Nuevatribuna

7 alternativas para escapar de la masificación turística

Las responsabilidades laborales y personales de la vida cotidiana nos suelen ocupar la mayor parte del año.

Las responsabilidades laborales y personales de la vida cotidiana nos suelen ocupar la mayor parte del año. En este sentido, la mayor parte de los españoles disponen de 30 días de vacaciones al año, y la demanda de destinos alternativos ha vuelto a las cifras de años anteriores.

Así, las esperadas vacaciones de verano son el momento perfecto para viajar tanto por cuenta propio como contratando cruceros vuelta al mundo SoloCruceros. Esta opción es una de las más recomendables si lo que se busca es descansar de verdad.

Sin embargo, en ocasiones las vacaciones parecen más un maratón lleno de actividades que una oportunidad de descanso. Así, muchas familias españolas pasan sus días de vacaciones haciendo colas o corriendo de una atracción turística a otra en un parque temático. En consecuencia, al volver de vacaciones es habitual sentirse tan cansado como el primer día libre.

Por otra parte, la masificación turística se ha convertido en un problema en las principales ciudades turísticas como Madrid, Barcelona, Venecia o Amsterdam. Esto es así  para residentes y para visitantes. Por ello, han surgido alternativas a la masificación turística, tales como el ecoturismo, el turismo rural y el turismo slow.

Estas propuestas procuran mantener la actividad turística, pero sin impactar negativamente en la calidad de vida de los habitantes autóctonos. De igual forma, fomentan el turismo en sitios menos conocidos, pero igualmente encantadores.

Para ello se enfocan en la inmersión cultural y el conocimiento real de los lugares y sus gente. De este modo, resulta más satisfactorio conocer la ciudad de destino a fondo, que visitar superficialmente todos los rincones del lugar.

Esta es una tendencia cada vez más popular. Incluso en España, donde cada día aumentan las posibilidades para experimentar el atractivo paisajístico, gastronómico y cultural de sus pueblos y ciudades.

Seguidamente repasamos 7 destinos que permiten al visitante huir de la masificación y centrarse en disfrutar.

1. Begues (Barcelona)

A menos de 50 kilómetros de la ciudad de Barcelona se encuentra Begues, un lugar cuya naturaleza brinda tranquilidad y silencio. Es igualmente conocido por albergar los restos de fermentación de cerveza más antiguos del continente.

Así, ha surgido la cerveza Encantada, que tiene como fin recrear aquella bebida antigua. La cueva donde fueron hallados estos restos, al igual una masía adyacente del siglo XVI, forman parte del patrimonio cultural de este pueblo.

No obstante, si se desea una experiencia slow sin dejar la ciudad, entonces se puede recurrir a los Free tours en Barcelona de GuruWalk. Esta es una de las diferentes iniciativas de la ciudad para favorecer un turismo consciente y sostenible.

2. Menorca (Islas Baleares)

Conocida como la ciudad tranquila, esta se encuentra entre los destinos más adaptados a las nuevas tendencias turísticas. Ofrece a sus visitantes una vasta y deliciosa oferta gastronómica, cuyas referencias, entre las que destacan la langosta menorquina y sus vinos, no dejan indiferente a nadie.

También brinda playas de apacible agua turquesa como Macarella y Macarelleta, y una variada oferta de hoteles rurales. Además, conviene consultar este análisis de portabicicletas de portón. Pues, espacios como el Camino de Caballos, representan una estupenda oportunidad para la exploración en dos ruedas.

3. Espinaredo (Asturias)

Su principal atractivo son los hórreos que proliferan en cada esquina, y cuya antigüedad data de los siglos XVI y XVII. Estas grandes estructuras pretendían resguardar la cosecha de grano de los roedores y la humedad. Sin embargo, hoy en día, ofrecen una ruta ideal para recorrer en verano a través de los verdes paisajes del norte.

También se puede contemplar la belleza de la sierra del Sueve y los Picos de Europa. Espacios ideales para deportes extremos a lo largo de las montañas y sus ríos.

4. Guipúzcoa (País Vasco)

Antes de visitar esta localidad se aconseja revisar la siguiente comparativa de tiendas de campaña grandes. Pues, la naturaleza imponente de esta provincia invita a quedarse y acampar. Un ejemplo de ello son sus acantilados; los más impresionantes del Cantábrico.

Tan encantadores como los de cualquier postal irlandesa. Así, en los acantilados de Jaizkibel, es posible encontrar el Gran Canto. Se trata de un muro de casi cien metros formado de roca arenisca, cuya belleza lo pone en la lista de los monumentos de visita obligatoria en la zona.

5. Munilla (La Rioja)

Este lugar se ubica próximo a Arnedillo, y conserva algunas de las huellas de dinosaurios más notables y menos conocidas. Además, se considera la cuna del calzado y ofrece un interesante paseo por la historia.

También dispone de un imponente y verde paisaje montañosos en el Alto Cidacos. Este combina a la perfección con la visión privilegiada del cielo nocturno que se puede apreciar desde este lugar.

6. Alquezar (Huesca)

Este formidable pueblo medieval se distingue por su antiguo empedrado, sus estrechas calles, las casonas y los pasadizos. Además, camino a este hermoso lugar es posible visitar la ruta de bodegas en la comarca de Barbastro, así como el Enate, Pirineos y Viñas del Vero.

Por otra parte, ofrece hermosos paisajes de caliza modelados por el paso del río Vero. Así como diversas rutas de senderismos a través del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara.

7. La Graciosa (Islas Canarias)

A esta isla de tan solo 27 kilómetros cuadrados se llega únicamente en barco desde Lanzarote. De esta manera, se tiene acceso a sus únicos dos pueblos: Pedro Barba y Caleta del Sebo.

Destaca por su belleza natural, así como por la ausencia de carreteras asfaltadas. Esto obliga a sus visitantes deben echar mano de una bicicleta para recorrer sus playas, entre las que destaca la playa de las Conchas.

En fin, para gustos colores, esperamos que esta lista de sugerencias ayude a más de uno a encontrar un verdadero lugar de descanso para sus vacaciones.