<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
domingo. 25.09.2022

El PP rechaza aumentar el presupuesto en I+D: desmontamos sus mentiras

Respuesta de Ciencia Con Futuro a las mentiras de Mª Arenales Serrano, portavoz del PP, que ha rechazado una propuesta para aumentar el presupuesto en I+D+i.

cienciaiaiai

Los españoles estamos ya acostumbrados a que nuestros representantes políticos nos mientan. También estamos acostumbrados a declaraciones hipócritas, entre las cuales una de las más recurrentes es que la I+D debe ser el motor de salida de la crisis financiera, mientras reducen año tras año los presupuestos para I+D. Pero cuando un partido político presenta una proposición no de ley para aumentar los presupuestos en esta materia y la justificación para no hacerlo es “gastar más no es gastar mejor” o ” apostamos por la ciencia y la excelencia” ya no sentimos que nos mienten, sentimos que se ríen de nosotros a carcajadas.

Estas y otras fueron las expresiones empleadas por Dña. Mª Arenales Serrano Argüello, diputada por Valladolid del Partido Popular y Vocal de la Comisión de Economía y Competitividad, para rechazar la Proposición No de Ley (PNL) presentada por UPyD y defendida por Carlos Martínez Gorriarán.

Como la intervención de la Sra. Serrano estaba llena de mentiras y falsedades e hipocresía, no podemos quedarnos callados y nos disponemos a continuación a desmontar, punto por punto, todas sus aseveraciones.



 1. “Hay que ajustarse a la situación financiera y a la consolidación del déficit”.

Pues va a tener razón Dña. Mª Arenales. Desde septiembre de 2011, con el beneplácito del PP, el PSOE asestó un golpe mortal a los derechos sociales de los españoles, al priorizar en el artículo 135 de la Constitución el ajuste del déficit a cualquier otra partida. Desde ese momento, los responsables políticos ya tienen cómo justificar los recortes: hay que consolidar el déficit. Y no porque lo digan ellos, no. Porque lo dice Europa. Lo que nos esconden cuando conceden estas afirmaciones es que Europa no dicta de qué manera se realizan los recortes. Es decir, Europa solo exige que se reduzca el déficit en los términos acordados, pero no qué partidas tiene que modificar el gobierno de cada país para hacerlo. En ese sentido, el Gobierno de España podría decidir reducir el déficit por la vía incremento del los impuestos a los más ricos, como el IRPF, el impuesto de sociedades, la supresión de las SICAV (que tributan al 1%), la supresión de determinados incentivos fiscales, lucha contra el fraude fiscal, etc. Pero no, prefieren hacerlo por la vía de la reducción del gasto, o sea de los recortes. Es decir, eso que la Sra. Serrano llama austeridad y que se manifiesta en pérdida de servicios y derechos sociales para los más pobres y que afecta a la sanidad, la educación y también a la I+D. En este sentido, tal y como comentaba recientemente el diputado Alberto Garzón (IU) en sede parlamentaria, el gobierno tiene sus prioridades y mientras que concede créditos extraordinarios para gastos militares sin despeinarse, a regañadientes concede un mísero crédito de 75 millones de euros para evitar el cierre del CSIC, la mayor institución científica de España y una de las 10 mayores del mundo. Y eso, tras meses de protestas, manifestaciones y recogidas de firmas por los trabajadores de la ciencia.

Y todo en aras de esa mal llamada austeridad. Resulta irónico que la misma diputada que pide austeridad sea una de las que cobra la indemnización por residencia en Madrid (1823 € mensuales no tributables) a pesar de tener una vivienda en propiedad en la capital. Este tipo de comportamientos nos reafirma en nuestra suposición de que lo que los diputados entienden por austeridad no es lo mismo que entendemos los ciudadanos de la calle.

 2. “Con el gobierno socialista no se ejecutaba todo lo que se presupuestaba (en materia de I+D+i)”

Parece que con esto quiere decir su señoría que, al contrario de lo que propone UPyD en su PNL, no es necesario incrementar el presupuesto el I+D+i, ya que no se ejecuta en su totalidad. Como siempre, verdad a medias, o mentira a medias. Es cierto que en los últimos años, tanto con gobiernos socialistas como populares, el presupuesto de I+D+i no se ha gastado en su totalidad, pero es necesario resaltar que el presupuesto puede dividirse en dos partes en función de su destino. Del capítulo I al VII, los gastos se refieren a partidas no financieras, mientras que el capítulo VIII se refiere a partidas financieras, es decir préstamos a bajo interés a empresas para actividades de I+D. Son estas últimas partidas las que no se ejecutan año tras año, mientras que las partidas no financieras, que se emplean para el sostenimiento de la I+D pública, es decir gastos corrientes, nóminas, programas de I+D, becas, contratos, proyectos de investigación, mantenimiento de edificios, etc, se gasta prácticamente en su totalidad. Así pues, falta a la verdad la Sra. diputada cuando afirma que los presupuestos no se ejecutan, puesto que lo que se devuelve son los fondos destinados a créditos, que como puede verse en la figura, son mayoritarios en los presupuestos (unos 2/3 del total).

