sábado 23.11.2019

Consejos para ahorrar en la cesta de la compra

Uno de los gastos más básicos y comunes en cualquier hogar es sin duda la alimentación, ya sea en una estructura unifamiliar o en familias más numerosas donde los gastos ascienden a cifras mayores.

Consejos para ahorrar en la cesta de la compra

La mayoría de la gente se fija en el precio por paquete, cuando lo más recomendable es calcular cuánto costaría un kilo del mismo producto

Sea como sea, es algo que a final de mes se nota en los bolsillos de las familias. De hecho, según el Informe de Consumo de Alimentación realizado en España, cada español, invierte aproximadamente de media unos 4.738€ al año en este tipo de productos.

Sin embargo, según un informe de supermercados realizado el año pasado por la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) las familias españolas podrían ahorrar hasta 929,54€ de media al año en la cesta de la compra tan sólo siguiendo algunos simples consejos.

Una de las cosas más importantes a la hora de lograr el mayor ahorro posible es comparar y escoger un establecimiento que tenga los precios más bajos. No se trata de comprar menos o productos de calidad inferior, sino de valorar las necesidades de cada uno y teniendo en cuenta la calidad-precio y lo que a cada uno le interesa.

Elegir el establecimiento más adecuado para hacer esa compra al precio más ventajoso, ya que la misma cesta de la compra en un supermercado barato puede resultar hasta 900€ más económica que en un supermercado caro.

Es por ello que en este informe también se incluyen diversas comparativas de precios entre productos de distintos supermercados para facilitar el ahorro en la cesta de la compra a los consumidores.

Pero además, también se puede recurrir a sitios web como https://catalogo.tienda/ en el que se incluyen catálogos de distintos supermercados como LIDL, ALDI, Alcampo, o Carrefour.

Por tanto, antes de comprar productos en un supermercado u otro, podemos entrar a sitios web como https://ofertassupermercados.es/ o similares, como el anteriormente mencionado, en el que podremos ver a un solo “click” y desde la comodidad de nuestras casas cuáles son semana tras semana los precios y las ofertas, o si hay algún tipo de descuento, promociones etc.

De esta forma, podremos hacer la comparativa y elegir aquellos productos que nos resulten más baratos, reduciendo considerablemente el coste total de nuestra cesta de la compra.

Hacer la compra “online”, algo a lo que cada vez más y más gente se va sumando (especialmente las generaciones más jóvenes), puede resultar más económico, ya que facilita el acceso a promociones, ofertas, e incluso códigos de descuento.

Por no decir que internet es sin duda la forma más rápida y eficaz para comparar precios ya que a través de estas páginas web y escaparate de catálogos se puede hacer un análisis comparativo en unos pocos minutos.

Aunque, claro está, que de nada sirve un análisis previo de comparación de precios si después llegamos al supermercado y arrasamos con todo a diestro y siniestro, dejándonos seducir por las fantásticas estrategias de marketing de todas las marcas de alimentación.

Si nuestro objetivo es ahorrar, es esencial emprender el viaje al supermercado con la lista de la compra en mano y a piñón fijo, sin perdernos por el interminable laberinto que conforman los pasillos, dejándonos llevar por el “gusanillo” o los atractivos empaquetados que terminan por hacernos comprar cosas que realmente no necesitamos. 

Con lo cual, es más que recomendable realizar una planificación de los menús semanales y elaborar una lista de la compra que vayamos a cumplir, ya que según varios estudios realizados, este pequeño gesto puede llegar a marcar una diferencia de ahorro del 25% de tu gasto mensual (unos 100€ al mes).

Por otro lado, optar por las marcas blancas, es otra forma muy efectiva de ahorrar un poco, proporcionándole un ahorro a tu bolsillo que podría llegar a rondar entre el 35% y el 45%, o lo que es lo mismo, cerca de 2.500€ al año.

De esta forma se obtiene lo que se necesita a buen precio, y sin perder calidad, ya que hoy en día un gran número de supermercados (especialmente los hipermercados y supermercados de gran tamaño) cuentan con marcas blancas de calidad que poco tiene que envidiar al de las demás.

Aunque claro está, que se trata de una decisión muy personal y que lo que hay que valorar aquí es que hay que tener muy claras las marcas que sí te aportan valor y por las que te merece la pena pagar un pequeño sobreprecio y las que no.

Por último, no te dejes llevar por el precio final. La mayoría de la gente se fija en el precio por paquete, cuando lo más recomendable es calcular cuánto costaría un kilo del mismo producto, ya que en muchas ocasiones parece que estamos comprando el producto más barato, pero es porque viene una cantidad mucho menor en el paquete.

Consejos para ahorrar en la cesta de la compra