y reales.

Información al consumidor.- Los usuarios que tienen contratado el PVPC recibirán en los próximos días en su domicilio una carta de su compañía, informándoles del nuevo sistema de facturación, el modelo de la misma se ha establecido en el Real Decreto aprobado el viernes pasado para que sea uniforme.

Otras opciones.- Los consumidores también podrán optar por firmar un contrato con las compañías eléctricas que les garantice un precio fijo durante un año. Las comercializadoras tendrán que comunicar a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sus precios hasta el 15 de abril y la CNMC las hará pública en su web. Los consumidores que se acojan a esta oferta tendrán que acordar expresamente en el momento de contratarla si desean una renovación automática y además es obligatorio que la comercializadora comunique el nuevo precio para el próximo año, un mes antes de que venza el contrato anual. Según las previsiones de las asociaciones de consumidores esta modalidad será más cara para el usuario. Ojo, hay que tener en cuenta que si optamos por esta forma de contratación (precio fijo anual) si el consumidor decidiera rescindir el contrato antes de su finalización, puede sufrir penalizaciones máximas equivalentes al 5% del precio de la energía pendiente de suministro.

También, como hasta ahora, se puede optar por negociar con la compañía eléctrica el periodo y el precio de la electricidad que será suministrada a nuestro hogar, esta opción, es evidente que no es realista. Aunque está contemplada y podemos hacer uso de la misma (contrato bilateral).

¿Cómo comprobar nuestro consumo?  Lo tienen más fácil los consumidores que tengan un contador digital (aunque se tendrán que reprogramar), a tener en cuenta que solamente están instalados en la actualidad unos 3 millones de aparatos, y que hasta el año 2018 las compañías eléctricas no tienen obligación legal de instalar todo el parque de nuevos contadores. Bien, si es uno de los afortunados que tienen contador digital, en la factura vendrá desglosado su consumo y el precio del kilovatio en cada instante, según su cotización en el mercado mayorista. El contador inteligente permitirá al usuario aprovechar los distintos precios de la luz en el pool en cada hora, adaptando su consumo. Hay momentos del día en los que el precio es casi cero. Para la mayoría de los usuarios que no tiene instalado un contador inteligente, su factura bimensual reflejará la media del precio mayorista del periodo de  facturación. En todo caso, hay que saber que la entrada en vigor del mecanismo para los contadores digitales quedará condicionada a la publicación de una Resolución de la Secretaría de Estado de Energía, para la que no se fijan plazos.

Bono social eléctrico.-  Desde el año 2009 está en funcionamiento el bono social para ayudar a las familias vulnerables. A este bono social se pueden acoger los hogares con una potencia contratada inferior a 4kW, los pensionistas con la prestación mínima, familias numerosas y los hogares en los que todos sus miembros se encuentren en paro. En la actualidad según datos de Ecoserveis, de los 2,5 millones de usuarios acogidos al bono social, más de 2 millones están acogidos por tener una potencia inferior a 3kW, independientemente de la situación de vulnerabilidad. Desde esta organización afirman “que hay que ampliar la comunicación que se hace del bono social ya que actualmente hay 300.000 pensionistas acogidos cuando podrían acogerse más de un millón”. Aumentar las prestaciones del bono social no supondría ningún gasto para el Estado ya que es financiado por las empresas eléctricas.

¿Se puede cambiar de compañía eléctrica sin coste alguno? SI, de ahí la necesidad de consultar precios en las webs disponibles y también de empezar a tener en cuenta a otras comercializadoras que están apareciendo en el mercado, que son solventes y que informan de forma detallada al consumidor de sus consumos. Estas comercializadoras digitales son el futuro que se prevé para conseguir que los precios de la electricidad puedan bajar y sean realmente competitivos entre empresas, de tal forma, que los efectos de la liberalización del sector energético pueda repercutir (al igual que en el sector de telecomunicaciones en la actualidad) en los bolsillos de los consumidores.


Por María Rodríguez | Socióloga | Experta en Consumo Responsable y RSE

Ellos bailan solos y nosotros, ¿miramos o actuamos?