Presupuestos en I+D 2000-2012. Fuente: FECYT

Por tanto, sería viable destinar esos fondos no empleados al sostenimiento de la I+D pública, para poder recuperar programas de incorporación de científicos al sistema que se han reducido o directamente se han eliminado.

 3. “Lo ejecutado en el primer año del PP es mayor que lo ejecutado por los gobiernos socialistas”

Como hemos visto en el punto anterior, casi todo el presupuesto destinado a la I+D pública se ejecuta año tras año. Por consiguiente, la afirmación de la Sra. Serrano no puede referirse a estos capítulos (I-VII) sino al capítulo financiero.

 4. “Gastar más no es gastar mejor”

Sí, es de perogrullo, pero así son nuestros políticos. Nos dicen frases que parece que encierran una profundidad casi metafísica, cuando no son más que obviedades. Es evidente que en I+D no solo es necesario incrementar el presupuesto, sino también mejorar su gestión. Pero esto último es muy difícil de lograr sin aumentar las partidas disponibles para ello. El presupuesto español de I+D nunca se ha acercado, ni de lejos, a las cifras de los países punteros europeos, que en algunos casos, como Finlandia, llegaban al 4% del PIB y que de media rondaban el 2%. En su mejor momento el presupuesto español de I+D alcanzó un magro 1,39%. Pero los sucesivos recortes de los gobiernos socialistas y populares lo han ido reduciendo. Recientemente hemos conocido que en el año 2012 supuso nada más que un 1,30%. Si comparamos estas cifras con los países de nuestro entorno, podemos ver que estamos en franca desventaja. Alemania gasta un 2,8%, Suecia un 3,4% e incluso Portugal gasta un 1,5%.

Como ve, Sra. Serrano, para gastar mejor lo imprescindible es disponer de algo que gastar.

 5. “Cuentas satélites para evaluar el gasto en I+D”

Eso sí, nos descubre la Sra. diputada que existen unas “cuentas satélites” que se emplean para poder evaluar cómo estamos gastando el dinero los científicos. Parece que tienen mucho interés nuestros representantes políticos en evaluar si gastamos bien o mal las migajas que nos conceden. Ya lo hizo también el presidente del CSIC, que ordenó que se evaluaran las cuentas de la entidad. Mientras tanto, se conceden rescates multimillonarios a entidades bancarias privadas que están en quiebra y se renuncia sin complejos a que devuelvan los importes prestados con sus correspondientes intereses. De hecho, parece que este viernes, vamos a dotar a los bancos con otros 50000 millones de euros más. Otro ejemplo de doble rasero: para algunos ponen un celo excesivo y para otros la manga no puede ser más ancha.

Pero no seremos nosotros los que nos opongamos a las evaluaciones. Estamos de acuerdo en que no se puede gastar sin control, pero habremos de estar de acuerdo también en que la evaluación tiene que ir asociada al rendimiento. Cuando el presidente del CSIC pidió evaluar las cuentas, no se consideró cuánto somos capaces de hacer los científicos de esa institución con el dinero que nos dan. Como decíamos antes, el CSIC es una de las instituciones científicas mejor valoradas internacionalmente, fundamentalmente debido a su elevada producción científica. De hecho, la ciencia española está entre las mejores de los países de nuestro entorno. Hasta hace poco ostentamos la novena posición en el ranking de producción científica, aunque los últimos recortes han propiciado que India nos haya sobrepasado.

¿Pero a alguien se le ha ocurrido calcular nuestra eficacia? Los científicos españoles no solo somos eficientes (gastamos adecuadamente los recursos disponibles como hemos visto más arriba), sino que somos eficaces, ya que lo hacemos con un elevado grado de productividad. Es decir, alcanzamos altas cotas de producción con un mínimo gasto de recursos. Esa puede ser una de las razones por las que en plena crisis la producción casi no ha descendido. De hecho, al reducirse el gasto en I+D, la productividad ha aumentado.

6. “Apuesta por la calidad y la excelencia”

Pregunte a cualquier científico. Casi todos le responderán que están hartos de escuchar hablar de la excelencia sin que nadie la defina. La Secretaria de Estado de I+D, Dña. Carmen Vela, ya nos dejó claro en su célebre artículo en Nature que el gobierno apuesta por la excelencia, aunque no nos informó de cómo lo piensa conseguir, aparte de expulsar a brillantes científicos del sistema español de I+D. Le recomendamos que lea este artículo para que dejen de insistir machaconamente con la excelencia. La excelencia no es sinónimo de calidad. Por cierto, ¿es excelencia pagar salarios de 780€ al mes a los mejores estudiantes universitarios que quieren comenzar su carrera científica?

