martes 18/1/22

Cumple tus sueños. Pide un préstamo si lo necesitas

Nuestros sueños chocan en la mayoría de las ocasiones con la dura realidad. La falta de ahorros suficientes para poder acometerlos. 

loan

Con toda probabilidad en muchos momentos de tu vida hayas tenido sueños que has querido realizar.

Comprar un automóvil, hacer un viaje, llevar a los hijos a una buena universidad, mejorar tu aspecto físico o ejecutar reformas en tu vivienda habitual.

Nuestros sueños chocan en la mayoría de las ocasiones con la dura realidad. La falta de ahorros suficientes para poder acometerlos. El ser humano es por principio aspiracional. Aspiracional es la pretensión o intento de conseguir algo que se desea. Si no se dispone de los medios para conseguirlo es necesario buscarlos y contar para ello con la ayuda de las personas y entidades que nos pueden dar su apoyo.

Ante la falta de ahorros quedan dos soluciones: renunciar a los sueños o tratar de adelantar ingresos futuros, pedir un préstamo y después irlo pagando a lo largo de varios años.

¿Cuál es desde nuestro punto de vista el aspecto fundamental que debes valorar al pedir un préstamo?  Que puedas responder y no te vaya a suponer un ahogo financiero al pago de las cantidades mensuales que deberás acometer.

Sin duda no es una decisión fácil. Por eso hay que confiar y asesorarse en las empresas bancarias sólidas que llevan años facilitando préstamos como el Banco Popular, caracterizado por ser una de las entidades más profesionales y eficaces del sector. Sus asesores te indicarán cuáles son tus posibilidades de acceso al préstamo, tus límites y las mejores condiciones posibles a las que puedes acceder.

En la web del Banco Popular podrás analizar las diferentes cuestiones que siempre debes tener en cuenta antes de firmar un préstamo.

En primer lugar es importante que sepas que es  el T.A.E.  Y que significa. La Tasa Anual Equivalente es un indicador que nos indica el coste de un préstamo y que incluye el interés, los gastos y las comisiones bancarias. Deberás informarte de los gastos que incluye por el estudio del préstamo, la comisión de apertura y también la comisión por cancelación anticipada si crees que podrás adelantar los pagos a su vencimiento.

Analiza con detenimiento el plazo al que pides el préstamo para evitar lo que comentábamos al principio de que te resulte muy cuesta arriba poder cumplir con las cuotas mensuales. Normalmente es preferible pagar menos cada mes y dilatar los periodos de pago siempre que los intereses no sean muy altos.

También es relevante que mires las bonificaciones que te ofrece el banco por ser cliente y tener la nómina domiciliada,  seguros de protección de pagos o de vida y domiciliados tus recibos habituales. La suma de estos conceptos puede hacerte hasta un 1% más barato el importe del  tipo de interés.

Antes de decidirte y dependiendo del tipo de gasto que quieras realizar es conveniente que valores si te interesa más un préstamo que un crédito. ¿Cuál es la diferencia entre estas dos opciones?  En los préstamos el importe concedido por el Banco se da al cliente de una sola vez en el inicio de la operación, mientras que con el crédito podrás disponer de la cantidad que necesites en cada momento.  La duración del préstamo es superior a la del crédito, si bien este puede ser renovado a su vencimiento, mientras que el préstamo debe amortizarse en el plazo acordado.

Seguramente ya te habrás puesto a “echar cuentas” de cómo cumplir tu “aspiración” o “sueño” preferido.  Para ello cuenta con este “simulador de préstamo personal” que te ayudará en todos tus cálculos.

Cumple tus sueños. Pide un préstamo si lo necesitas
Comentarios