Del mismo modo que para gastar bien hay que tener algo para gastar, para ser excelente hay que tener un presupuesto que permita la excelencia.

7. “La I+D+i no es uno de los pilares, es EL PILAR de la competitividad”

Otro “mantra” de nuestros gobernantes consiste en insistir en que la competitividad ha de lograrse mediante un mayor esfuerzo en I+D+i, aunque luego ese esfuerzo no se haga. Si bien es cierto que la investigación y la innovación pueden, y deben, contribuir al desarrollo económico y social del país, no debemos perder de vista que la ciencia se debe principalmente a las personas y a la mejora de su bienestar, su calidad de vida y su cultura. Por tal motivo, nos oponemos frontalmente a que se consideren solo necesarias las ciencias que algunos políticos “iluminados” consideren que pueden contribuir al crecimiento económico, y más aún si la perspectiva es a corto plazo. La ciencia tiene una vocación de servicio a las personas en todos los aspectos y no debe descuidarse ninguno, aunque no se encuentre en ello un beneficio económico. El gobierno no debe olvidarse de las ciencias sociales o de la ciencia básica.

En cualquier caso, los últimas datos macroeconómicos muestran que con el actual gobierno, la competitividad de España en el exterior no se debe a la contribución de la ciencia y la tecnología. En esa materia España cada vez se parece menos a países como Alemania, Japón o Corea del Sur, cuya competitividad si se basa en la I+D, y que no por casualidad tienen un presupuesto de I+D muchísimo más elevado que el nuestro. Más bien al contrario, la competitividad española cada vez se parece más a la de países en vías de desarrollo que fundamentan su competitividad en la devaluación de las personas por la vía de la reducción de los salarios. Y de esto, de ganar competitividad a través del empobrecimiento de los ciudadanos, el presidente del gobierno de España alardea en el exterior.

8. “El PP apuesta por aumentar la movilidad entre sectores públicos y privados”

Esta sí que es buena. Por favor díganos qué empresas españolas están incorporando científicos formados en el sector público porque conocemos decenas de ellos que preferirán trabajar en el sector privado español antes que tener que exiliarse en otros países. Y ya de paso, no vendría mal que nos hiciera saber cuáles son los programas que el gobierno ha puesto en marcha para lograr esa movilidad y, por supuesto, tras su evaluación, qué grado de eficacia han tenido. Si a los científicos han de evaluarnos, no es menos justo que se evalué también a los gestores, ¿no cree?

9. “Lideramos el 10% de los proyectos europeos, antes solo el 4%”

Muy ufana se muestra la Sra. diputada al adscribir para su gobierno el éxito en el liderazgo de proyectos europeos por científicos españoles. En 2013 no ha habido convocatorias públicas europeas, dado que el VII Programa Marco de I+D+i de la Unión Europea finalizó en 2012. Por tanto, parece difícil que tal éxito se deba exclusivamente a la gestión realizada por este gobierno. Máxime teniendo en cuenta el tiempo que tardan esos proyectos en preparase, resolverse y firmar los contratos. Al contrario, es muy posible que el éxito sea debido al esfuerzo que se realizó hasta el año 2009, cuando se incrementó considerablemente el presupuesto el I+D, lo que redundó en una mejora de las competencias y la calidad de los científicos españoles. Hoy en día, con una tasa de reposición del 10% (que se incumple sistemáticamente, véase la convocatoria del plazas de científicos titulares de los OPIs para 2014) y una expulsión masiva de científicos jóvenes, es muy improbable que podamos seguir manteniendo esas tasas de éxito.

Pero es que además la cifra es falsa. Según la Agencia SINC, el 10% es la intención que el Gobierno tiene para el Programa Horizonte 2020, a partir de 2014. La cifra resultante del VII Programa Marco fue del 8,5%.

En definitiva y para terminar, como sabemos que no va a dimitir a pesar de mentir descaradamente, y como sabemos que las preferencias y prioridades del gobierno no están puestas en la I+D, solo queremos terminar mostrándole nuestra firme determinación por mostrar a los ciudadanos españoles, todas las veces que haga falta, que nuestros gobernantes mienten y lo hacen sin pudor.

Tenemos unos gobernantes que no merecemos y que no están a nuestro servicio, sino al de otros intereses, pero no nos vamos a callar. Algún día responderán por sus actos y sus mentiras ante los ciudadanos.

El PP rechaza aumentar el presupuesto en I+D: desmontamos sus mentiras